BLANQUET, RIcardo; CLÍNICA DE PERIODISMO - "¡Es la alarma sísmica!"

"¡Es la alarma sísmica!"

“Es la alarma sísmica, es la alarma sísmica” dice Liliana. Primero con duda y luego eleva el tono de su voz. Suena preocupada: “Te lo juro que así suena por mi casa”.

Ninguno de sus compañeros le cree, quién va a creer que temblará justo cuando un grupo escolar y varios turistas están sobre una de las cúpulas de la Catedral Metropolitana en el Zócalo, a un lado de las campanas que suena, sin falta, cada hora.

Pero Lily tenía razón.

Al mediodía los comercios ya están abiertos, los desayunos cambian por comidas corridas. Quienes caminan por la plancha del Zócalo escuchan el sonar de las campanas de la Catedral al mediodía.

Subir al techo del templo cuesta 20 pesos: “Ya le subieron, antes costaba 12”, dice Santiago quien, junto con sus casi 30 compañeros y dos grupos de turistas, subirá dentro de unos minutos a la parte alta de la Catedral para tomar fotos.

Caminan ya sobre las cúpulas del recinto; sólo no pueden cruzar por algunos tramos donde hay tablas de madera. Finalmente, el grupo completo está en el punto más alto del recorrido, con una vista que, a lo lejos, permite ver todos los cerros que rodean a la capital del país.

Más de 30 cámaras, entre profesionales, de bolsillo y de celular, apuntan a las campanas, a las calles, a las personas, al paisaje, pero todos se juntan a las 12 en punto para ver a Adrián y el sonido que produce la campana. Es ahí cuando Lily escucha la alerta sísmica.

Está segura de que no es la campana quien hace ese sonido. Parece que el sismo estuviera esperando el momento en que todos estuvieran en lo más alto.

Unos segundos pasan antes de que surjan los gritos. El movimiento es brusco, algunos se toman de las manos o del borde de piedra; otros, aprovechando la cámara, toman fotos de la gente en la plancha del Zócalo.

“Tranquilos, es campo santo, no puede pasar nada”, dice Alejandro.

“Casual que te agarre el sismo arriba de Catedral”, bromea Evelyn.

“Fue de 6.8”, avisa Santiago mientras todos empiezan el descenso.

“Yo tengo foto de la gente en el Zócalo”, dice Bethsabé. “Pues yo le tomé foto a Luis y su cara de miedo” presume Lily, y entonces el susto deviene en risas nerviosas, ya sin el temblor.

BLANQUET, RIcardo; CLÍNICA DE PERIODISMO

El Universal (09-05-2014)

  • CIUDAD DE MÉXICO: Campanas, campaneros y toques
  • Visitas a campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Universal (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-10-2017
    Convertir a PDF