EJE21 - Las campanas que se quedaron sin “voz”

Las campanas que se quedaron sin “voz”

Las campanas que se quedaron sin “voz” - Autor: EJE21
Las campanas que se quedaron sin “voz” - Autor: EJE21

Cinco pasos adelante de la entrada a la Iglesia Santa Bárbara hay dos enormes campanas en el piso ubicadas de tal manera que dan la sensación de que las bajaron verticalmente de las torres y las dejaron allí. Su historia está ligada a la historia de Anserma de los últimos cien años.

Fundidas en 1927, llegaron a lomo de mula a Anserma tras un largo recorrido que arrancó en Italia. Buenaventura fue la primera escala en Colombia de su largo “periplo”. De allí pasaron en tren a Cali y desde la capital vallecaucana continuaron su “viaje” en barco de vapor a la Virginia a través del río Cauca que era navegable en algunos tramos. El siguiente recorrido fue a lomo de mula por la cuchilla de Belalcázar, San José y Anserma.

Se necesitó un ejército de hombres para bajarlas de los semovientes y ubicarlas posteriormente en las dos torres del templo.

Las campanas sobrevivieron a un voraz incendio que destruyó el 13 de enero de 1983 la Iglesia de Santa Bárbara en el parque Jorge Robledo, una joya de la arquitectura religiosa levantada con tablas y techo de paja a finales del siglo diecinueve. Durante largo tiempo estuvieron como testigos mudos de la tragedia pero también de una época entre dorada y gris que pasó a la historia nuestra.

Durante una centuria fueron guía y norte de los habitantes ansermeños. Los primeros repiques se escuchaban a las cinco de la mañana en todo el pueblo. Nuestras gentes quedan notificadas entonces que era la hora de levantarse porque en pocos minutos empezaba la misa. Sus repiques también se oían en los momentos tristes o alegres. Nos anunciaban igualmente las tragedias. Cuando había un incendio las campanas nos daban la alerta, primero, incluso, que los bomberos. Los campesinos se guiaban por ellas y sabían cuándo se partía el día por su tañido fuerte y sonoro.

Eran visibles en un intermedio de las torres forradas en latón. Desde el parque las contemplaba la comunidad pero el pueblo las escuchaba en los cuatro puntos cardinales de Anserma. En el incendio de 1983 el fuego destruyó casi todo. Incluso el altar que estaba decorado en oro y un valioso órgano que fue traído de Alemania. Pero las campanas quedaron ahí como dos testigos silenciosos.

Desgraciadamente, no todo terminó bien para estas dos reliquias. Como consecuencia de las altas temperaturas que produjo el fuego, las campanas perdieron el timbre. Su “voz” también se apagó pero perduran físicamente como joyas religiosas históricas.

EJE21

eje21.com.co (30-06-2015)

  • ANSERMA, SANTA ANA DE LOS CABALLEROS: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía
  • Toques actuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © eje21.com.co (2015)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2018
    Convertir a PDF