CAMPO, E. - Un repique que se hizo esperar 45 años

Un repique que se hizo esperar 45 años

La iglesia de San Nicolás de Bari estrena tres nuevos bronces que una grúa elevó a la torre para instalarlos en los huecos, que datan de 1960

Una de las campanas, la que lleva el nombre de «San Nicolás de Bari», izada por el brazo de la grúa; a la izquierda, el párroco Ángel Garralda.

Al Papamoscas de la catedral de Burgos le salió ayer competencia: la instalación de las tres nuevas campanas de San Nicolás de Bari despertó expectación, y fueron muchos los que levantaron su mirada a lo alto para seguir el proceso de colocación. Los tres bronces están realizados por una empresa vallisoletana y vienen a llenar un espacio previsto para ellas desde 1960, año en que se dotó al campanario del último piso. Tras cuarenta y cinco años de espera, el párroco Ángel Garralda pudo al fin cumplir el sueño de ver las nuevas piezas en lo alto del campanario, junto a las dos antiguas.

Las campanas, relucientes, llegaron empaquetadas en un camión, junto al que se congregaron los asistentes a la bendición. El acto empezó hora y media después de lo previsto por un retraso de la grúa. Ángel Garralda se quitó la boina para leer las oraciones correspondientes, con las palabras sofocadas por el ruido de fondo de la grúa. Entre los espectadores se situó un grupo de alumnos del colegio parroquial. El acto concluyó rociando el párroco agua bendita con el crisma sobre los tres flamantes bronces.

La lluvia comenzó a caer mansamente con la bendición, y el brazo de la grúa descendió para que se pudiera enganchar la primera de las campanas, la «San Nicolás de Bari», que es también la más grande, con un peso de 250 kilos. Los asistentes inmortalizaron el momento con cámaras de fotos, y los niños del San Nicolás comenzaron a aplaudir, con gran emoción. Ligera, en apariencia, como una pluma, subió el gran bronce pendiente de la grúa hasta los arcos del último piso de la torre, donde técnicos la recibieron e introdujeron. Esta misma operación se repitió otras dos veces: la campana «Virgen de Arburúa», de 40 kilos, y la «San Francisco Javier», de 185, fueron alzadas sucesivamente hasta lo alto del campanario.

Los nuevos bronces tañerán por primera vez el domingo, si para entonces ya están perfectamente asegurados en su asentamiento. Un mando a distancia permite su puesta en marcha desde la sacristía de manera mecánica, sin necesidad de ejercer el hoy en desuso oficio de campanero.

E. CAMPO
"La Nueva España" (16/12/2005)
  • AVILÉS: Campanas, campaneros y toques
  • CARESA S. L. (VALLADOLID): Inventario de campanas
  • CARESA S. L. (VALLADOLID): Intervenciones
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Nueva España (2005)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 24-09-2018
    Convertir a PDF