VALLE ANDRADE, Enrique - Adiós campanas

Adiós campanas

Se encuentra circulando un proyecto de Ley Orgánica de Profesión Religiosa y de la Ética Laica, cuya autoría se le atribuye a un funcionario de Cancillería, el doctor Pablo Renato Villagómez Reinel. No hay constancia de que se trate de un proyecto oficial, pero, ya que circula por Internet, seguramente con el objeto de ser "socializado" (desagradable barbarismo que está de moda ), estimo conveniente emitir mi opinión sobre algunos aspectos de su contenido, que, con el pretexto de defender el laicismo, no solamente ofenden al sentido común sino a la sensibilidad de la gran mayoría de ecuatorianos, que profesa alguna fe religiosa.

El concepto de laicismo implica que el Estado laico es independiente de cualquier organización o confesión religiosa, lo que es correcto, pues no se justificaría que el Estado-como sí ocurrió en el pasado-se identifique con un credo religioso y lo haga suyo, pues eso afectaría los derechos del resto de ciudadanos que no profesan esa religión. Pero, jamás debe entenderse que por su condición de laico, el Estado está contra las religiones y privilegia en su tratamiento a quienes no profesan ninguna, pues eso sería una barbaridad, toda vez que de acuerdo a estadísticas no impugnadas, una inmensa mayoría cercana al noventa por ciento de la población practica alguna religión, y ello implicaría una preferencia para quienes en su condición de laicos son una absoluta minoría. Ese absurdo sostiene el proyecto, que, que pone en condición de inferioridad a los creyentes en relación con quienes no lo son, lo que constituye una aberrante descriminación, pues ante la ley, ambos están en condición de igualdad.

A tanto llega la fobia antireligiosa del proyecto que descaradamente prohíbe a las entidades confesionales "Ejercer la denominada libertad de enseñanza.." "Fundar planteles de enseñanza con carácter y orientación religiosos" y "difundir las creencias y doctrinas religiosas en los centros docentes de cualquier clase y nivel" . De un solo plumazo acaba con la enseñanza particular religiosa, que tanto ha sostenido la desfalleciente calidad de la educación ecuatoriana.

La persecución anticlerical no se limita a esto. Los actos de profesión religiosa solo podrán efectuarse en privado; las personas no podrán hacer manifestación pública de sus creencias, pues la religión queda excluida de los espacios públicos. Algo muy parecido a lo que ocurre en Cuba, en que, prácticamente se profesa la fe religiosa en catacumbas Por supuesto, quienes practican la llama ética laica ( y bien está que así sea ) pueden difundir sus valores de manera amplia y general, sin restricciones, como tiene derecho a hacerlo todo ser humano.

Por último, el obsesivo encono del proyecto contra todo lo que huele a incienso, crea también restricciones al repique de las campanas; ahora se lo autorizará por ordenanza, previo el "respectivo informe técnico sobre su impacto ambiental. El señor Villagómez Reinel pretende arrebatarnos el romántico y nostálgico encanto musical de los campanarios.

VALLE ANDRADE, Enrique

Hoy (10-08-2011)

  • SAN FRANCISCO DE QUITO: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Hoy (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 20-11-2018
    Convertir a PDF