CASTAÑO, Joan - Orgue, ministrills i campanes

Orgue, ministrills i campanes

Hoy, día del «Cap de l'Octava» de la festividad de la Asunción, tras cantar en Santa María la última de las Salves de este año, tendrá lugar un concierto de campanas. Un concierto con el que se quiere recordar la actuación que se llevó a efecto en el año 2003. Tras abrir el campanario de la Basílica a las visitas públicas, hubo necesidad de restaurar las campanas, que, poco a poco, habían ido enmudeciendo por deterioro de su sistema de funcionamiento. En aquel momento el Patronato del Misteri d'Elx, con Joaquín Serrano y Jaime Brotons, realizó las gestiones oportunas para llevar a efecto dicha restauración, que se encargó a la empresa murciana Relojería Valverde.

Las campanas, que son la voz del templo, forman parte de la Festa d'Elx. Por ejemplo, para anunciar las diferentes celebraciones, pero también para enfatizar las aperturas del cielo o los momentos culminantes de la obra, como la coronación de la Virgen. Así lo indica la consueta de 1625, al señalar que cuando se abre el cielo han de sonar «orgue, ministrils i campanes».

La torre campanario de la Basílica se levantó como edificio anexo a la iglesia, ensamblada con la misma, y su base ya formó parte de la iglesia renacentista de Santa María, la anterior a la barroca que hoy conocemos. Tiene una puerta independiente situada en la plaza de Santa María, pero también puede accederse desde el interior del templo. La subida se realiza mediante una escalera de caracol hasta el lugar donde están colocadas las campanas y por otra pequeña escalera de madera hasta la terraza superior. En el ascenso encontramos dos pequeñas estancias, que sirven de descanso, y que son las habitaciones que antiguamente ocupaba el campanero y su familia.

En la parte superior de la torre se hallan las cuatro campanas. Al norte, la llamada «Ave María», que es la de menor tamaño, aunque la de mayor antigüedad; fue realizada en 1654 por el maestro campanero Luis Aries, por orden del fabriquero Juan Caro, según consta en una inscripción existente en su bronce. Pesa 238 Kg. y tiene un diámetro de 68 cm.

Al este hallamos la campana «María Bárbara» que, construida originalmente en el siglo xviii, fue refundida en 1984, tras romperse durante las representaciones del Misteri. Su nueva inscripción hace referencia al II Centenario de la Consagración de la Basílica, celebrado en dicho año, y a la empresa que realizó la reconstrucción: Salvador Manclús, de Valencia. Pesa 408 kilos y tiene un diámetro de 89 centímetros. Era la utilizada para tocar «a núvol», es decir, se volteaba en caso de tormentas, para conjurar el riesgo de pedriscos. Y, naturalmente, es una de las dos campanas que se usan para anunciar la aparición del Núvol o Mangrana de la Festa.

Al sur se sitúa la campana llamada «Dijuny» o Ayuno, que presenta una inscripción latina inspirada en el evangelio: «Guárdate de hacer ayunos como un hipócrita». Fue construida en 1719, pesa 900 Kg y su diámetro es de 106 cm. Indican los expertos que su timbre es similar a la de la campana de Calendura. Finalmente, la campana mayor, situada al oeste de la torre, es la llamada «María de la Asunción», también de 1719. Su inscripción latina indica: «Asunta es María al cielo, se alegran los ángeles». Su peso es de 1.172 Kg y su diámetro de 122 cm.

También se conserva la matraca de madera, que sustituía a las campanas en los oficios de Semana Santa. Y hasta hace unos años existía un esquilón, de timbre agudo, usado para avisar del momento de la consagración de la misa o «alçar a Déu».

José Pomares Perlasia, investigador del Misteri d'Elx y miembro de un extenso linaje de campaneros de Santa María, indica que la electrificación de las campanas de la Basílica se produjo en 1958, con lo que desaparecieron los toques manuales que avisaban a los ilicitanos: toques de misas -diferentes para festivos y diario-, toque de «cuarto de hora», de fiestas (repique de campanas pequeñas, alternando con volteo de las grandes) o de fiestas de la Virgen (repique de las campanas pequeñas y volteo de Dijuny).

Especial interés tenían los toques de los entierros porque con los mismos se podía saber la edad y el sexo del difunto e, incluso, la clase de sepelio. Destaca de manera especial el toque llamado «drenc», un badajazo simultáneo de todas las campanas, dos si el difunto era mujer, y tres, si era hombre.

En 2003, para celebrar la restauración de las campanas, el Gremi de Campaners Valencians, dirigido por el experto Francesc Llop i Bayo, ofreció un concierto con el que se mostró la riqueza de la música de campanas cuando son accionadas de manera manual. Este agosto se ha programado un nuevo concierto, que nos volverá a retrotraer a épocas pasadas. Y nos harán recordar, como indicó el propio director Llop, que el sonido de las campanas es la música más antigua que conservamos del Misteri d'Elx. Cuatro órganos se han sucedido en Santa María desde el setecientos; las voces de los cantores cambian de generación en generación, los ministriles fueron eliminados?, pero las campanas nos siguen ofreciendo notas idénticas: una de ellas desde la mitad del siglo XVII, y otras dos desde los primeros años del XVIII.

CASTAÑO, Joan

Diario Información (22-08-2017)

  • ELX: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario Información (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 21-10-2017
    Convertir a PDF