LLOP i BAYO, Francesc - Nuestras campanas (16) - Veinticinco años tocando las campanas del Patriarca

Nuestras campanas (16)

Veinticinco años tocando las campanas del Patriarca

En la Última fiesta de la Octava del Corpus del Real Colegio del Corpus Christi celebramos, en silencio, los veinticinco años de tocar, ininterrumpidamente, sus antiguas campanas. Aunque, mejor que en silencio, cabe decir que celebramos esta pequeña efemérides, estas bodas de plata, a nuestra manera, es decir haciendo sonar los bronces del Colegio fundado por el Patriarca San Juan de Ribera. Esta construcción de una mÚsica, por encima y más allá de los límites del Colegio, ha sufrido una evolución tanto de los conceptos como de las personas, para llegar a convertirse en lo que es hoy el Gremi de Campaners Valencians.

En 1971, tras algunos años de silencio de las campanas, coordinó los toques el que era entonces campanero de Sant Valer de Russafa, Enrique Martín Diego, pero desde el año siguiente los entonces llamados "Campaners del Patriarca" quisieron andar solos, buscando nuevas maneras de organizarse y de relacionarse con las campanas. Partíamos de un nuevo concepto: no queríamos ser asalariados, "obreros que tiran de una cuerda", ni funcionarios encargados de la mÚsica, y tampoco podíamos ser campaneros al viejo estilo. Quisimos, poco a poco y año tras año, crear un grupo de voluntarios, que tocase las campanas como los antiguos, "por afición", y también con un deseo, en aquel momento innovador, de considerar las campanas, las instalaciones y los toques como Patrimonio Cultural.

Por ello, y desde los primeros años, participaron en los toques gente de muy diversa procedencia y de oficios muy variados, aunque con una cierta tendencia a personas de formación académica e incluso profesores de Universidad. La afición compartida por unas técnicas, por unos toques e incluso por una investigación, que dio lugar a las primeras tesis doctorales sobre el tema, nos convencía más de que íbamos por buen camino. Mientras que en el "Colegio", como llamamos cariñosamente a la institución, éramos comprendidos y apoyados, por fuera las cosas eran bien distintas, ya que eran los años de la feroz mecanización, que destruyó tanto patrimonio cultural de los valencianos. Y así nos decían muchos que "estábamos atrasados, porque en su pueblo - o ciudad - acababan de motorizar las campanas, y era una comodidad y una maravilla".

Nosotros pensábamos, y seguimos pensando, que la modernidad - si tal cosa existe - consistía en quitar los motores y en volver a tocar manualmente las campanas, como aquel que vuelve tras largos años a la casa de sus padres. Por supuesto, esa "modernidad", esa participación, no están reñidas con el progreso ni siquiera con los motores, pero los mecanismos deben respetar, como hemos dicho tantas veces, la instalación original y los yugos de madera; deben reproducir los toques tradicionales y no deben impedir para nada los manuales.

La utilización de unas campanas tan antiguas como éstas (hay cuatro de principios del siglo XVII, con epigrafía gótica, otras dos del mismo siglo pero con caracteres humanistas, una campana de finales del XIX y otra de principios del XX) nos obliga a interpretar técnicas y toques de la época. Su sonoridad es, cuando menos, extraña e incluso "desafinada" para nuestros oídos, pero es emocionante recordar que al menos cuatro de las campanas actuales ya sonaban, con la misma voz, en tiempos del Santo Fundador del Colegio.

La conservación ha sido constante durante estos veinticinco años, e incluso habrá que volver a intervenir para restaurar algÚn yugo o "truja" como el de la campana mediana, llamada "el Beato", precisamente la más moderna del conjunto.También será preciso seguir investigando en los archivos del Colegio para confirmar los puntos de unión, queridos por el Patriarca, entre los rituales de esta Santa Casa y los de la Iglesia Catedral.

La torre del Patriarca ha sido un lugar privilegiado para la realización de grabaciones y filmaciones de sus toques: el Único disco existente hasta la fecha de campanas valencianas, "Campanes de la Huitava", se hizo aquí en 1988, mientras que la primera película breve o "clip", distribuida por todo el mundo, y que relata en imágenes de gran belleza e impacto los distintos toques, fue realizada en esta torre, por un equipo de cineastas franceses en 1986, con el nombre de "Sonneurs". Esta película, que se ha visto a través de la televisión francesa en toda Europa, no ha sido proyectada, curiosamente, en nuestra televisión valenciana.

Posiblemente, los "Campaners del Patriarca", y su consecuencia natural, el "Gremi de Campaners Valencians", formado en la actualidad por 220 agremiados, no hubieran pasado de ser una experiencia efímera, de ser una actividad extraordinaria y sin consecuencias, sin el apoyo constante, en todos estos años, de don Vicente Vilar, recientemente fallecido. él nos ayudó no sólo a "normalizar" nuestra actividad, sino a ampliar nuestros conocimientos, poniendo a nuestra disposición su saber y el archivo del Colegio, de manera que fuésemos algo más, mucho más, que unos simples campaneros. Sin la menor duda somos lo que somos gracias a su ayuda, que dio sentido a nuestro esfuerzo. Nuestro mejor homenaje, nuestro recuerdo más concreto, debe ser seguir trabajando en esta línea de hacer cantar nuestros más altos, antiguos y sonoros instrumentos, mejorando la calidad de vida de nuestras comunidades y enriqueciendo la liturgia de nuestras iglesias.

Francesc LLOP i BAYO
(Publicado en "Iglesia en Valencia" nº 397 - València - 22/10/1995)
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Paraula / Iglesia en Valencia (1995)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 30-03-2017
    Convertir a PDF