Terra / EFE - Malos augurios tras quebrarse el badajo de la mayor campana checa

Malos augurios tras quebrarse el badajo de la mayor campana checa

El badajo de la mayor campana checa, la de Segismundo en la catedral de San Vito del Castillo de Praga, que tiene un peso de casi cinco toneladas, se quebró horas después de terminadas las elecciones legislativas del pasado sábado 18 de junio, lo que segÚn una leyenda centroeuropa no augura nada bueno

El badajo, o corazón de la campana, como dicen los checos, de media tonelada de peso, se quebró después de estas Últimas elecciones legislativas, de las que salieron fortalecidos los comunistas, que obtuvieron más del 18 por ciento de los votos y 41 diputados de los 200 que forman la Cámara.

Quizás, Segismundo, nacido en 1368 y luego emperador germánico y rey de Bohemia y HÚngría desde 1419 hasta su muerte en 1437, quería advertir ante alguna desgracia o catástrofe, aunque el decano de la catedral, Jan Matejka, aseguró que solamente se trata de una casualidad.

Los checos recuerdan que en la primavera de 1939 se quebró también el badajo de la mayor campana polaca de la catedral de Cracovia y en septiembre de ese mismo año comenzó la invasión alemana y la II Guerra Mundial.

El badajo, o corazón de la campana, como dicen los checos, de media tonelada de peso, se quebró después de estas Últimas elecciones legislativas, de las que salieron fortalecidos los comunistas, que obtuvieron más del 18 por ciento de los votos y 41 diputados de los 200 que forman la Cámara

Al quebrarse, el badajo rompió las gruesas maderas que se colocan debajo de las campanas para estos casos y afortunadamente se detuvo en el piso siguiente, ya que si hubiera traspasado esa barrera podría haber destruido una parte de la bóveda gótica de la catedral.

El maestro campanero Tomas Starecky, que deberá fabricar el nuevo badajo de la catedral de San Vito, dijo que evidentemente se trató de un fallo del material.

Starecky explicó que hace más de 500 años los maestros campaneros no podían hacer radiografías de su obra como ahora, aunque también considera un milagro que funcionase sin problemas más de cinco siglos.

Añadió que no se trata de un fallo corriente de las campanas, aunque no es la primera vez que sucede, y comentó que el mayor problema será colocar el nuevo badajo, ya que ninguna grÚa grande puede pasar por las puertas del Castillo.

"Si lo pudieron hacer hace cinco siglos, también lo conseguiremos ahora con la ayuda de andamios", aseguró el experto.

El campanario original de la catedral de San Vito tenía siete campanas, pero las autoridades austro-hÚngaras confiscaron en 1916 con motivo de la I Guerra Mundial tres campanas, las llamadas "María", "JesÚs" y "Domingo", para fundirlas y hacer vainas de balas.

Segismundo, la mayor de todas, y otras tres, "Wenceslao" y "Juan" y una Última sin nombre, se salvaron debido a que eran muy grandes y habría costado mucho trabajo bajarlas y fundirlas.

Terra / EFE
"Terra" (20/06/2002)
  • PRAHA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Terra (2002)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF