SORIANO, Lola - La recogida de firmas de apoyo a las campanas de San Nicolás se amplía a tres barrios de Valencia

La recogida de firmas de apoyo a las campanas de San Nicolás se amplía a tres barrios de Valencia

Vecinos de la Petxina, Sagunto y Botánico se suman a la campaña para que se mantenga la tradición de los toques

La prohibición dictada por el gobierno municipal para que no suenen las campanas de San Nicolás y ni la campana del reloj de San José de la Montaña ha generado la movilización cívica de vecinos y colectivos culturales. Si la pasada semana vecinos y comercios del Carmen iniciaban una campaña de recogida de firmas para exigir que vuelvan a sonar y que se mantenga la tradición, desde el miércoles han comenzado a sumarse los residentes y comercios de tres barrios más de la ciudad.

La asociación Mestres Campaners, la más antigua de toda la Comunitat Valenciana y fundada en 1989, se ha unido a la iniciativa y ha extendido la petición de respaldo a la iniciativa popular a tres barrios, concretamente al barrio de Sagunto, donde se encuentran iglesias como la de Santa Mónica; en el barrio de Botánico, donde suenan las campanas de la parroquia de San Miguel y San Sebastián y en San José de la Montaña, en la Petxina.

Uno de los componentes de este colectivo de campaneros, Raúl Rubio, el miércoles mismo inició el reparto de hojas de apoyo en la calle Quart. Uno de los puntos referentes donde los vecinos pueden sumarse a la iniciativa se encuentra en Flores Lliso, una floristería centenaria que se fundó en 1886. Ángeles Ibáñez, empleada de este negocio, explica: «No entiendo por qué no quieren mantener esta tradición cuando debería permitirse como una excepción de la ordenanza del ruido. Hace años vivía en un pueblo de Cuenca, cerca de una ermita, y para mí era algo especial poder oír las campanas. Con la cantidad de problemas que hay que solucionar en Valencia, como el paro, no sé por qué se meten en estas cosas», indica.

Otro de los negocios que también recoge firmas es 'La Casa de las pieles', en la calle Quart 74. Su responsable, Concha Sabater, tampoco entiende por qué se ha prohibido. «A mí no me molestan, además es algo que se ha hecho siempre. Vivo en el centro y estoy acostumbrada a oír las campanas de las iglesias del centro histórico y la verdad es que me gustan porque también me ayudan a orientarme y saber en qué hora estamos», comenta.

Raúl Rubio, como componente de Mestres Campaners, detalla que también van a buscar el apoyo de otros colectivos campaneros «como los de la Canal de Navarrés. No podemos permitir que cambien las tradiciones». Rubio añade que son una asociación apolítica, «pero defendemos la tradición, la cultura y los temas religiosos».

Este colectivo, que potencia el toque de campanas durante las fiestas de algunas barriadas, como en la iglesia de San Martín; San Esteban; San Valero; Santa Mónica (con el Cristo de la Fe) o Santo Tomás (por Sant Bult) tiene previsto reunirse hoy con la concejal de Medio Ambiente, Pilar Soriano, para hablar del tema. «Sería mejor llegar a acuerdos y dialogar, en lugar de prohibir», dicen Rubio y Vicent Mesa, este último fundador de la entidad, junto con los ya desaparecidos Vicente Belenguer -último campanero de San Nicolás- y Enrique Martín.

«Las campanas ya recibieron ataques con la desamortización de Mendizábal, luego en la guerra civil porque se fundieron para hacer armas y ahora no las dejan sonar», añade Vicent Mesa.

Por su parte, los vecinos y comercios del Carmen que fueron los primeros en recoger las firmas ya cuentan con 400 apoyos y, además, en Change.org se ha iniciado una campana online que ya ha recibido 1.000 firmas.

Francesc Llop, presidente de la asociación Campaners de la Catedral de Valencia, también defiende que «se mantenga la tradición. Hay que buscar una solución y llegar a acuerdos entre la cultura y el bienestar de la gente».

Por otro lado, las congregación que regenta la iglesia y colegio de San José de la Montaña ha recurrido la prohibición municipal de tocar la campana que da sonido al reloj histórico del templo.

Es la primera vez, desde que se creó el reloj manual en 1925, que se silencia el sonido. Las monjas aseguran que el reloj fue declarado por la Generalitat Bien de Relevancia Local (BRL) y añaden que el toque de la campana para marcar las horas forma parte de este reconocimiento patrimonial. «Hay muchos vecinos que vienen a preguntar por qué no suena. Vamos a hablar con Patrimonio para que se ratifique en la importancia del reloj», añaden.

Llop, como experto en campanas, detalla que «es un reloj singular porque es el único que queda a 100 kilómetros a la redonda que es de cuerda manual y que se mantiene sin variaciones. Tiene suficiente valor como para mantenerlo».

SORIANO, Lola

Las Provincias (02-02-2017)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • LLOP i BAYO, FRANCESC (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-04-2017
    Convertir a PDF