MARTÍNEZ ROIG, Eliseo - Campanas, Campaneros y Toques. Un patrimonio inmaterial y su educación

Campanas, Campaneros y Toques. Un patrimonio inmaterial y su educación

Es bien conocido el hecho de que los toques de campanas han marcado y acompañado la vida diaria, laboral, agrícola, etc de nuestros antepasados y que en muchos lugares, este lenguaje con siglos de evolución ha desaparecido o está en riesgo de hacerlo.

Será nuestro objetivo principal exponer en estas líneas el caso de las campanas, los campaneros y sus toques en la Comunidad Valenciana. Es en este territorio donde desde hace algo más de 25 años, se vienen desarrollando acciones para la defensa, restitución y conservación del lenguaje de las campanas, desde el lado de la sociedad civil, de las asociaciones, y sumando el respaldo institucional y legal, a través de procesos educativos, de difusión y de transmisión de conocimientos.

Palabras clave: educación, campanas, campaneros, Campaners de la Catedral de València, patrimonio inmaterial, restauración

Línea temática: Línea 4. Proyectos generados desde museos, espacios de patrimonio, medios de comunicación y ámbitos informales.

Objetivos:

  1. Dar a conocer la nueva visión hacia las campanas y sus toques por la sociedad valenciana y poner en valor el nuevo modelo asociativo para la conservación y salvaguarda del patrimonio inmaterial que suponen los toques de campanas tradicionales.
  2. Ejemplificar la gestión del patrimonio campanero a través de acciones de difusión comprendiendo la transmisión del conocimiento a través de propuestas didácticas y educativas de los valores inmateriales y de la conservación-restauración de los elementos materiales.


La regeneración de la tradición campanera en la sociedad valenciana

A principio de los años 70 empieza a desarrollarse la actividad del toque manual de campanas en la ciudad de València con un matiz diferenciador de cómo se viene entendiendo este oficio “perdido”. Jóvenes campaneros retoman, tras años de silencios, los toques del campanario del Real Colegio del Corpus Christi (conocido como El Patriarca o El Col·legi). Una nueva forma de organizar y gestionar los toques manuales de campanas nace en este momento en uno de los territorios más campaneros del estado español. Estos jóvenes llegan a encargarse de los toques anuales de la Catedral de València a partir de 1988 bajo el nombre de “Gremi de Campaners Valencians” (Gremio de Campaneros Valencianos), y este hecho supone el inicio definitivo de la generación del interés perdido hacía las campanas y sus sonidos tradicionales.

Este momento supone el fin de una etapa de triste pérdida patrimonial, sufrida por el voluntario olvido de la propia tradición y por masivas, salvajes y desgraciadas electrificaciones que asolaron el territorio levantino y gran parte del territorio español, argumentando una “falsa” modernidad donde los campaneros y sus toques no tenían cabida. Los sonidos eran igual en todas partes, eliminando el lenguaje secular de las campanas, diferente en cada torre, marcando tiempo y espacio de cada comunidad. Un complejo medio de comunicación eliminado por motores y mecanismos.

A partir de los años 80, en València, empieza a crecer el interés por rescatar del olvido y del desuso las campanas y volver así a poder escuchar el paisaje sonoro tradicional de la ciudad. La gran campana del reloj, el propio Micalet, volvió a sonar de día y de noche gracias a la colaboración del ayuntamiento. La Conselleria de Cultura inició un programa de subvenciones para las restauraciones de conjuntos de campanas y promulgó la realización de inventarios. La misma institución autonómica reconoce con varias figuras legales las campanas históricas, las torres y los toques (reconocidos como BIC de carácter inmaterial en 2012 los toques de cuatro ciudades), protegiendo así los elementos materiales e inmateriales de este hecho cultural. Todas estas medidas siempre contando con los grupos de campaneros, siendo a la vez apoyo y beneficiarios. Así pues, la Comunidad Valenciana puede considerarse referente de la recuperación, conservación y consolidación de un tejido campanero más que importante, desde las instituciones y desde la sociedad civil asociada.

