BUENO, Baltasar - La torre más brillante

La torre más brillante

Santa Catalina ha sido alabada desde su construcción en el siglo XVIII


Un total de 24 mártires, entre ellos dos Papas, todos traídos de Roma, fueron enterrados en la Iglesia de Santa Catalina, bendecida en 1536. El día en que los restos iban a ser trasladados desde la Catedral a dicho templo descargó un fuerte diluvio sobre Valencia después de ocho meses de sequía y hubo de aplazarse la procesión.

Destaca en ella la torre campanario, que se levantó en lugar tan estrecho que obligó al Consell de la Ciutat a «cercenar la cantonada que mira al carrer dels Sombrerers un pam de alma», según consta en la Deliveració de 14 de diciembre de 1688, para que el tránsito de carruajes y personas por allí no se viera tan complicado.

El arquitecto contratado para levantar el campanario, Valero Viñes, como en el contrato no constaba la construcción de una escalera interior para subir a la parte superior donde estaba la estancia de las campanas, no la diseñó, haciéndose una a la manera de caracol, posteriormente. Comenzó su cimentación en 1688 y concluyó la obra en 1705. Al morir Valero en 1693, continuó la dirección de obra su hermano Juan Bautista Viñes, discípulo de Juan Bautista Pérez Castiel. En 1729 fueron colocadas las campanas, seis, importadas de Londres, compradas a una Iglesia Anglicana que ya no las utilizaba. Las obras fueron costeadas por los feligreses en toda su integridad, así se destaca en la lápida inaugural: «Hanc sumptuosam symbolorum turrim, quan generosa parroquianorum munificentia».

De las más acreditadas

La torre campanario de Santa Catalina „que el Ayuntamiento de Valencia se hace el remolón a la hora de volver a iluminarla con la excusa de ahorrar con el derroche frívolo de que suele hacer gala siempre en sus grandes fastos y operetas bufa que organiza„ está considerada como una de las torres barrocas más brillantes de la arquitectura barroca religiosa española. El historiador Ponz dice que «esta torre es de las más acreditadas de Valencia, ningún Reino de España tiene tantos ni tan encumbrados campanarios como Valencia», hecho que atribuye a la influencia árabe de construir mezquitas con torres altas. Son tantas y con tantas campanas que «si no estuviesen colocadas a tanta altura, su sonido incomodaria demasiado».

El campanario es de planta hexagonal, con cinco pisos y modulaciones horizontales. Su mayor riqueza decorativa está en el tramo superior, con resaltes en forma de columnas salomónicas de orden compuesto semi empotradas. El conjunto remata con un templete y pequeña cúpula de piedra labrada en forma de escama de pez, más columnas salomónicas y grandes volutas de a modo de contrafuertes uniendo al cuerpo de las campanas. Sobre el cupulín hay una bola y una veleta con los símbolos de Santa Catalina mártir. Tiene una altura de 56 metros. Tuvo un reloj hasta 1917 y que en la última reforma hace pocos años fue retirado.

Esta iglesia dio nombre a una torre, la de Sancta Catalina, por estar situada cerca de ella y de la muralla junto al Portal Nou , «que la Junta de Murs e Valls dio a la Generalidad per a custodir e estigues millor guardada la polvora de que acostuma fer provisio», depósito que estuvo allí hasta que fue trasladado a una loma de Benimámet, alejándolo del peligro de estar entre las casas de la ciudad.

BUENO, Baltasar

Levante - El Mercantil Valenciano (15-02-2015)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2015)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 26-06-2017
    Convertir a PDF