ALEMANY BARCELÓ, Bárbara; WILSON, Charles M. - Las campanas de la parroquia (anotaciones)

Las campanas de la parroquia (anotaciones)


Una referencia indispensable para saber cómo era la iglesia a finales del siglo XIX, es el libro Apuntes Históricos de Benidorm (1892), de Pedro Mª Orts y Berdín.

Según Orts y Berdín, en 1771 se instaló en la iglesia la primera campana, que pendía de una cabria, situada a la misma altura del tejado, hasta que se levantó el campanario, y se añadió una segunda campana en 1818, fabricada con los cañones que Juan Bautista Pérez había donado a la iglesia con esta finalidad. Las antedichas armas procedían de un buque dedicado al contrabando que este vecino había capturado. Y dice el autor, que la segunda campana se resquebrajó, se volvió a fundir en 1825 y de los restos, se hizo una tercera campana que completaba la dotación del campanario.

(…)

A finales del siglo XIX, se instaló en el campanario el primer reloj y fue sustituido por el reloj actual a principios del XX. Estas máquinas de medir el tiempo eran un punto de referencia para el vecindario. Aún en los años cincuenta, los relojes de todas las casas se ponían en hora con la hora del reloj del campanario. El paso de las manecillas y el vuelo de las campanas, regularon la actividad en el pueblo hasta bien entrados los años sesenta, en los que los cambios fueron desarticulando aquella sincronización.

(…)

En el Aleluya del día 30 de junio de 1946 leemos:

“Es mucho lo que se ha tenido que reconstruir después de nuestra guerra. Y hubo que matizar y escoger lo más preciso y de mayor importancia. Ya se han hecho muchas cosas en nuestra parroquia. Y lo primero que se nos ocurre al mirar la iglesia es que faltan las campanas. Hay una y muy buena, pero no basta. Ni en las fiestas, ni en los entierros, ni en los funerales puede haber esa diferenciación que da la armonía de las campanas.

Prometemos ocuparnos muy pronto de este tema. Pero quede por ahora flotando en el aire esta idea. En Benidorm faltan las campanas”

El día 21 de julio, en misa de once, el sacerdote hacía un llamamiento a los fieles para que ofrecieran su donativo con objeto de acometer la fundición de las campanas. Y en el Aleluya del 4 de agosto de ese mismo año publicaba las primeras suscripciones pro-campanas, siendo las más tempranas la del Ayuntamiento, la del Sr. Cura y la del Sr. Alcalde.

A partir de aquella fecha, las donaciones de los feligreses aparecerían semanalmente en el suplemento parroquial del Boletín. Las dos primeras iban introducidas por sendos escritos de D. José Alba sobre estos instrumentos litúrgicos, probablemente para animar la cuestación, y las del 22 de septiembre de 1946 y 22 de junio de 1947, con datos sobre cada una de ellas, tal vez con el fin de ilusionar a los feligreses y poder llegar a la cantidad que se necesitaba. Eran tiempos difíciles.

En un principio se había elegido el Día de Pascua de 1947 para bendecir a las dos y darles los nombres de San Jaime Apóstol y Virgen del Carmen. Sin embargo, solamente se pudo fundir una de ellas porque el presupuesto se había triplicado. Pero también la fecha señalada tuvo que posponerse. De tal manera que la campana mediana, que pesaba 470 Kgrs. Y costó 12.000 ptas. Recibió el nombre de San Jaime Apóstol. Fue bendecida por el Sr. Arcipreste de Onteniente, D. Francisco Martínez Ortiz, y fue bautizada en la festividad del Carmen, celebrada aquel año de 1947, el día 27 de julio, para que pudieran asistir a la ceremonia el Gobernador civil y su esposa, que actuaron de padrinos.

Esta celebración está narrada con todo detalle en el Aleluya del 3 de agosto de 1947. Y allí se dice que después del acto de bendición y mientras se celebraba la misa, la campana se emplazó en el campanario y a la salida del templo ya volteaba junto con la llamada Virgen del Sufragio, colocada el año 1922.

Así se llamaba la única campana que quedaba en el campanario en 1946: Virgen del Sufragio. “La campana de la parroquia –lástima que no fueran varias- estalla con sus sonidos de bronce en vibración sonora sobre las aguas”, decía D. José Alba explicando los actos que se celebraron en la fiesta del Carmen de 1946. Un artículo publicado en el Aleluya del 26 de marzo de 1950 sobre la Campana Mayor, firmado por un benidormense, refiere que la mencionada campana fue construida a principios del siglo XIX con materiales de fundición de dos cañones de bronce que guarnecían el castillo. Y este autor anónimo documenta sus palabras con unos datos del cuaderno de notas del cura párroco Dr. Josef Vaquer que dicen:

“Nota de lo que se ha de practicar para lograr las campanas.

El Síndico Personero pondrá Pedimento, pidiendo que conviene a los derechos del común se libre Certificación de que este vecindario tiene más de dos y 3 cuartos de hora cerca de trescientas familias de distancia de la población. Igualmente certifique el Cura Párroco no haver campana grande que su sonido alcance a tanta distancia, que únicamente las hay más pequeñas. También que certifique el Alcaide de ese Castillo la inutilidad de los dos cañones de bronce de calibre de a ocho.

De ser cierto que en varias revistas se han dado por inútiles y que están desmontados. Sin omitir una sumaria información de testigos de las correrías y demás gestiones de los corsarios en esa Abadía, Cala y demás parajes. Ultimamente lo que corresponda justificación con sumaria que se cumpla y lo que exija Certificación del Párroco, Ayuntamiento, Alcaide tengan que dar, con arreglo a la adjunta Representación obren”.


El autor concluye su artículo explicando que, por causa de una fisura, la campana mayor tuvo que ser fundida y de nuevo reconstruida en tiempos de D. Juan Segarra (1921-39), y que fue bendecida por el Cardenal Benlloch, siendo los padrinos los Marqueses de San Jorge, de Alcoy.

(…)

El 16 de marzo del año 2001, se emplazó en el campanario la campana llamada Santa Anna, cuyo peso es de 60 Kgrs., tiene un diámetro de 470 mm. y una altura de 47 cm. De modo que ya son cuatro las campanas que voltean en la iglesia de Sant Jaume i de Santa Anna, accionadas por un mecanismo electrónico. Pero el pueblo ha crecido tanto que sus sones en el aire no pueden oírse desde cada uno de los rincones de la ciudad. Ni las horas cuando dan, ni los cuartos, aconsejan hoy las tareas y los descansos de cada jornada, ahora que con nuevos tiempos se han sustituido las enormes contrapesas y la manivela por un cómodo botón que carece de interés.

(…)

ALEMANY BARCELÓ, Bárbara; WILSON, Charles M.

Extracto del libro "Sant Jaume i Santa Anna" sobre la parroquia de Sant Jaume de Benidorm, editado por el Ayuntamiento de Benidorm (2006)

  • BENIDORM: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © ALEMANY BARCELÓ, Bárbara; WILSON, Charles M. (2006)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 26-05-2017
    Convertir a PDF