El modelo asociativo como respuesta a la necesidad de gestión cultural del ámbito campanero

Los actuales “Campaners de la Catedral de València” se definen como una asociación cultural sin ánimo de lucro que se enfoca en la recuperación y mantenimiento de los toques tradicionales manuales de campanas, en la conservación y seguimiento de restauraciones y en la difusión de la actividad a través de la investigación y educación. Este modelo asociativo se ha repetido a lo largo de todo el territorio valenciano, con más de 30 grupos en la actualidad que desempeñan la función de realizar toques a lo largo del calendario anual y de transmitir el conocimiento de los toques locales a los nuevos miembros, en la mayoría de casos, jóvenes. Todos estos grupos conforman en la actualidad una federación que hereda el nombre de los pioneros, “Gremi de Campaners Valencians”. El modelo generalmente sigue las mismas pautas. Un grupo de voluntarios que son formados en la técnica y en el sentido de la actividad que tienen el encargo de realizar los toques manuales de una o varias torres. Los diversos grupos se reúnen anualmente para compartir las experiencias generadas, las actividades realizadas y las perspectivas.

A partir de aquí cada asociación mantiene un carácter más propio. Los “Campaners d’Ontinyent” son capaces de gestionar los toques de toda una ciudad. Los “Campaners d’Albaida” son característicos por no haber electrificado nunca sus toques en 800 años y por mantener implicado a un nutrido grupo de adolescentes menores de edad en las actividades. Nuevas asociaciones como los “Campaners de Carlet” han construido ellos mismos elementos como la matraca, usada en Semana Santa. En cambio, los campaneros de la Catedral, en Valencia se caracterizan en el ámbito de la investigación, teniendo varios de sus miembros inmersos en tesis, inventarios, etc.

Este modelo asociativo facilita la gestión a las administraciones encargadas de velar por el patrimonio y a la vez exige de ellas una coordinación constante.

Los resultados pueden contarse (por la cantidad de grupos que han emergido) y puede cualificarse (a través de las eficientes medidas y actividades realizadas por los grupos), incluso pudiendo reconocer a los individuos como profesionales del ámbito, sin estar remunerados.

Los toques de campanas, vistos como patrimonio

Como hemos comentado, la Generalitat Valenciana, la administración autonómica valenciana, declaró el pasado 2 de agosto de 2013 los toques de cuatro torres en València, Segorbe, Castellón y Albaida como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial. La figura del BIC supone la más alta protección posible que se puede otorgar a un bien cultural. Este hecho hace visible el cambio de paradigma hacia el mundo de las campanas en tierras valencianas. Pero el verdadero cambio viene por parte de la sociedad, que está empezando a entender que lo contemporáneo, que lo verdaderamente interesante es seguir tocando las campanas, a mano. Los grupos de campaneros ya son vistos con normalidad y no como novedad. La participación ciudadana en la organización de festejos y celebraciones incluye también a estos grupos de campaneros, los cuales suelen permitir la presencia de interesados locales quienes intentan luego encargarse de más días de toques.

De esta forma la visión de las campanas, los campaneros y los toques ha evolucionado y es en este momento en el cual cualquier población que cuenta con un grupo de personas conservando esta tradición suele ser motivo de orgullo y de progreso, unido a un inevitable carácter de identidad que va ligado a la conservación de las tradiciones locales.

La educación como proceso fundamental

Puede parecer que la situación del patrimonio campanero en el territorio valenciano está totalmente desarrollada y no existen problemas para su funcionamiento. Si bien es cierto que a diferencia de otros territorios españoles, la Comunidad Valenciana protege y “cuida” de su patrimonio campanero, no podemos afirmar que está todo hecho.

