LLOP i BAYO, Francesc - Toques de las campanas de la Catedral de Santiago de Compostela

Toques de las campanas de la Catedral de Santiago de Compostela

Los toques tradicionales

Desconocemos, hasta el momento, los toques tradicionales antiguos. Nos referimos con esta expresión (toques antiguos) a aquellos realizados hace quizás un siglo, cuando los toques de campanas reflejaban, ordenaban y transmitían la compleja vida litúrgica de la catedral No hay duda que además de las señales diarias, como el toque de oración tres veces al día, el coro matutino de laudes, la misa conventual, la Consagración, tercia, sexta y nona, las vísperas y completas, además de los funerales, las fiestas, tenían una gran complejidad, con al menos seis o siete clases de toques de coro diferenciados, no menos de una docena de toques de difuntos, a más de diversas señales para rosarios, novenas y otros actos piadosos.

De las campanas y las instalaciones existentes cabe destacar que solamente dos de las medianas podían oscilar, llegando a quedar paradas hacia arriba entre toque y toque, mediante unos topes metálicos aún presentes. Estas campanas eran las llamadas Primas. Estas campanas tendrían – solamente una lo conserva – un gran yugo de madera (un cepo, como dicen en Galicia) con una palanca en la parte superior que permitía, mediante una soga y un agujero dispuesto en el suelo, balancear una de estas dos campanas, durante largo rato, desde la planta inferior de la escalera, más próxima a la casa del campanero y mejor resguardada. También cinco de las siete campanas del campanil podían oscilar, y tenían – algunas lo conservan – la palanca en la mitad del yugo para moverlas con sogas o con cadenas, en diversas combinaciones, según la complejidad del rito.

Tanto unas como las otras campanas móviles se inmovilizaban mediante unos largos ganchos, que no solamente siguen conservados en algún caso, sino que aún fijan estas campanas móviles, de modo que éstas no se moviesen durante los repiques; es sabido entre los campaneros que para repicar con el menor esfuerzo posible, y por tanto con los mejores efectos acústicos, las campanas deben permanecer fijas para esta clase de toques.

Tenemos una excelente guía de trabajo sobre los últimos toques tradicionales recogida por Jesús Luis FANDIÑO VIDAL de su padre Ricardo FANDIÑO LAGE (1). Estos toques nos sirven de referencia con seguridad: toques de diario, de festivo, de difuntos. La simplificación de estos toques se relaciona con la crisis final de los campaneros, previa a la electrificación que se dio por la misma época en el resto de las catedrales. Hay un sólo toque de coro matutino y vespertino, sin especificar más clases o diferencias que algunos toques añadidos (sin cambiar el resto) para los domingos, y otros para los días festivos solemnes. Lejos está la habitual relación tradicional de docena o docena y media de toques para las distintas clases litúrgicas (simple, semidoble, doble, doble mayor, doble de segunda, doble de primera, doble de primera con octava, dominica morada, dominica blanca,... etc.) El llamado repique francés (cuyo nombre debe tener relación con los peregrinos procedentes de Francia, ya que se relaciona con el toque de la Catedral de Jaca, que en cierto modo imita los carillones del norte de Francia) es el toque rey, que se utiliza tanto para las fiestas mayores (como la apertura del Año Santo o la fiesta del patrono Santiago) como para los toques de difuntos de papa, arzobispo o canónigo, y utiliza cuatro de las campanas mayores de la torre.

Otro tanto ocurre con los toques de difuntos, simplificados, con escasa diferencia entre el papa, el arzobispo de Santiago o uno de los canónigos de la Catedral.

Curiosamente los toques se interpretaban por una sola persona, teniendo el repique francés dos modalidades, una más lenta y habitual, una segunda más rápida y cansada. A esto se podía añadir el toque del carillón por una segunda persona.

