BORGNA, Hugo; CERVELLINI, Sandra - Campanas y sentires

Campanas y sentires

Sensaciones y sentimientos

Si hay algo que transmite belleza y armonía, esas son las campanas. Si algo resulta siempre grato y musical, ellas son las campanas.

Son una especie de aves quietas que, a pesar de ese límite, logran la realidad del vuelo. Inspiradoras, ayudan en distintas funciones de los hombres. Son un plato universal que se sirve en el oído.

Hay orquestas formadas exclusivamente por ellas, las que ejecutan complejas composiciones. Como regalo, las campanas constituyen un bello valor estético con sonido; pueden incitar a cantar y también ser útiles para pedir (sin imponer) silencio en las reuniones. Transmiten, mediante las diversas formas de ser tocadas, noticias de cronología y de luz y sombra a las comunidades; son útiles asimismo para otras funciones: como llamadores en lugar de los timbres, como colaboradoras imprescindibles en la limpieza de las domésticas cocinas e, igualmente valen como modo de dar poesía a los relatos de fútbol (un relator dice “suenan las campanas del ocaso” cuando un partido está por terminar); ayudan en la moda, dándole forma precisa a la “caída” de la ropa. Asimismo (casi nunca la felicidad es completa) tiene un uso –para nosotros indigno- por parte de los delincuentes, cuando llaman “campana” al que hace la función de avisar que hay peligro para sus acompañantes cómplices, manchando así la nobleza de origen de la sonora y cotidiana compañera. Se estima que este instrumento de una sola nota -que pese a eso tanto dice- tiene su origen etimológico en la región italiana de Campania, donde se utilizó por primera vez.

Como vemos con frecuencia en las películas ambientadas en tiempos pretéritos, era el modo de comunicar noticias en las campiñas europeas: las felices de la unión de las parejas, de los nacimientos, como sutil recordatorio de que es hora de ir llegando a la iglesia para la misa, y la extremadamente alegre (y soñada) de que ha terminado una guerra. En otro modo de los mensajes, la despedida acongojada a los que ya no podrán oírlas.

Su sonido puede reflejar cabalmente cada momento; que tenga una sola nota, no es un límite sino un punto de partida. En todos los casos, la imaginación y la inspiración pueden conseguir que su mensaje suene distinto. Comunicar acariciando el oído, y eso no es poca virtud.

Siempre están allí, a mano para hacer que el lenguaje sea gratamente expresivo en los dos extremos del sentir: decimos que estamos “escuchando campanas” cuando queremos expresar que estamos felices y, en el otro extremo, pueden llegar a ser profundamente inspiradoras en la escritura a partir de la expresión triste de “doblar” campanas.

Lo asumió John Donne cuando poéticamente dijo por quién están doblando las campanas. Ellas dieron un importante acompañamiento a una obra mayor de la literatura, de autoría del estadounidense Ernest Hemingway, premiado con el Nobel.

“Por quién doblan las campanas” es una profunda novela que exhibe la negatividad de la guerra y el valor supremo del amor como elemento de salvación. Los personajes no son guerreros con ansia de matar sino seres humanos puestos sin quererlo en una contienda armada; ellos quieren y palpitan la vida, pero no pueden cambiar las reglas. Hemigway necesitaba algo decisivo para completar y definir su imagen y recurrió a la poesía de John Donne, a la que puso como prólogo del relato.

¿Quién sabe? Es posible que, ahora que las hemos nombrado, alguna campana nos esté respondiendo: ellas se comunican en todo momento a pesar de que, ocasionalmente, estén haciendo silencio.

Especial para LA OPINION de Rafaela

BORGNA, Hugo; CERVELLINI, Sandra

La Opinión (03-06-2017)

  • RAFAELA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Opinión (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 17-12-2017
    Convertir a PDF