El patrimonio campanero está muy descontextualizado. Es decir, las nuevas generaciones realmente no conciben los toques de campanas como pueden hacerlo sus abuelos y abuelas. El lenguaje de las campanas es entendido como un mero sistema de avisos, generalmente a servicios religiosos, y por su función horaria. Se ha universalizado y disminuido su uso y por tanto se ha perdido el enlace que vincula a la sociedad con el lenguaje de sus campanas.

En este punto, uno de los factores que más importancia han de cobrar es el de la educación, el de la transmisión y divulgación del conocimiento que tenemos para contribuir así a la creación de la identidad cultural, ya que tener una conciencia de los orígenes significa que cuando el individuo sea adulto podrá compartir valores, costumbres e ideas con otras culturas, de forma que se garantice la comprensión de lo distinto (Pérez y Alagarda 2011).

Si profundizamos un poco más, y siguiendo el texto de Pérez y Alagarda, a través de la educación patrimonial estamos democratizando los bienes culturales en si, poniéndolos a disposición de la sociedad como instrumento al servicio del desarrollo de su conocimiento y convirtiéndolos en la principal herramienta para la tutela de nuestro patrimonio (2011).

Con todo esto queremos decir que para realmente obtener éxito con unas medidas y unas políticas aplicadas a la conservación del patrimonio campanero hemos de contar con la educación, con la formación. No sólo de nuevos campaneros que reproduzcan toques antiguos, sino de la sociedad en general, enfatizando los esfuerzos en el público joven, ya que al crecer serán nuevos transmisores de conocimiento, por tanto, el impacto que se busca tener en la sociedad puede lograrse a partir del trabajo con ellos (López 2011).

A través de las experiencias educativas contextualizaremos el uso del lenguaje de las campanas en el ámbito social y cultural de la comunidad y lo expondremos desde el punto de vista actual, considerando la necesidad de mantener este medio de expresión comunitario. Necesitamos de esas metodologías didácticas para volver a contextualizar una tradición comunicativa en el momento en el que vivimos. Tanto es así que el enfoque que se transmite desde los propios campaneros actuales no es el de la melancolía o nostalgia por los tiempos pasados cuando todo era mejor y las campanas se tocaban solo a mano. No es así, el enfoque es más actual, se vuelve a tocar las campanas porque queremos seguir interpretando los sentimientos comunes a través de instrumentos antiguos que nos han sido legados, con partituras históricas y con manos jóvenes, para así continuar haciendo presente esta manifestación cultural que nos aporta identidad y sentido de comunidad. Es en el presente cuando elegimos continuar con nuestra tradición, por voluntad social y no por nostalgia. Ese es el sentido con el que trabajaremos a lo largo de nuestras experiencias educativas, otorgando a la actividad de un carácter presente y no pasado.

Estamos buscando divulgar el conocimiento para sentar las bases de la interpretación de esta actividad en su contexto actual. Y la educación ayuda a sentar esas bases. A través de la interpretación llega la comprensión y el conocimiento, a raíz del conocimiento viene la identificación y a partir de la identificación viene la apreciación. Un bien cultural que se aprecia, se conserva. Es decir, contextualizar a través de procesos educativos, es uno de los fines más importantes de los agentes culturales para ofrecer y divulgar el conocimiento a la sociedad y a la vez es una herramienta de conservación del patrimonio.

Cuando hablamos de contextualizar y de dar sentido actual al patrimonio inmaterial hemos de pensar que esta tipología patrimonial es aquella que vincula el patrimonio material, el tangible con el uso que la sociedad le da. Así pues es de gran importancia saber transmitir el sentido de los objetos a través de su inmaterialidad implícita e ir más allá de los comunes datos históricos y formales a los que se acostumbra.

El proceso educativo dentro de los grupos de campaneros

Los procesos educativos son una constante en las actividades de los grupos. En primer lugar la educación más necesaria es la técnica. El toque de las campanas puede resultar peligroso si no se efectúa con habilidad y un buen manejo de los instrumentos, que alcanzan toneladas de peso. El aprendizaje de las técnicas se realiza in situ, en los días de toque y son los propios compañeros los que guían el proceso.

