ANTEQUERA, Luis - De esas grandes campanas que adornan nuestros campanarios

De esas grandes campanas que adornan nuestros campanarios

Campana de la Katharinemturm en Hersfeld
Campana de la Katharinemturm en Hersfeld

Después de conocer hace unos días todo lo relativo al que dimos en llamar el instrumento de la campana toca hoy dedicar unas palabras a las grandes campanas que cuelgan de las torres de las iglesias y tan agradablemente animan la vida de nuestros pueblecitos, anunciándonos las horas y los grandes eventos de la vida cotidiana.

            La “Historia Eclesiástica” de San Beda relata que en el año 680, la campana que sonó en Whitby por el fallecimiento de Santa Hilda se escuchó a trece millas de distancia, lo que obliga a pensar en una campana de tamaño considerable ¿colgada ya de un campanario quizás? En los “Anales de San Vandrille” leemos que el abad Ermhario (m. 738) mandó hacer una campana para ser colgada en la torre y hasta afirma: “según es la costumbre de tales iglesias”. El Liber Pontificalis nos dice que el Papa Esteban II (752-757) erigió un campanario con tres campanas en la Basílica de San Pedro, y hasta utiliza la palabra “campanae”, afirmación que habría llevado algún historiador a afirmar que las campanas eran de origen italiano y que procedían de la región de Campania, capital Nápoles, en el sur de Italia.

            A partir de los “Capitulares” de Carlomagno, así como de Alcuino de York (735-804), Amalario de Metz (m. 850) y otros escritores de principios del s. IX, queda claro que se esperaba que todas las iglesias parroquiales tuviesen al menos una campana. El abad benedictino alemán Regino de Prum (m. 915), al confeccionar la lista de preguntas a hacerse en una visita episcopal, incluye una acerca de las campanas de la iglesia.

            La “Estoria de España” de Alfonso X el Sabio se hace eco del famosa relato de las campanas de Santiago rapiñadas por Almanzor en la exitosa aceifa que realizó en el año 997 por toda la geografía peninsular. Muy probablemente estamos hablando ya de campanas de campanario, pero en todo caso, no del tamaño de las que acostumbramos a ver hoy en los campanarios parroquiales, pues la propia historia relata que dichas campanas se utilizaron en la Mezquita de Córdoba para alumbrar su interior, muy probablemente invertidas y llenas de aceite. En todo caso, y por más que según la misma crónica, Fernando III las devolvería a Santiago cuando conquista Córdoba en 1236, lo cierto es que no han llegado a nuestros días.

            De campanas de iglesias propiamente dichas, los primeros ejemplares que nos han llegado pertenecen al s. XI. La más antigua probablemente sea la de la  “Katharinenturm” en Hersfeld, en Alemania, que podría pertenecer a 1038; la de Iggensbach en Baviera data de 1164. En Francia la campana más antigua en activo es la de Sidiailles (Cher), del año 1239, no excesivamente grande, 70 cms. de altura, 80 de diámetro. En Inglaterra la más antigua es la Claughton en Lancashire, de 1296.
 
            En España también hay una campana de campanario que es la más antigua, si bien de ella, como de las de San Pedro en Roma, que también lo merece, me voy a permitir hablarles en otra ocasión. Así que con esta promesa me despido por hoy, no sin desearles, como siempre, que hagan Vds. mucho bien y no reciban menos. Seguimos mañana.


ANTEQUERA, Luis
Religión en Libertad (00-00-2014)
  • BAD HERSFELD: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Religión en Libertad (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 29-05-2017
    Convertir a PDF