ANÓNIMO - El reloj de nuestra catedral: Mondoñedo

El reloj de nuestra catedral: Mondoñedo

No sabemos con exactitud la fecha en la cual se instaló por primera vez un reloj en la catedral de Mondoñedo. Gracias a documentos publicados por el Archivero de la catedral D. Enrique Cal Pardo, conocemos algunas noticias relacionadas con él durante el siglo XVI. Así el 20 de marzo de 1584, el Obispo de Mondoñedo D. Isidro Caja de la Jara, visita el interior de la catedral y manda entre otras cosas, limpiar las paredes y bóvedas y cambiar el reloj existente a una de las torres “por la indecencia de las pesas dentro de la catedral”. En el mes de octubre del mismo año, Pedro Artiaga, maestro de cantería, requirió notarialmente a Francisco Perrote, cerrajero de Mondoñedo, en razón del contrato que había hecho con el Deán y cabildo, relacionado con el traslado del reloj y de la campana a la torre de junto al Palacio Episcopal. Perrote certificó que en la villa de Ribadeo había un oficial cerrajero llamado Manualín Francés, que podía colocar dicho reloj con toda perfección. Desconocemos si este cerrajero de Ribadeo fue finalmente quien colocó el reloj en la torre.

En el año 1728 se hace de nuevo la campana del reloj que da las medias, pues la anterior salió pequeña. En el año 1773, el afamado relojero de Santa Eulalia de Oscos, Juan Antonio Fernández Lombardero, con la estimable ayuda de su yerno Antonio Manuel, construyeron un reloj para la catedral.

Durante el pontificado del obispo D. Ponciano de Arciniega, al encontrarse el reloj existente en la torre bastante deteriorado, el cabildo acuerda comprar un reloj nuevo “de los mejores y de mayor precio” para la catedral. El nuevo reloj fue comprado en el año 1863 a Cándido Isasmendi de Bilbao por ocho mil reales.(1) En el año 1868 el cabildo decide bendecir todas las campanas de la catedral. A la del reloj que da las horas se le impuso el nombre de Jerónima.

A este último reloj se le da cuerda con dificultad (falta de espacio), se utiliza para ello una rueda dentada y una manivela. En realizar esta dificultosa tarea se invierte unos quince minutos, sin pausas prolongadas. El tiempo de duración de la cuerda es aproximadamente de ocho días, aunque después de las obras llevadas a cabo en la torre durante el año 2000, disminuyó su duración en varias horas. Durante muchos años, estuvo encargado de las reparaciones del reloj el mindoniense D. Augusto Insua Amieiro y a su desaparición, realizaron algunas de estas tareas los mecánicos ”Hermanos Leivas”.

Nota

  1. “El Dr. D. Vicente Lage, por cuenta de los caudales existentes en su poder satisfará al Sr. Licenciado D. Julián Hervás Buendía, canónigo penitenciario y fabricario de esta Santa Iglesia Catedral la cantidad de ocho mil reales, que son para satisfacer el coste del relox mandado traer para la misma, su conducción, giro de letra y más que con tal motivo se ocasione. Conforme a lo acordado en el cabildo de 12 de abril de 1862, cuya cantidad, con el recibo del interesado, será de abono al Sr. Lage, en las respectivas cuentas. Mondoñedo 22 de abril de 1863”. Archivo Catedralicio de Mondoñedo, cuentas fábrica, número 20, años 1863-64.

ANÓNIMO

Asociación para la Defensa del Patrimonio: Relojes de Torre (19-12-2011)

 

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    Convertir a PDF