Además, desde hace años se han organizado diversos “cursos” de campaneros, en el territorio valenciano y fuera de él, con el objetivo de reforzar la técnica y la seguridad en los integrantes de las asociaciones.

La metodología de los “cursos” se basa en una parte teórica y en una práctica. Ambas son necesarias, pues el campanero ha de saber por qué y como ha de tocar, es decir, ha de conocer el contexto de los toques que está realizando.

Estos diversos cursos han sido programados y dirigidos por el Dr. Francesc Llop i Bayo, antropólogo encargado del inventario de todas las campanas de las catedrales de España y referencia nacional en el campo de la campanología con multitud de publicaciones y trabajos sobre la materia. Desde 1998 a 2013 han tenido lugar dichos cursos en Zaragoza, Jaca, Pamplona y Valencia, siendo en esta última ciudad donde se han realizado en varias ocasiones y en distintas torres.

A través de materiales en papel donde se introduce las distintas técnicas para tocar campanas, los distintos usos religiosos y civiles, los procesos de documentación e inventariados, y la gestión de los actuales grupos de campaneros se consigue materializar el contenido necesario para interpretar desde el momento presente los toques de campanas. El soporte audiovisual es fundamental también en estas jornadas de curso, a través del cual se transmite aquellos movimientos y las técnicas necesarias para realizar los toques de campanas con éxito.

La parte más esperada es la de la práctica, donde los asistentes a los cursos se encaran con las campanas, primero perdiendo el miedo a moverlas y luego llegando a crear los ritmos que conforman los toques tradicionales. Como antes hemos dicho, la mayoría de este aprendizaje se realiza acudiendo los días de toque, sin ensayos (aparte de estos cursos que son extraordinarios). De tal forma el proceso podría incluirse bajo el conocido concepto de “aprender haciendo”. Los mismos días de toques los campaneros van mejorando su técnica, tocando diferentes campanas y pudiendo controlarlas para reproducir los toques con exactitud. Así, después de la asistencia a estas jornadas formativas, el aprendizaje sigue su curso a lo largo del calendario de toques.

Imágenes de los últimos cursos realizados en la Catedral de Pamplona y en la Catedral de
Valencia. (Fotos: Francesc Llop i Bayo; Mari Carmen Álvaro Muñoz) Imágenes de los últimos cursos realizados en la Catedral de Pamplona y en la Catedral de
Valencia. (Fotos: Francesc Llop i Bayo; Mari Carmen Álvaro Muñoz)

Imágenes de los últimos cursos realizados en la Catedral de Pamplona y en la Catedral de
Valencia. (Fotos: Francesc Llop i Bayo; Mari Carmen Álvaro Muñoz) Imágenes de los últimos cursos realizados en la Catedral de Pamplona y en la Catedral de
Valencia. (Fotos: Francesc Llop i Bayo; Mari Carmen Álvaro Muñoz)
Imágenes de los últimos cursos realizados en la Catedral de Pamplona y en la Catedral de Valencia. (Fotos: Francesc Llop i Bayo; Mari Carmen Álvaro Muñoz)

Experiencias educativas fuera de los grupos de campaneros

Visitas Didácticas

Una de las actividades educativas que más se ha realizado últimamente son visitas escolares concertadas a la Torre del Micalet con alguno de los campaneros de la Catedral de Valencia. En estas visitas, el campanero hace un repaso de aquellas áreas que se estudian en la escuela, vinculándolas con la tradición del lenguaje de las campanas. Ámbitos como la música, la historia, las ciencias sociales y la lengua confluyen en una explicación de la torre, de sus campanas y de los toques que se realizan, además de difundir el carácter asociativo actual de los campaneros.

