ARMAS ZAGOYA, Víctor - Un santo en Zacatecas

Un santo en Zacatecas

Hechos y actos históricos sucedieron el pasado domingo que conmovieron las fibras más sensibles de las personas. Por primera vez, y quizá la única para la presente generación, estuvieron juntos cuatro Papas de la Iglesia Católica en Roma.

Por supuesto, México estuvo de fiesta y al pendiente de tan trascendental acto, donde concurrieron el Pontífice Francisco, Benedicto XVI y los ahora santos Juan XXIII y Juan Pablo II.

Histórico porque para los zacatecanos, el 12 de mayo de 1990, uno de esos santos, Juan Pablo II, estuvo y convivió con miles y miles de ciudadanos de los 58 municipios (antes eran 57) y de otros Estados vecinos.

Recordamos que fuera de protocolo, Juan Pablo II, detuvo el convoy que se dirigía por la Avenida Hidalgo rumbo a su destino que eran las Lomas de Bracho, metros delante de la majestuosa Catedral Basílica.

Bajó del Papamovil, caminó hacia la puerta principal de la Iglesia y junto con el Obispo de Zacatecas, Javier Lozano Barragán, entró al recinto en medio del estruendo de las porras y vivas de los católicos, pero sobre todo, bajo el sonido estridente y peculiar de las Campanas de Catedral.

Campanas que sonaron cual si recordaran al poema del bardo zacatecano Ramón López Velarde: ..."Y una Catedral, y una campana mayor que cuando suena, simultánea con el primer clarín del primer gallo, en las avemarías, me da lástima que no las escuche el Papa"...

Fueron tan solo cinco minutos los que estuvo dentro de la Catedral, tiempo en el cual no dejo de sonar esa campana mayor, mientras Juan Pablo II oraba, arrodillado, frente a la Virgen de los Zacatecas.

Fue la segunda visita del Papa Juan Pablo II a México, que se prolongó por nueve días en 10 Estados de la República, Zacatecas entre ellos, con 13 eventos y lugares diferentes.

Las Lomas de Bracho fueron el escenario para que el Pontífice hablara ante miles y miles de personas, de la familia, pero sobre todo, de los trabajadores, los mineros zacatecanos y de todo el mundo.

Actos inéditos sucedieron durante la visita papal a Zacatecas. A su arribo al Aeropuerto, fué donde ocurrió el Milagro Zacatecano, en la persona de Herón Badillo, originario del municipio de Río Grande, en aquel tiempo aún niño, de los brazos de su madre, con una enfermedad terminal y que al ser tocado y besado por Juan Pablo II, terminó con su enfermedad y le regresó la salud.

Esos actos quedan para la historia de México pero también para los zacatecanos, son momentos históricos que pocas veces se ven o se es parte de esa historia.

Será el 12 de mayo próximo cuando la visita del Santo Juan Pablo II, a tierras zacatecanas, cumpla 24 años y den cuenta los historiadores, de aquella épica visita y sus consecuencias. Será el tiempo de recordar que como lo dijo en aquel tiempo, los mexicanos, y por supuesto los zacatecanos, saben rezar, saben gritar, pero sobre todo "México siempre fiel".

ARMAS ZAGOYA, Víctor

El Sol de Zacatecas (29-04-2014)

  • ZACATECAS: Campanas, campaneros y toques
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Sol de Zacatecas (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 11-12-2017
    Convertir a PDF