AGUDÍN, Rosalía; DÍAZ-RUBÍN, Gonzalo - El Ayuntamiento abre un expediente a la iglesia de El Cristo por el ruido de sus campanas

El Ayuntamiento abre un expediente a la iglesia de El Cristo por el ruido de sus campanas

La Comisión de Sugerencias y Reclamaciones decidirá si sanciona al templo tras la queja de un vecino

La iglesia de El Cristo de las Cadenas - Autor: PIÑA, Álex / EL COMERCIO
La iglesia de El Cristo de las Cadenas - Autor: PIÑA, Álex / EL COMERCIO

Cuando la zona de El Cristo se queda en silencio y corre viento de norte, los vecinos pueden escuchar con todo lujo de detalles el 'Asturias patria querida' que tocan las campanas de La Escandalera. Hay veces que este sonido se mezcla con el repique de las horas de la iglesia de El Cristo de las Cadenas y hacen una melodía conjunta. Pero esta última parece que no es del agrado de todos. La Comisión de Sugerencias y Reclamaciones abrió ayer un expediente administrativo y estudiará si sanciona al templo tras la queja de un vecino y después de que un técnico con un sonómetro detectara que al menos una vez el ruido emitido por las campanas ha superado los decibelios permitidos por la ley.

Fue el administrador de la comunidad número dos de la calle Jardines del Aramo quien presentó la queja ante el registro del Ayuntamiento. Protestaba porque las campanas comienzan a sonar a las ocho de la mañana y, según decía, molestan.

Ciudadanos advierte que ceder el servicio al Principado es ilegal y urge una prórroga

Una denuncia que no comparten muchos otros vecinos que ayer, tras conocer la apertura del expediente administrativo al templo, se mostraron contrarios. «A mí este sonido no me molesta, es más me gusta escucharlo, ya que el ruido que emiten las campanas es el normal», destacó ayer María José Gómez, que a media tarde paseaba por los alrededores del templo. El matrimonio formado por Luis Garriga y Raquel Cadenas comparten esta idea. Viven en uno de los edificios situados tan solo unos metros más allá de la iglesia y «el fragor está integrado en la vida cotidiana, cuando estamos con el crío en el parque ni nos damos cuenta de ellas», ejemplificaron.

Un técnico comprobó que al menos una vez el ruido emitido supera los decibelios permitidos

Por su parte, el presidente de la asociación vecinal de la zona, Ramón del Fresno, dio todo su «apoyo al párroco», que ayer descartó hacer declaraciones, y «a las campanas». «Este santuario es sagrado y su sonido es muy agradable», resaltó. Igualmente, el vecino de la calle Ribera de Arriba Marcelino Pérez no ve «lógica» esta denuncia, ya que el repique es una tradición: «Me presta oírlas cuando paseo por la zona y jamás me molestaron».

Casos parecidos

El de las campanas de El Cristo no es el primer problema por ruido de la ciudad. En 2007, una vecina denunció a los pavos del Campo San Francisco, pero el Ayuntamiento rechazó abrir expediente por no poder «considerar a estas aves como fuente de emisión sonora». En la misma fecha, el reloj de Cajastur tuvo que empezar a hacer sonar el 'Asturias, patria querida' más bajito, tras la denuncia de otro vecinos ante la comisión especial de Sugerencias y Reclamaciones.

Más lejos y con mayor alcance dispararon los vecinos de la plaza Longoria Carbajal que obligaron al Ayuntamiento, por sentencia judicial, a apagar la fuente central de la plaza, ahora convertida en un jardín. Aunque el caso más sonado fue el de la lucha, primero, de una comunidad de vecinos y luego de una vecina para acabar con los ruidos del patio del colegio de La Ería. Pese al aval de los tribunales, el Ayuntamiento llegó a cerrar la pista del centro por la tarde. El caso llegó hasta el Tribunal Supremo que falló en favor del centro este mes de marzo.

Según los datos del último mapa de ruido, de 2010, 140.600 ovetenses conviven con niveles por encima de los límites legales, 55 decibelios durante el día. Claro que la mayor parte proceden del tráfico, al que no se puede abrir expediente sancionador. También, porque el Ayuntamiento tan solo tiene un sonómetro (acaba de aprobar la compra de uno nuevo) y ello limita las mediciones.

La ordenanza municipal de Protección contra el Ruido y las Vibraciones se aprobó en 1993 y se actualizó por última vez en 2000. No es excesivamente restrictiva, por antigua, pero establece límites especiales para las zonas educativas y sanitarias, con máximos en el exterior de 45 decibelios en horario diurno y de 35, en el diurno.

El Cristo era apenas un caserío alargado y disperso a ambos lados de la carretera de Latores que tomaba su nombre de la venerada imagen del crucificado y sus cadenas y coronado por la casona de los Saavedra, que fue prácticamente destruida en la guerra civil junto al resto de edificaciones hasta Buenavista. La reconstrucción de la ermita, precedió al desarrollo, a partir de los 60, de la Residencia Nuestra Señora de Covadonga, el Hospital y más tarde el campus universitario. Las campanas, no molestaban a nadie. Hasta que desde finales de la década pasada se fue completando el desarrollo de Monte Cerrao y las cuatro unidades de gestión alineadas junto a la, ahora, avenida del Cristo de Las Cadenas. Con ellas llegaron los vecinos y con los vecinos, las quejas.

AGUDÍN, Rosalía; DÍAZ-RUBÍN, Gonzalo

El Comercio (16-12-2016)

  • OVIEDO: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Comercio (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2017
    Convertir a PDF