Ya mencionamos anteriormente la importancia de llegar a este grupo social, el de los jóvenes, ya que son un inmejorable canal de transmisión de la información. El siguiente paso de estos niños y niñas supone su vuelta a la torre acompañados de familiares y amigos.

El hecho de poder participar aprendiendo a tocar las campanas supone un punto de partida para una visión futura de conservación. Es decir, con estas medidas además de educar a los visitantes estamos “creando escuela”, de tal forma que en un futuro serán estos los ciudadanos que formen parte de los grupos de campaneros y así se conserven los toques manuales.

Diversos momentos de las visitas didácticas en la Sala de Campanas de la Torre del Micalet
(Valencia) (Fotos: Belén Monreal) Diversos momentos de las visitas didácticas en la Sala de Campanas de la Torre del Micalet
(Valencia) (Fotos: Belén Monreal)
Diversos momentos de las visitas didácticas en la Sala de Campanas de la Torre del Micalet (Valencia) (Fotos: Belén Monreal)

Proceso de restauración de una campana

Una propuesta conjunta entre el Técnico de Cultura de la localidad de Cullera (Valencia) y nuestra puso en marcha el proceso de restauración de una pequeña campana de una de las ermitas, ahora convertida en Museo del Arroz.

Decidimos llevar a cabo parte del proceso de restauración en un intento de hacer participes a jóvenes de un programa de cualificación profesional en carpintería dependiente del ayuntamiento municipal. Pensamos en esta medida de socialización del patrimonio y de acercamiento de los procesos de recuperación patrimonial para ofrecer de una misma vez una salida a su posible trabajo que aprenden en sus clases con el del ámbito del lenguaje de las campanas. El hecho de realizar esta tarea supone poner en valor el uso que se le dará a la campana, que recuperará los valores originales.

A través de una dilatada “clase” o charla de contextualización al mundo de las campanas y de su lenguaje tradicional, los jóvenes fueron introducidos a los valores de una verdadera restauración, que es la de devolver al instrumento su uso tradicional y original, para mantener la misma música que antaño.

¿Por qué es importante incluir en procesos de educación patrimonial inmaterial el acercamiento a los elementos tangibles? No podemos olvidar que para proteger el lenguaje de las campanas entendido como algo intangible, necesitamos de los instrumentos con sus instalaciones originales. Es decir, para poder reproducir los toques tradicionales necesitamos recuperar las instalaciones propias de las campanas, mayormente destruidas durante los años 60 y 70.

Con esta experiencia educativa lo que conseguimos es poner de manifiesto la relación de los objetos materiales con su uso, el patrimonio material con el inmaterial.

La intervención consta de la recuperación del contrapeso de la campana, para volver a permitir su movimiento a medio vuelo, tal y como era tradicional en ermitas y pequeños templos. La colocación en la espadaña será ejecutada por una empresa especializada para garantizar la seguridad del conjunto.

Implicar a la sociedad en los procesos de creación y recuperación del patrimonio ayuda a conocerlo, a apreciarlo y a conservarlo tal como dijimos anteriormente. Esto sigue la premisa de “aprender haciendo” que también apuntábamos antes.

Diversos momentos del taller de restauración del contrapeso de la campana de la ermita de
los Santos de la Piedra de Cullera (Valencia) (Fotos: Enrique Gandía) Diversos momentos del taller de restauración del contrapeso de la campana de la ermita de
los Santos de la Piedra de Cullera (Valencia) (Fotos: Enrique Gandía)
Diversos momentos del taller de restauración del contrapeso de la campana de la ermita de los Santos de la Piedra de Cullera (Valencia) (Fotos: Enrique Gandía)

Pau, el campanero

La experiencia que tuvimos con Pablo, un joven de Torrent (Valencia) consistió en enseñarle ciertos toques de campanas con un par de piezas móviles.

