MARTILLO MONSERRATE, Jorge - La amistad de san Jerónimo y el mono de Chongón

La amistad de san Jerónimo y el mono de Chongón

Una persona toca la estatua del mono. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO
Una persona toca la estatua del mono. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO

A bordo de un bus se llega a Chongón, parroquia urbana de Guayaquil, ubicada a la altura del kilómetro 26 de la vía a la costa. Es domingo. En la iglesia, los feligreses aguardan a la misa del mediodía.

En el altar, reina un Jesús crucificado y a su izquierda, san Jerónimo sosteniendo una biblia. En el parque, a unos 300 metros, encaramado en un pedestal está su amigo, el mono.

Se trata de una amistad que comenzó hace 482 años, la cuenta José Gabriel Pino Roca en Leyendas, tradiciones y páginas de la historia de Guayaquil, libro publicado en 1930.

En 1534, cuando el conquistador español Juan Enrique de Guzmán llegó a Chongón, los nativos le rendían culto a varios ídolos, entre los cuales sobresalía “un simio, en actitud de saltar, groseramente tallado en piedra gris dura”, describe Pino Roca.

La imagen de san Jerónimo, una tradición traída por los españoles. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO
La imagen de san Jerónimo, una tradición traída por los españoles. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO

En Chongón, el 30 de septiembre de 1539, los padres dominicos celebraron la primera misa presidida por la imagen de san Jerónimo en una capilla levantada frente al mono. Pero los mismos nativos que asistían a misa y que se postraban ante san Jerónimo, apenas salían de la iglesia se rendían ante su idolatrado mono de piedra que mostraba su espalda al templo.

El tiempo pasó pero esa profana adoración no. Una noche, la paciencia de fray Baltazar de la Cava se agotó y ordenó desalojar al ídolo y abandonarlo monte adentro. A la siguiente misa no asistieron los nativos, los únicos feligreses eran los mismos soldados españoles que habían desaparecido el monolito.

La torre de la iglesia San Jerónimo, que está ubicada en la parte central de Chongón, parroquia de Guayaquil. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO
La torre de la iglesia San Jerónimo, que está ubicada en la parte central de Chongón, parroquia de Guayaquil. - Autor: MARTILLO MONSERRATE, Jorge / EL UNIVERSO

Cierta mañana san Jerónimo también desapareció de la iglesia. Después de intensas búsquedas, los soldados encontraron a san Jerónimo junto al ídolo en el sitio donde habían abandonado al mono.

Pero el sacerdote no estaba conforme. Una noche ordenó enterrar al mono en un lejano pozo. Y volvió a desaparecer san Jerónimo. Entonces, sin la protección del santo, ni la del mono, la desolación se apoderó de Chongón. Sin embargo, la tranquilidad volvió a esta localidad cuando se desenterró al mono, en ese mismo sitio también estaba la estatuilla del santo. Entonces los comuneros y la iglesia pactaron una convivencia pacífica: el santo en la iglesia y el mono en la plaza.

Desde entonces reza el adagio: “Grandes amigos e inseparables son, san Jerónimo y el mono de Chongón”.

En una publicación sobre la costa y Chongón, la historiadora Silvia G. Álvarez señala que antiguamente el mono cumplía un papel importante porque su presencia anunciaba los cambios de las estaciones: “(...) él era el guía, prácticamente mostraba todas las facetas de la naturaleza (…). Dice la costumbre que hay que besarle el rabo al mono en señal de suerte”.

En estos días, en ese sector de Chongón existe una edificación municipal entre la iglesia donde está san Jerónimo y el parque del mono. Incluso hay gente que aún llega a besarlo.

MARTILLO MONSERRATE, Jorge

El Universo (08-08-2016)

  • SANTIAGO DE GUAYAQUIL: Campanas, campaneros y toques
  • Campanarios: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Universo (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 24-07-2017
    Convertir a PDF