Utilización de las campanas en los últimos toques manuales

En la sala de campanas hay restos de la instalación tradicional, que permite comprender y valorar mejor los últimos toques manuales. Frente a las dos Primas hay sendos agujeros en el suelo, incluso con polea, para tocarlas a balanceo desde la sala inferior, a cubierto. Hay al menos otro agujero para la campana (7) y posiblemente otro para la campana (6). Hay además restos de poleas en las cornisas este y sur que sirvieron en algún momento para tocar desde el pie de la torre. Nos consta que al menos el toque de la mañana, con la campana mayor, se hacía desde la casa de los campaneiros, al pie de la torre, evitando la subida.

Ciertamente las dos Primas se podían dejar invertidas, hacia arriba, como atestiguan los topes metálicos, de fuertes dimensiones, ubicados en el muro, aunque esta parada requería la presencia del campanero junto a la campana. Esta técnica de tocar ya no se utilizaba en tiempos de FANDIÑO.

Finalmente, entre las campanas 5 y 8 se encuentran dos ganchos en el muro que sirvieron para fijar las cadenas del repique francés, como veremos a continuación.

Seguiremos el orden de campanas de menor a mayor, como es habitual.

Ubicación das campás grandes - Autor: LLOP i BAYO, Francesc
Ubicación das campás grandes - Autor: LLOP i BAYO, Francesc

O Sináis

1 Vacante

2 Prima Bárbara

3 Fogo

4 Prima Salomé

5 Ánimas

6 San Luis

7 Santiago, Grande

Campanil 3

La mayor parte de las señales diarias, dominicales y de fiestas menores se producen por una parte con la campana Santiago o Mayor (7) mientras que las señales de coro matutino y de Oración al anochecer se hacen con una de las campanas del campanil, precisamente aquella actualmente dotada de motor continuo de volteo, que se tocaba a medio volteo (campanil 3).

Para anunciar el coro de la tarde se toca la Prima Barbara, parándola invertida mediante el tope en el muro y posteriormente dejándola caer en varios intervalos. Esta técnica se había abandonado por el simple balanceo alto de la campana.

Otros toques como Consagración, Calenda (al inicio del coro dominical y festivo normal), Sermón, Viacrucis de los viernes de Cuaresma, incluso el primer aviso de los toques de difuntos importantes, se hacen con la campana Santiago o Mayor (7), mientras que el primer aviso de los difuntos menores se hace con la campana (1) Vacante, precisamente porque avisaba de la existencia de una plaza Vacante en el Cabildo.

Hay varios toques complejos, que se realizan con un solo campanero, de los que señalaremos las campanas utilizadas:

Repique normal
Repique normal

Repique normal o sencillo, de dos campanas, utilizado en la procesión interior o claustral de los domingos, bendición de la Iglesia Compostelana, Credo (anteriormente los viernes), peregrinaciones.

Repique francés
Repique francés

Repique francés o a la francesa, utilizado para las fiestas solemnes y otros actos especiales: Jueves Santo, Toque de difuntos de Papa o del Arzobispo de Santiago (combinado con toques de difuntos con las campanas mayores), Viático al arzobispo o algún canónigo enfermo, señal de sermón si lo pronuncia el Arzobispo, novena previa, víspera y día grande de Santiago, Bendición Papal, Procesión por las calles de Santiago, Octavario hasta el 31 de julio, peregrinaciones de la Diócesis de Santiago, cambio del Santísimo expuesto todos los jueves, Misa del Gallo, Mes del Rosario y novenarios, Tedeum. Hay dos variantes de este toque, utilizando las mismas campanas, por una sola persona. En la primera variante, la campana (7) es tocada en el lado interior con la mano derecha, y con la mano izquierda la (1) mediante una larga cadena. Con el pie izquierdo, mediante un pedal, se tocan las campanas (4) y (5).

Hay una variante moderna más pesada, con las mismas campanas, pero dando golpes de la (7) a ambos lados. Aunque no se citan las campanas (2) y (3) suponemos que si tenían más ayudantes podían tocarlas individualmente. Sí se cita que para la variante de repique general se añade el carillón, es decir las seis campanas del campanil, toque descrito en el apartado siguiente. En cualquier caso, y como ya hemos apuntado, no parece que el toque de ambos conjuntos de campanas se produjese uno tras otro, como ocurre con las campanas mecanizadas en la actualidad, sino conjuntamente, haciendo variaciones de las pequeñas, tanto de las campanas como del campanil, al ritmo pausado marcado por las mayores.

