SANTAMARÍA, Lander - Oir campanas y saber dónde

Oir campanas y saber dónde

El sonido de los campanarios, tan unido a los pueblos, también está en crisis

La cruz grabada en las campanas es odiada por el demonio, como en la parroquia de Elizondo - Autor: ONDIKOL
La cruz grabada en las campanas es odiada por el demonio, como en la parroquia de Elizondo - Autor: ONDIKOL

Es mediodía, y repican campanas. Es el Ángelus, y todo el pueblo lo sabe, puede que también los foráneos aforados, hasta allí donde llega el tañido limpio, con metálica sonoridad claro aunque ahora ya no sea humana sino tecnologicamente programada. ¡Qué bonitas suenan las campanas de Elizondo!, que si uno se fija no dicen "bien" que dicen "bonitas" los (y las) que visitan el pueblo, y hasta te provoca un cierto orgullo, pueblerino y simple puede, pero orgullo.

Y es el caso que, en los cuartos de hora, en la media y a sus horas, suenan (¿cantan?) las campanas de la parroquia, y además cuando toca y deben dar razón y noticia de la vida local, ya mucho menos recogida y familiar que en un tiempo (el pueblo ha crecido lo suyo) y un país más sencillo, más nekazari, más ganadero y agrícola que este.

Bueno, agrícultor poco, nunca ha sido mucho y ahora menos aún, para qué nos vamos a engañar; aunque ese no es problema de las campanas sino de los hombres. Bueno, a lo de las campanas, vaya por Dios que otra vez están de moda y de polémica (¡aquí no, Dieu merci!) porque suenan cuando suenan, y el personal (parte de la parte de la primera parte) no lo soporta, y reclama, quizás porque no está el horno para campanas, que no suenen o que de sonar, que suenen menos. Lo de las campanas, piensa (¿?) uno, no es cosa de ahora, que llevan tiempo, desde el siglo XII antes de Cristo las primeras de las que hay noticia según cuentan los que saben y en China, como todo que parece que se nos van a tragar aunque aquí (los chinos) han puesto tierra de por medio, mal augurio.

Ya por estos lares, Europa y eso, las campanas con badajo más antiguas las de bronce (que por algo son de bronce) datan de algo después de las de China y provienen de Irán y del sur del Cáucaso. En lo que fue el Imperio Romano, los conjuntos de campanas se llamaban tintinnabulum, que no se puede negar que suena bastante bonito y que, al parecer, se refiere a su repique, y luego se fueron extendiendo por todo el mundo mundial.

El simbolismo de las campanas se suele relacionar con la percepción del sonido, que es la vibración primordial y el tañido de las campanas es común a todas las culturas. En el Islam es el sonido de la revelación coránica, en el budismo se simbolizan las voces divinas con el sonido de una campana de oro, en China, el repique de las campanas se relaciona con el trueno pero la música de campanas es música principesca y criterio de la armonía universal, y en el cristianismo es costumbre muy antigua convocar al pueblo a la asamblea litúrgica y también advertirle de los principales acontecimientos de la comunidad, de la localidad.

Y es clarificador que los diversos tipos de repiques de campanas son, están y coexisten en todas las culturas, y entre ellos los del alba a la salida del sol, los de oración, de queda, de fallecimiento que varía según personalidades, sacerdotes, hombres y mujeres, del pueblo o de sus barrios, campanas por festejos civiles, de plegaria o rogativa, de fuego y de batzarre (antes) en Baztan. Por eso conviene oir (escuchar) campanas y saber dónde. (Y por qué).

SANTAMARÍA, Lander

Noticias de Navarra (21-05-2012)

  • ELIZONDO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Noticias de Navarra (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF