CALVÉ MASCARELL, Óscar - El Micalet, un icono valenciano repleto de historia

El Micalet, un icono valenciano repleto de historia

El campanario de la Catedral ha sido empleado como torre de vigilancia, faro y plataforma de espectáculos pirotécnicos

Los toques advertían a los ciudadanos del cierre de murallas, si se acercaba una tormenta o si alguien había fallecido

Portada de LAS PROVINCIAS en la que aparece en Micalet
Portada de LAS PROVINCIAS en la que aparece en Micalet

Hubo un tiempo en el que las campanas marcaban el ritmo vital de la comunidad que las escuchaba. Los toques de cuartos y horas eran los menos relevantes en aquella cotidianeidad remota, acostumbrada a interpretar esas campanadas de manera similar a como nosotros entendemos un informativo de última hora. Toques de difuntos y de nacimientos que especificaban condición social y sexo de los afectados, toques que advertían del cierre de las murallas, de la proximidad de una tormenta, de la declaración de un incendio, de la entrada en la ciudad de un célebre personaje. Una lista interminable cuyo común denominador era su relación con una causa pública representativa para la colectividad. Este instrumento concebido para dar información a la población se convirtió en noticia durante las pasadas fiestas navideñas, cuando la campana denominada 'Jaume' se desplomó en el Micalet, la torre campanario de la catedral de Valencia cuyo nombre popular se debe precisamente a otra campana de idéntico nombre empleada para dar las horas.

No sólo las campanas han sufrido una metamorfosis en su significado. Las faraónicas empresas acometidas en el viejo cauce del río Turia han relegado a un segundo plano al Miguelete, verdadera seña de identidad de la ciudad durante casi seis siglos. Su construcción se desarrolló entre 1381 y 1429, interviniendo diversos maestros de obras de gran reputación. Con paciencia y buena luz se puede leer todavía en uno de los sillares de la torre: «Aquest campanar fonc començat en l'any de la nativitat de nostre senyor Jesucrist MCCCLXXXI. Regnant en Aragó lo molt alt rei en Pere. Estant de bisbe en València lo molt alt en Jaume, fill de l'alt infant en Pere e cosin germà de dit rei».

El primer artífice del Miguelete fue Andreu Julià, quien ya había trabajado algunos años antes en la construcción del Aula Capitular de la Catedral de Valencia, hoy conocida como Capilla del Santo Cáliz por la sagrada reliquia que alberga. Julià no sólo diseñó sobre pergamino el Miguelete, sino que parece que lo trazó en la huerta de Ruzafa para hacer ver las dimensiones y la estructura de su proyecto. Después de Julià actuaron arquitectos de la talla de Pere Balaguer, el mismo artista que construyó las Torres de Serranos y que realizó una serie de viajes por Europa para inspirarse en la elaboración del último cuerpo del Miguelete. El nuevo campanario sustituía una antigua torre erigida en la calle Barchilla de la que apenas se conservan las trazas. Por esta razón fue conocido en su origen como el 'Campanar nuevo'. Al igual que el Aula Capitular, el Miguelete se presentaba exento, separado de la catedral. Reformas posteriores de la Seo posibilitaron la conexión que hoy conocemos.

51 metros de altura

El Micalet ha sido durante siglos el icono de Valencia dada su majestuosidad en el panorama urbano de la ciudad. La torre octogonal alcanza los 51 metros de altura hasta la terraza, a la que todavía acceden los turistas capaces de subir los 207 escalones dispuestos en su angosta escalera de caracol. De planta octogonal, su altura coincide con su perímetro. No disponía del remate que hoy observamos: la espadaña que sirve para soportar la estructura que sujeta las campanas destinadas a dar las horas es un añadido del siglo XVIII. Este aditamento eleva el campanario hasta los 63 metros, superando, por poner un ejemplo comparativo, los 55 metros de la Torre de Pisa.

Su imponente presencia apenas ha variado salvo por la eliminación de una barandilla ricamente decorada con piedra labrada en estilo gótico, a causa de la colocación de la espadaña. Se conservaron algunos restos de ese antepecho que sirvieron para crear una nueva barandilla en 1983 que imitaba la original. La diversa coloración delata su modernidad. A simple vista puede imaginarse la disposición del espacio en el interior, puesto que unas finas molduras marcan los cuatro cuerpos que estructuran la torre. El primer cuerpo es macizo y sólo es transitable la escalera de caracol. El segundo se destinaba a refugio de aquellos que se acogían al derecho de asilo que ofrecía la Catedral y el tercero servía de vivienda a campaneros y sacristanes. El nivel superior es el único que conserva su funcionalidad original, puesto que ahí se ubica la cámara que alberga las campanas, entre ellas la recientemente accidentada 'Jaume'. Este último cuerpo almacena una rica ornamentación gótica en el exterior, elaborada por el propio Balaguer sobre cada uno de los ocho ventanales que se abren en su correspondiente lado de la torre. Precisamente bajo los cuatro ventanales que marcan los puntos cardinales se realizaron en 1415 unas inscripciones epigráficas solicitando la intercesión divina ante posibles desgracias naturales.

Desde su construcción, el Miguelete se convirtió en un emblema de la ciudad de Valencia. Tanto por su monumentalidad como por los diversos usos, además de campanario, que su estructura acogió. Plataforma de fuegos artificiales, atalaya para señalizar mediante humaredas las incursiones del turco, o faro portuario, son sólo algunas de las funciones desempeñadas por una torre que inspiró al mismo Víctor Hugo. Hubo un tiempo distinto para el Miguelete.

CALVÉ MASCARELL, Óscar

Las Provincias (10-01-2015)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Accidentes con campanas: Bibliografía
  • Campanarios: Bibliografía
  • Campanarios: usos visuales y simbólicos: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2015)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-08-2017
    Convertir a PDF