Curiosamente el repique francés recuerda los toques de campanas rusos: las campanas grandes marcan el ritmo pausado mientras que las campanas pequeñas, tocadas con una mano marcan el contratiempo que da ritmo y variación. Con una pequeña diferencia: los rusos tocan tres campanas con una mano, mientras que aquí se tocaban seis campanas también con una sola mano. ¿Quién sabe si hay conexión entre aquellas lejanas tierras, el toque de campanas de la Catedral de Jaca (tocado con manos y pies, al modo de un carillón flamenco) y este repique precisamente llamado francés? ¿Quién sabe lo que aportaron los peregrinos a lo largo de los siglos, y que debe ser conservado y puesto en valor, ahora que ha desaparecido por las malas electrificaciones?

El carillón o campanil
El carillón o campanil

Escasas referencias fiables tenemos del Campanil, mal llamado a menudo carillón o mejor carrillón. Este conjunto de siete campanas pequeñas, de las que cinco podían originalmente oscilar, aunque según FANDIÑO LAGE solamente la ubicada por encima era utilizada tanto para los coros matutinos como para el cierre de la catedral por la noche.

De acuerdo con esta fotografía de KSADO (2) los badajos de seis campanas están unidos por sendas cadenas, agrupadas, mientras que una cadena que cae verticalmente debería servir para balancear la campana de coro. Hay también una soga por fuera de las dos campanas centrales que no sabemos interpretar. Estas campanas se tocaban solas para el Gloria de la noche de Pascua, y junto con las mayores para el repique francés solemne.

La descripción de los campaneros no facilita su interpretación: El carrillón se toca tirando de la argolla central que une cinco campanillas mas otra cadena de la campana de debajo produciendo sonidos al compás de 3x4 o compasillo; es decir jotas y muñeiras. La visita del hijo del campaneiro a la torre nos ayudó a comprenderlo: una sola mano agarraba la argolla que unía las seis campanillas fijadas, de modo que según el movimiento sonaba una, otra o varias a la vez, según ciertos ritmos, basados en la muñeira o en la jota.

Toque de defuntos
Toque de defuntos

Los toques de difuntos han llegado muy simplificados a nuestros días, con dos variantes: para Papa y Arzobispo, para Canónigo. En el primer caso se emplean cinco campanas mayores (1, 2, 5, 6, 7) y en el segundo cuatro, quitando la mayor (1, 2, 5, 6), además de otros toques previos, según la dignidad del difunto. En el primer caso hay señales con la campana mayor (7) e intervalos de repique francés (1, 4, 5, 7); en el segundo caso las señales son con la campana (1) y los toques como se ha dicho.

En conjunto parece que tocan todas las campanas mayores para los diversos toques, excepto la (3), quizás reservada para los toques de fuego y para los repiques extraordinarios, cuando tenían más ayudantes.

Notas

(1) FANDIÑO VIDAL, Jesús Luis Toques y repiques de las campanas de la S. A. M. I. C. B. de Santiago de Compostela mientras estuvo de campanero Ricardo Fandiño Lage (1942-1978) – Información recabada por su hijo Jesús Luis Fandiño Vidal (septiembre de 2012)

(2) KSADO fig 24 – Campanas de la catedral de Santiago en CASANOVA DE PÁRRAGA, Diego Antonio Las campanas Al-Andalus, Galicia y Santiago f. 38. No hay otra fotografía de las campanas en esa obra.

LLOP i BAYO, Francesc

(03-07-2014)

  • SANTIAGO DE COMPOSTELA: Campanas, campaneros y toques
  • FANDIÑO LAGE, RICARDO (SANTIAGO DE COMPOSTELA): Toques y otras actividades
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía
  • Francesc LLOP i BAYO: bibliografia

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 30-05-2017
    Convertir a PDF