HEVIA BALLINA, Agustín - Campanas de repique a fiesta por Poreño

Campanas de repique a fiesta por Poreño

A la tercera va la vencida, decimos en nuestra expresividad de todos los días. En el caso no ha sido sino a la sexta, cuando el nombre de Poreño saltó a la fama. A las dos de la tarde, como si hubiera sido el famoso “Eran las cinco en punto de la tarde” lorquiano, cuando sonó la campanada definitiva en todos los relojes: los corazones de los vecinos de Poreño latían en un unísono acelerado. Había intuiciones, había esperanzas, había pavor a la desilusión. No hubo falta más que oír, con la primera campanada, la noticia ansiada, la noticia que hizo brincar de gozo, de una alegría desbordada a todos los vecinos. Un grito unánime de “Viva Poreño. Lo conseguimos, lo conseguimos”. Y ya todo fue alegría y jolgorio de un pueblo que casi no se lo creía; que los !vivas¡ eran por ellos mismos, por la unión, por compartir tantos momentos de tensión, de ganas de tirar la toalla, de nunca desistir de un empeño tan noble.

La directiva de la Asociación de Vecinos no daba abasto a repartir abrazos, contento e hilaridad compartida. La meta había pasado de la esperanza a la realidad y todo era efusiones del más acendrado gozo.. La primera reacción fue la de, como se decía en el lenguaje tradicional, mandar un propio que tocara sin parar la campana de su capilla. El propio mandado repicó hasta que se agotó de la ilusión, con que daba volteo a su campana, a la campana de su capilla, que, poco ha, habían aprendido se había levantado en 1652, la que llevaba entre los timbres de su glorias las armas de la Casa de Hevia, cuyo mayorazgo ostentaba el título de “Señor del Coto de Poreño y de Sorribas”. Seguramente que la histórica campana que lleva la fecha de 1767 no había tenido ocasión de festejar acontecimiento más importante.

Una nueva historia vivida comunalmente había empezado, hace seis años, en 2011, enlazando con aquella fecha tan vivencial de la fundación de la Capilla en 1652. Ayer repicaron a gloria tantas veces, hoy repicaban a fiesta, convocando a todo el vecindario y a todos los pueblos vecinos, Celada, Valdebárcena, Amandi, Pandenes, Fresnedo, Lugás y los Villares. Convocando sí a toda Villaviciosa, a Asturias entera, porque Poreño estaba de fiesta, podría decirse de fiesta mayor. El binomio tan ansiado “Poreño” y “Pueblo Ejemplar” acababa de cerrarse, de hacerse unido, de hacerse una sola cosa. Ya inseparablemente, nadie podrá arrebatárselo, será por perennidad de perennidades “Poreño, Pueblo Ejemplar”. Decir “Pueblo ejemplar” es decir múltiples cosas que implican paradigmas, modelos, ser espejo para otros pueblos.

Atrás quedaban tantas cosas, las más, positivas, las menos, para el olvido generoso: sextaferias o “sastiferias” , cuidado y arreglos de hórreos y paneras, limpieza y arreglo de caminos y lo que remató las faenas: publicar un libro de más de 300 páginas, con la Historia, con la documentación exhaustiva de casi 1.100 años, a petición de la Asociación de Vecinos “La Capilla”, que Alvaro Solano Fernández-Sordo, con maestría sin igual, pergeñó y que el Ayuntamiento de Villaviciosa ejerció el mecenazgo, altamente, también ejemplar, ofreciéndonos a todos una edición hermosa y muy lograda.

¡Vecinos de Poreño! ¡Vecinos de “Poreño, Pueblo ejemplar”. Por vosotros repican a fiesta las campanas de Asturias entera. A vosotros os convocan a empezar de nuevo. El clásico “Nunc Coepi”, ahora estoy dando comienzo otra vez. Mejor hoy que mañana ya habéis

Recibido lo que ansiábais, ya sois “Pueblo Ejemplar”,

HEVIA BALLINA, Agustín

La Nueva España (05-09-2017)

  • VILLAVICIOSA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (epigrafía, descripción): Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Nueva España (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-11-2017
    Convertir a PDF