El interés recaía en poder ofrecer ante toda la ciudad, en una muestra de oficios antiguos dentro de los actos culturales que la fiesta de las Fallas conlleva. Los resultados fueron muy positivos ya que era la primera vez que alguien mostraba el antiguo oficio de campanero.

Durante varias jornadas, a Pablo se le enseñaron algunos toques de protección, de alarma y típicas señales diarias, como el Ángelus. Esta formación iba acompañada siempre del significado de los toques, es decir, contextualizando.

Además la representación contó con la participación de otros niños y niñas, mostrando el número de campanas del campanario principal de Torrent.

Con este tipo de experiencias comprobamos que necesitamos de la educación en patrimonio para divulgar el conocimiento, y aprovechar los procesos como medidas de conservación futuras de los bienes culturales, materiales e inmateriales.

Enseñando los toques de campanas a Pau. (Foto: Roberto Gómez)
Enseñando los toques de campanas a Pau. (Foto: Roberto Gómez)

Conclusiones

Habiendo llegado hasta aquí a través de esta muestra de acciones educativas en el ámbito del patrimonio inmaterial campanero, podemos concluir que creemos convenientes e importantes tales acciones, ya que en el momento actual, con unas bases de gestión de este patrimonio sentadas en el asociacionismo, es cuando podemos ampliar las propuestas educativas. Concebimos la divulgación de esta tipología patrimonial a través de experiencias formativas que a la vez suponen medidas de interpretación y conservación.

Una forma de llegar a más población objetiva sería la realización de proyectos educativos en coordinación con centros de enseñanza, con museos y con las instituciones culturales, a través de las cuales el patrimonio campanero pueda ser comprendido, y sobre todo, disfrutado por aquellos y aquellas que el día de mañana tendrán en sus manos el derecho y la necesidad de seguir practicando.

Bibliografía

Carmen Pérez García, Manel Alagarda Carratalà (2011) La educación como medida de protección del patrimonio cultural. Ampliación del concepto de conservación preventiva. Revista Patrimonio Cultural de España – Patrimonio y Educación (5) 151-166

Gómez Redondo, Carmen (2012) Patrimonio e identidad: La educación patrimonial como vínculo entre individuo y entorno. Comunicaciones del I Congreso Internacional de Educación Patrimonial. 15-22

Llop i Bayo, Francesc (2013) Curset de perfeccionament dels Campaners de la Catedral de València. Valencia

Llop i Bayo, Francesc (2011) Curso de campaneros de la Catedral de Pamplona. Valencia

López Campos, Luisa Irazu (2011) La educación patrimonial como herramienta de conservación del patrimonio. El Programa Patrimonio Joven del Ministerio de Cultura. Revista Patrimonio Cultural de España – Patrimonio y Educación (5) 167-178

Marín Cepeda, Sofía (2012) El patrimonio se crea y se transforma. Una investigación sobre como “accesibilizar”¨nuestro patrimonio a través de la educación. Comunicaciones del I Congreso Internacional de Educación Patrimonial. 396-401


MARTÍNEZ ROIG, Eliseo

Gestor Patrimonio Cultural Inmaterial y Campanero

Campaners de la Catedral de València

eliseo@eliseomr.com

Actas II Congreso Internacional de Educación Patrimonial (28-10-2014)


  • CULLERA: Campanas, campaneros y toques
  • TORRENT: Campanas, campaneros y toques
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS D'ALBAIDA (ALBAIDA) : Toques y otras actividades
  • CAMPANERS DE CARLET (CARLET): Toques y otras actividades
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • COLLA DE CAMPANERS D'ONTINYENT (ONTINYENT) : Toques y otras actividades
  • MARTÍNEZ ROIG, ELISEO (PAIPORTA) : Toques y otras actividades
  • Cursos de introducción a campanas y toques: Bibliografía
  • Restauración de campanas: Bibliografía
  • Tesis y otros trabajos académicos: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Actas II Congreso Internacional de Educación Patrimonial (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-08-2017
    Convertir a PDF