AYUNTAMIENTO DE LAREDO - Santi "El Campanero" se jubila tras 42 años de servicio al pueblo de Laredo

Santi "El Campanero" se jubila tras 42 años de servicio al pueblo de Laredo

Recibir un féretro como regalo el día de su jubilación es algo que enervaría al más templado. Nada más lejos de la sonora carcajada con la que recibió el destinatario la siniestra ocurrencia de sus compañeros de trabajo en el Ayuntamiento de Laredo. Todo ello sucedió ayer viernes durante la comida de homenaje a Santi Fernández en reconocimiento a sus 42 años de dedicación como empleado municipal. De ellos, los últimos trece, como titular de la plaza de enterrador.


Los guiños de humor negro resultaron inevitables durante un encuentro en el que quedó claro el cariño sembrado por “el Campanero” en las últimas cuatro décadas entre sus amigos de trabajo.

Un tiempo en el que asegura haberse llevado “de lujo”, con todos los alcaldes, concejales y responsables de servicioque han ido sucediéndose durante su trayectoria laboral. “Me lo he pasado mejor que si hubiera estado trabajando”, resume el propio Santi sin abandonar el buen humor. Un balance suscrito porel concejal de Personal, Ramón Arenas, quien tomó la palabra para agradecerle los servicios prestados con “ejemplar entrega”.

Sus propios compañeros de la Brigada de Obras reconocieron lo certero del análisis al asegurar, entre risas, que “ninguno de sus clientes de su última etapaha interpuesto nunca una queja en su contra”. Como premio, el féretro llegó surtido con una botella de crianza de la bodega “El Cancanu” (ubicación del camposanto) conservada en barrica de roble americano (material del cajón)”.

Asoma lejano aquel 1970 en el que ingresó en la plantilla del Ayuntamiento para simultanear su quehacer de albañil con labores de asistente en la parroquia de Santa María. Un templo con el que la relación arranca casi desde su niñez en su condición de monaguillo. “Corrían los años 50, y con motivo de distintos oficios religiosos, como el rezo del Rosario de la Aurora, había que tocar las campanas a las dos y a las seis de la madrugada. Cuando aquello no había ningún botón, sino que había que subir al mismo campanario y colgarse de la campana”. De entonces le viene un sobrenombre “universal” en el repertorio de apodos pejinos.

Retén de bomberos

Su contacto con el cementerio también se retrotrae a su juventud. “Con apenas quinceaños ya trabajaba como albañil, y me tocaba tapar con ladrillo algunas sepulturas, ya que era la familia del difunto quien contrataba esta tarea”, explica. “La primera vez se me cayeronlos ladrillos de la mano delo nervioso que estaba”, recuerda. Más calmado estuvo cuando empezó a auxiliar a José “el enterrador” y a don Hipólito mientras ambos hacían las autopsias en el propio camposanto laredano. Aquella experiencia de juventud le llevó a hacer las sustituciones cuando los sucesivos responsables del cementerio cogían sus vacaciones. “Así hasta que en el año 2000 quedó vacante la plaza, me la ofrecieron y la acepté encantado”, señala.

Desde entonces aquella ha sido su segunda casa. Atrás quedaron los años, también felices, en los que trabajó como integrante de la Brigada de Obras. Una etapa en la que tanto él como sus compañeros integraron el retén de bomberos. Con lesión grave incluida. “Acabábamos de llegar de sofocar un incendio en Ampuero, y nos avisaron de que había otra emergencia en Seña. Ya era de noche. Llegamos, no vi un agujero, metí el pie y me rompí el tobillo por tres sitios”. Un accidente que se saldó con un año de baja tras el que volvió a su puesto. “Recuerdo que los sábados, cuando Miguel “Pucherete” tomaba descanso, quedaba yo como encargado de mis compañeros. Siempre con un compañerismo admirable” destaca.

Quienes aún continúan en activo, y algunos ya jubilados, quisieron acompañarle ayer en su día grande. Y compartieron con él su sonrisa al descubrir la leyenda contenida en el interior del nichocon el que le obsequiaron. “Aquí yacen todos los años de trabajo de Santi el campanero, haciendo la vida mas soportable a nuestros difuntos. Que a partir de ahora disfrute y tarde mucho en ocupar su puesto en su ex puesto”.Un deseo suscrito por el propio interesado, que en adelante dice que seguirá colaborando con la parroquia “en lo que me necesiten” y disfrutando de un merecido descanso.

AYUNTAMIENTO DE LAREDO

Ayuntamiento de Laredo (30-10-2012)

  • FERNÁNDEZ, FERNANDO (MERUELO): Inventario de campanas
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ayuntamiento de Laredo (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-11-2017
    Convertir a PDF