AYUNTAMIENTO DE VELILLA DE EBRO - La Campana del Milagro

La Campana del Milagro

La Campana del Milagro - Autor: AYUNTAMIENTO DE VELILLA DE EBRO
La Campana del Milagro - Autor: AYUNTAMIENTO DE VELILLA DE EBRO

Esta popular leyenda es una de las de mayor difusión en nuestro País y sus ecos han transcendido nuestras fronteras. Una de las leyendas comienza en el año 418 y probablemente esté relacionada con la cristianización del lugar.

Una de las principales narraciones de su origen es bellísima: En muy antiguos y desconocidos tiempos, antes de la venida de los sarracenos, llegó la campana del Milagro a la costa mediterránea cerca de la desembocadura del Ebro y las gentes del contorno se vieron sorprendidas porque flotaba sobre el mar y llevaba consigo dos velas encendidas. Trataron de sacarla del agua, pero cuantas veces se acercaban a ella se hundía y emergía de nuevo cuando abandonaban la empresa. De esta forma comenzó a remontar el río contracorriente, los ribereños intentaban tomarla y entonces se sumergía. Así llegó a Velilla, donde se detuvo; pero nuevamente se hundía o sobrenadaba cuando los hombres se acercaban con garfios para sacarla del agua, sin embargo, no se movía del lugar, como si estuviera decidida a quedarse aquí. En esto se aproximaron tres doncellas y no hicieron más que poner sus manos sobre ella, cuando se elevó sobre el lecho del río, posándose en la orilla.

Encontramos otras alternativas de cómo pudo llegar esta campana a la localidad, bien fuese regalada por San Bonifacio I; por San Paulino de Nola; obsequiada por el rey Godo Wabma, entre otras.

Al poco, según recogen numerosas crónicas, entre ellas las de Zurita, Blancas, Dormer, Gregorio de Argáiz, comenzó a tañer sola principalmente para anunciar desgracias o proclamar algunas venturas. Se cuenta que tañó sola para anunciar la muerte de Fernando el Católico, la de Pedro Arbués, Felipe II, Felipe IV…

Con el paso de los siglos la campana, conocida con el nombre de Milagrosa, se fue deteriorando y resquebrajando, y desde el S. XVII comenzaron a tocar otras dos campanas sin intervenir mano humana alguna, la “María Nicolasa” y la “Águeda”, que posiblemente esta última, fuese obsequiada por el rey Fernando II “El Católico” a la localidad velillense en gratitud por los tañidos emitidos en el intento de asesinato hacia su persona en el año 1492. Esta última campana se conserva intacta, sin modificación ni refundición alguna y puede verse en lo alto de la Ermita.

AYUNTAMIENTO DE VELILLA DE EBRO

Ayuntamiento de Velilla de Ebro (00-00-2016)

  • VELILLA DE EBRO: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas milagrosas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Ayuntamiento de Velilla de Ebro (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-03-2017
    Convertir a PDF