BOIX, Emili - Festes i fires

Festes i fires

La noche de Tots Sants se tocaban las campanas por las tierras de Alacant las veinticuatro horas y a los campaneros se les traía vino, «bunyols i rotllets de mel». Las mujeres se levantaban temprano para hacer las camas para que pudieran descansar les animetes y los niños solían «estrenar alguna robeta». La noche de Tots Sants la gente circulaba poco por la calle ya que se pensaba que las ánimas de los antepasados rondaban por las calles, visitando los lugares habituales de la vida pasada.Parece que la fiesta de todos los santos se celebra desde la más remota antigüedad y que tiene sus ancestros más lejanos no en Roma o en Grecia si no en Babilonia. Es en esta civilización donde se gestan los rasgos culturales más habituales para nosotros, sobre todo en el aspecto religioso.

Allí desde las épocas pasadas encontramos que las gentes adoraban a muchos dioses y diosas, de manera que la religión babilónica se desarrolló hasta que tuvo más 5.000 deidades. Cada día y cada mes estaban protegidos por una de estas divinidades, más o menos como ahora. Además había santos patronos para cada enfermedad y para cada profesión, así como para cada pueblo o ciudad o para cada casa, que tenía sus dioses lares. En Roma ya transpolada esta cultura politeísta, Minerva era la diosa de las escuelas de sabiduría, de los mÚsicos y los artesanos; Venus la diosa del amor sexual; Hércules el dios del vino y del gozo; Apolo de la medicina y la salud; Cronos del tiempo; Jano de las entradas y de las puertas, etcétera.

Lo realmente curioso es que en todas las culturas el día primero de noviembre era el día de todos los dioses. En este día entre otras muchas curiosidades era un día de tregua entre guerras y batallas, se deponían las armas, como ocurre ahora por la Navidad y se celebraba la gran fiesta.

Hace siglos se celebraba la fiesta con grandes regocijos y ferias. La costumbre de llevar flores a los cementerios es relativamente reciente, tengan en cuenta que los cementerios como hábitat arquitectónico datan de los primeros años del siglo XIX. Anteriormente a estas fechas se enterraba a los muertos en las parroquias en una jerarquía rigurosa, si tenías más dinero y poder cerca del altar, donde había reliquias de algÚn santo, si por el contrario eras pobre en cualquier sitio.

En las poblaciones de la costa con nÚcleos de pescadores y marineros había la costumbre de celebrar una misa en el cementerio, en sufragio por las ánimas que habían muerto en el mar y no se habían encontrado los cuerpos.

Nuestros abuelos pensaban que el día de hoy, después del toque de oración, no se podía ir por la calle, para no encontrarse almas de difuntos que se encaminaban a las casas donde residían de vivos, con el fin de pasar esta noche al calor familiar.

Se creía que mientras tocan las campanas de difuntos no se podía mirar uno al espejo, ya que el que lo hace se convertía en calavera.

Los pueblos célticos encendían antorchas y hogueras en esta noche con la convicción de guiar a las almas, más o menos lo de las velas y velones de nuestra cultura. Los latinos lo hacían a la sombra del hogar rindiendo así culto a los antepasados.

Como en Navidad, los niños recaudaban sobre todo comidas y dulces en este día. Concretamente en Pego recogían «mel, peres, melons, pastissería, etc.», todo el mundo comía estas cosas haciendo un círculo alrededor de una gran hoguera que se encendía.

Como en todos los estudios etnológicos nuestros, el refranero es rico y sabio en matices:

«Per Tots Sants el blats sembrats»
«Per Tot Sants les olives a les mans»
«Per Tot Sants a Sant Andreu, vent o pluja o fret o neu»
«Per Tot Sants les llebres corren pels camps»
«Per Tot Sants agafa tords a quatre mans»
«Sangries per Tots Sants, salut per tot l´any»
«De Tot Sants a Sant Martí, onze dies i un matí».

Emili BOIX
"Información" (30/10/2004)
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Información (2004)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-10-2017
    Convertir a PDF