ÁLVAREZ LÓPEZ, Aristóteles - Descubren tesoro cultural en pueblo de San Joaquín

Descubren tesoro cultural en pueblo de San Joaquín

Dirección de cultura debe tomar acciones inmediatas

Reliquias son mudos testigos del heroísmo y coraje de cientos de hombres del más alto nivel cultural del mundo occidental.

Foto124832

En una humilde capilla del pueblo de San Joaquín (de Omaguas) ha sido encontrado un verdadero tesoro cultural de la Amazonía: un crucifijo, la imagen tallada de San Joaquín, una campana de bronce, entre otras reliquias que acompañó el trabajo de evangelización y civilización que desarrollaron los padres jesuitas en la Amazonía durante los siglos XVII y mediados del XVIII.

Constituyen verdaderas obras de arte, que fueron traídos por los misioneros jesuitas para realizar su obra evangelizadora. Estas reliquias son mudos testigos del heroísmo y coraje de cientos de hombres del más alto nivel cultural del mundo occidental, que durante más de 130 años (1637 a 1768) forjaron la historia de la civilización y la evangelización cristiana en la cuenca del Amazonas del Perú, ajenos a todo interés material de riqueza y poder. Ellos, junto con los misioneros franciscanos del Convento de Ocopa (Junin), fueron los iniciadores del proceso de mestizaje cultural del hombre peruano amazónico de hoy.

Como lo expresé en un trabajo sobre Samuel Fritz , “Gracias a su heroico trabajo, estos hombres, aun a costa de sus propias vidas, formaron pueblos, organizando y conduciendo -además- la tenaz resistencia de las poblaciones indígenas, contra las invasiones y crímenes de la armada y los bandeirantes portugueses.

A pesar del poco interés de la corona española por defender estos territorios, logró preservarse lo que hoy existe como Selva Amazónica del Perú. Nuestra República heredó el sacrificio de estos extraordinarios hombres, a quienes debemos nuestra perenne gratitud y reconocimiento”.

Estas reliquias acompañaron al todavía desconocido -en nuestro país- padre jesuita SAMUEL FRITZ, verdadero genio humano, quien en 1691 trazó por primera vez para conocimiento de la humanidad el PLANO DEL GRAN RÍO AMAZONAS, con tal aproximación y precisión de detalles que nos causa asombro Pareciera que hubiese sido trazado por el vuelo de un águila.

EL PLANO DEL GRAN RÍO AMAZONAS

Sobre su célebre Plano el propio Fritz nos dice en su Diario: “Para conocimiento mejor y noticia universal deste gran río Marañón o Amazonas, hice este mapa geográfico con no poco trabajo y sudor, habiéndolo navegado en la mayor parte de su carrera hasta donde es navegable. Y aunque hasta ahora han salido tantos mapas, sin perjuicio de nadie digo que ninguno dellos ha  sido con la accuración debida, porque, o no vieron ni tomaron las alturas deste gran río, o los sacaron de autores que con sus escritos los dejaron confusos. Yo, con este nuevo descubrimiento de todo este río de Amazonas, que hice y saqué a luz, no me precio como de acciones de mi empeño, cuando se han visto en esta misma  empresa otros mayores empeños de la industria humana o mallogrados (sic), o estorbados de suerte que ninguno hasta ahora ha podido conseguir sus intentos; sino lo publico como obra encaminada totalmente de la providencia divina, que aun para usar de mí como de instrumento, primero me quiso postrar con achaques mortales”.

EL PATRONO DE FRITZ: SAN JOAQUIN

Sobre la imagen de San Joaquín, el referido Diario del padre Samuel Fritz, también nos da cuenta que fue San Joaquín de los Omaguas el pueblo que fundó en 1687, y donde residió durante muchos años este hombre de ciencia, considerado sabio y santo, por ser más cercano a las Misiones a su cargo, que llegaban desde la desembocadura del río Napo hasta más allá del río Negro (actual territorio del Brasil). Dice Fritz que “la reducción de San Joachim de Omaguas es principio de mi misión”. A su vez Pablo Maroni nos cuenta que San Joaquín fue el santo que escogió Fritz por patrón de su apostólica obra misionera, por haber sido devoto desde sus tiernos años, y que al embarcarse en Cádiz (1684) para su misión “en las Indias”, le fue entregado por la Duquesa de Arcos y Aveiro “un lienzo del glorioso patriarca, diciendo que era para la primera misión que se fundase de nuevo entre los gentiles del Marañón”, que era como entonces se conocía al Amazonas. Según Maroni, Fritz solía decir que “en sus mayores aprietos y trabajos que se le ofrecieron en aquella misión, su principal recurso había sido siempre el glorioso patriarca, y que harto tuviera que decir si quisiese referir uno por uno los favores y prodigios que había alcanzado de Dios mediante su patrocinio” .

LA CAMPANA DE SAMUEL FRITZ

Sobre la CAMPANA de bronce que obra en San Joaquín, Fritz da cuenta de su existencia en el Memorial entregado en persona -durante su viaje a Lima- al entonces Virrey del Perú el conde de la Monclova (1692),  donde refiere: “hasta ahora, por siete años no he tenido ayuda ninguna, [y sólo cuenta para su misión] con un altar portátil con un ornamento hecho un andrajo, y una campaña pequeña…”.  Asimismo, nos relata en célebre Diario que el 7 de setiembre de 1695 “los Caumaris infieles asaltaron de repente al pueblo de San Joachim. Al ruido de la pelea y clamor de las mujeres y niños, acudí yo también con mi cruz á morir  con o por mis neófitos, mandando al mismo tiempo tocar las campanas […], tengo por muy probable, al sonido de las campanas, que nunca habían oído, huyeron los agresores, habiendo quedado de los míos dos solos heridos con lanzas envenenadas”. Entonces, esta campana ayudó a salvar muchas vidas, entre ellas las del propio Samuel Fritz.

EL CRUCIFIJO

Es seguro que el crucifijo encontrado acompañó a Fritz durante muchos años de su labor evangelizadora en el Amazonas. Es pequeño. El material y la técnica empleadas corresponden al siglo XVII. Todas estas reliquias necesitan ser inmediatamente protegidas y luego restauradas. Su valor histórico y cultural es incalculable. Es el testimonio material de una incomparable obra civilizadora en la cuenca del Gran Río Amazonas. Es un verdadero prodigio que hayan permanecido ocultas detrás de capas de moho y pinturas hechas por manos inexpertas de hombres sencillos que por generaciones, durante siglos, sin  proponérselos -y probablemente sin conocer su valía- los protegieron del saqueo de los tesoros culturales de nuestra Amazonía. La pista para su ubicación nació de una informal conversación con el párroco de la ciudad de Nauta padre Rafael Gonzáles Saldaña. Su custodia está a cargo de la “animadora” de la Paroquia del pueblo de San Joaquín doña Rosaura Saldaña Arimuya. Este pueblo se ubica a la margen izquierda, río abajo, del encuentro de los dos colosos (Marañón y Ucayali) que dan origen al más caudaloso de los ríos del mundo. Deben tomarse urgentes acciones para proteger y custodiar en el mismo lugar donde se encuentran este valioso tesoro cultural.

ÁLVAREZ LÓPEZ, Aristóteles
La Región - Diario Judicial de Loreto (08-08-2012)

  • SAN JOAQUÍN DE OMAGUAS: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Región - Diario Judicial de Loreto (2012)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 18-10-2017
    Convertir a PDF