PARRILLA, José - La Iglesia se prepara para la vía administrativa y judicial

La Iglesia se prepara para la vía administrativa y judicial

Asegura que la ordenanza municipal exime a los campanarios y acusa al consistorio de prevaricación

La iglesia de San Nicolás, otra de las conminadas a clausurar su campanario, tiene previsto presentar una alegación ante el Ayuntamiento de Valencia y al mismo tiempo prepara una denuncia contra el consistorio por dos posibles delitos de prevaricación y contra el sentimiento religioso.

Según explicó el abogado Alfredo García, la base de ambas iniciativas es la propia ordenanza municipal de contaminación acústica, que exime de cumplir con el límite máximo de decibelios «la realización de toques de carácter manual por su valor histórico y patrimonial, especialmente en el campanario de la catedral de Valencia».

La alegación seguirá la vía administrativa, es decir, tendrá que resolverla el propio consistorio. Y la denuncia seguirá la vía judicial. El delito de prevaricación se habría cometido, según el letrado, al dictar una orden a sabiendas de que la normativa vigente permite ese toque de campanas. Y además, tal decisión podría constituir un delito contra los sentimientos religiosos.

Según Alfredo García, la denuncia ya está prácticamente redactada y ahora será el propio párroco de San Nicolás el que tenga que darle el visto bueno. El letrado asegura que el Arzobispado de Valencia ha delegado en él todas las iniciativas en este sentido. Precisamente, fuentes del Arzobispado aseguraron ayer a Levante-EMV que el asunto está siendo estudiado por los servicios jurídicos, sin entrar a valorar la oferta de diálogo que les ha hecho personalmente el alcalde de Valencia, Joan Ribó. El alcalde se mostró claramente partidario de mantener el toque de las campanas y su propuesta es utilizar todos los medios técnicos posibles, que los hay, asegura, para rebajar el sonido de las campanas y adaptarlo a lo dispuesto en la ordenanza municipal de contaminación acústica.

PP: «Ribó miente»

Ayer el presidente de la gestora del PP de Valencia ciudad, Luis Santamaría, criticó la actuación del equipo de Gobierno municipal al eliminar el toque de campanas de la Iglesia de San Nicolás «sin consenso previo y con unas formas que rozan la prevaricación».

Santamaría ha acusado al alcalde, Joan Ribó, de mentir al hablar de «numerosas quejas vecinales», ya que «sólo hubo una y fue de un simpatizante de Compromís».

Y sobre un posible delito de prevaricación, Santamaría asegura que la ley autonómica contra la contaminación acústica, en su disposición adicional primera, exime del cumplimiento de la norma general de «niveles de perturbación máximos» a todos los actos de carácter «oficial, cultural, festivo, religioso y otras análogas».

Además, en la ordenanza municipal de esta materia su artículo 15 establece que la prohibición del empleo de dispositivos sonoros en espacios públicos no es aplicable a «los toques de campanario».

PARRILLA, José

Levante - El Mercantil Valenciano (06-02-2017)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Levante - El Mercantil Valenciano (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-09-2017
    Convertir a PDF