AGRASO, Aida R. - El concierto de campanas de Llorenç Barber causa admiración y alarma

El concierto de campanas de Llorenç Barber causa admiración y alarma

Mientras los gaditanos que sabían de su desarrollo disfrutaban de una noche insólita, otros colapsaban la centralita de la Policía preguntando qué estaba pasando

DIO EL CAMPANAZO. El concierto de Llorenç Barber emocionó a algunos y asustó a otros - Foto Kiki

Las campanas sonaron la noche del miércoles al unísono en el concierto que Llorenç Barber había ideado para abrir el II Festival de MÚsica de Cádiz. Fue, sin duda, una experiencia Única, sobrecogedora e insólita. Y para algunos, motivo de alarma, ya que desde tiempos ancestrales el sonido de las campanas era una clara señal de aviso. Sea como fuere, el concierto, sin duda, no dejó indiferente a nadie.

Hacia las once y diez de la noche, Paloma García Suero, cuentacuentos y responsable del Pay-Pay, escuchaba desde el campanario que le asignaron, el del Ayuntamiento, los tres cohetes que desde el Castillo de San Sebastián anunciaban que debía dar la primera de las campanadas. Era el comienzo de una noche que se mantendrá en la memoria de los voluntarios y los gaditanos.

Muchos de ellos, empero, se llevaron un buen susto. Aquellos que no tenían conocimiento de la celebración del concierto, pero sí conservaban en su memoria el recuerdo de que el toque generalizado de las campanas eran una señal de alerta, llamaron a las centralitas de las policías local y nacional y a Diario de Cádiz, donde recibieron cumplida información del motivo para que Cádiz repiqueteara de aquella manera. De cualquier forma, la línea telefónica de la policía se colapsó. Hubo incluso quien creyó que la cercana Base de Rota estaba siendo objeto de un ataque militar. Y hubo médicos que llamaron preguntando dónde tenían que incorporarse y demandaban instrucciones.

Aunque el toque continuado de una señal fónica marina es significado de incendio, los bomberos no recibieron ninguna llamada por este motivo. El servicio de emergencias 112 explicaba ayer que había recibido "alguna llamada en relación con esto", pero que no obstante no se registró una incidencia sobresaliente.

"Objetivo cumplido", decía ayer la delegada provincial de Cultura de la Junta, Bibiana Aído, quien explicó que el principal objeto del concierto era "que toda la ciudad se enterara de que en ella hay un magnífico festival de mÚsica y de que algo estaba pasando. Ése era el objetivo que se perseguía", recalcaba.

Por su parte, Reynaldo Fernández Manzano, director del Festival de MÚsica Española de Cádiz, explicaba ayer que "el concierto se difundió mucho a través de los medios de comunicación y fue una iniciativa que muchísimos gaditanos disfrutaron. Puede que a algunos les cogiera de sorpresa, pero sería algo pasajero", y cree que cuando se enteraron de la causa del toque de las campanas lo disfrutarían ya sabiendo lo que sucedía en la ciudad: que celebraba sonando el inicio del Festival. "Era un sonido muy creativo y artístico", indicaba Reynaldo Fernández, quien recordó que la celebración del concierto -que, comentó, se ha celebrado con anterioridad en otras ciudades europeas donde no se tiene la misma vida nocturna "y siempre ha sido un éxito"- contaba con todos los permisos y terminó antes de las doce de la noche.

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, afirmaba que "fue una experiencia muy bonita oír desde las terrazas de Cádiz" este concierto de campanas, y comentaba que "bastante gente lo sabía". Eso sí, confiesa que "se me pasó por la cabeza cuando lo escuchaba que las personas mayores pensarían que qué estaba pasando, y que la memoria histórica les haría recordar que eso era para avisar". Luego, indicaba la alcaldesa, preguntó en el Ayuntamiento si habían recibido llamadas al respecto "pero no dijeron nada, no me dijeron que hubiera nada especial".

Fue, empero, una "experiencia muy interesante". "Era una noche Única porque no se va a producir habitualmente, y se ha hecho además para un espacio como el casco histórico gaditano", con el viento y el mar como grandes propagadores del sonido. "Fue una noche sorprendente", concluyó.

El artífice del concierto, el compositor Llorenç Barber, afirmaba tras su celebración que al estar en una torre tañendo las campanas -en la de Levante de la Catedral, para ser más exactos- no había podido escuchar el concierto "y no puedo ser objetivo. Pero lo que oía estaba muy bonito", indicaba el compositor y mÚsico, para quien "no hay ciudades así, que tengan los Boluda (los transbordadores) a cincuenta metros del Ayuntamiento". Destacaba por su sobrecogimiento "el momento en el que las campanas se callaron y dejaron paso a las sirenas de los barcos; y qué bien lo han hecho", decía. En suma, una experiencia que cataloga como "muy buena, muy buena".

Para los voluntarios fue "una experiencia inolvidable", segÚn Paloma García Suero, a quien ayer le debían doler todavía los riñones de tanto tañer la campana del Ayuntamiento.

"Nos dijo que sintiéramos el sonido de las campanas"

Paloma García explicaba que la del miércoles fue "una experiencia inolvidable por muchas cosas, por ver cómo un grupo de gente se une por una causa indeterminada, por la pasión de un hombre -se refería a Llorenç Barber- que mira en el sonido de las campanas una solemnidad, algo más. Es alguien que se sube sobre un poyete, jugándose la vida, sólo por hacer una foto a la inscripción de una campana. Es alguien que decía que Cádiz es bellísimo, pero más bello es el sonido de sus campanas. 'Tenéis las mejores campanas del siglo XVIII', me dijo en un ensayo".

Paloma fue la encargada de dar el primer campanazo del concierto. "Nos dio una libertad limitada, y nos dijo que sintiéramos el sonido de las campanas". Recuerda como un momento "sublime" aquel en el que se callaron los repiques y surgieron del mar las sirenas de los remolcadores. "Ha sido una experiencia Única", reiteraba.

Los voluntarios fueron tras el concierto a celebrarlo. Con "tolón, tolón" como grito de guerra recorrieron las calles, aÚn armados con las flautas de pan que también habían hecho sonar. Hubo anécdotas reseñables, como que, una vez acabado el concierto, y tras recibir los aplausos de la concurrencia, algunas de las personas que lo siguieron desde San Juan de Dios pidieron "otro, otro". Y que los gaditanos que estaban en las azoteas saludaban a los campaneros, que les correspondían. Hubo quien dijo que las campanas se escucharon a la altura de El Corte Inglés. Y un momento gadita: una vez concluyó el concierto, los voluntarios de la torre de Poniente de la Catedral pedían "que bote la torre de Levante". Fue, sin duda, una experiencia.

Aida R. AGRASO
"Diario de Cádiz" (19/11/2004)
  • CÁDIZ: Campanas, campaneros y toques
  • BARBER, LLORENÇ: Toques y otras actividades
  • Conciertos de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de Cádiz (2004)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-09-2017
    Convertir a PDF