VERANO, Abel - El párroco de Montealegre bajará el volumen de las campanas de la iglesia

El párroco de Montealegre bajará el volumen de las campanas de la iglesia

Eleuterio Castanedo acata la orden del Obispado y dice que el problema es que el pedáneo de Sámano tiene un chalé en la zona y le molesta el ruido

La polémica generada en torno al elevado volumen de las campanas del barrio de Montealegre, en Sámano, tiene los días contados. El párroco Eleuterio Castanedo, 'Terio', ha entrado en razón. Ha dado su brazo a torcer y reducirá el sonido de las campanas. De este modo acata la orden dada por el Obispado de Santander en la que se le instaba a que llegase a un acuerdo con el Ayuntamiento sobre la potencia que deberían tener las campanas.

Aunque en un principio el pedáneo de Sámano, Javier Eguren, dijo que el volumen no se podía bajar y que la única opción era silenciar el campanario, ahora, el párroco aclara que dependiendo de cómo sea el mazo y la distancia que tenga respecto a las campanas, puede variarse el volumen. «El pedáneo no tiene ni idea. El único problema que hay aquí es que Eguren se ha comprado un chalé debajo de la iglesia y le molesta el ruido».

A pesar de su decisión, Eleuterio sigue insistiendo en que el «sonido es legal». «Han venido de Bilbao a hacerme mediciones y dicen que el sonido se ajusta a la ley». Es por lo que reitera que desde el Ayuntamiento de Castro Urdiales se han hecho las mediciones mal. El Consistorio llegó a cifrar en 72 decibelios el sonido que emana del templo de Montealegre, el doble del permitido en la Ordenanza de Ruidos. Respecto a la posible multa de 2.500 euros a la que se enfrentaba en caso de no acatar la orden del Ayuntamiento, el párroco fue muy conciso. «De la multa no sé nada. A mí no me han notificado ninguna sanción».

Ayer, el concejal de Medio Ambiente, Pedro Quintana, desconocía la decisión del párroco. Y es que Eleuterio todavía no se ha puesto en contacto con el responsable del área para comunicarle que en los próximos días unos técnicos de campanas se trasladarán hasta la pedanía para adaptar el volumen del campanario a la Ordenanza. «No sé cuando van a venir los técnicos a reducir el sonido», insiste el párroco.

Algunos vecinos, satisfechos

La decisión del cura acaba con la particular pesadilla de Amaya, Óscar y su hijo Iker, vecinos de Montealegre que llevan soportando este ruido desde hace más de un año. Esta familia denunció hace tiempo, en el Ayuntamiento, que el volumen de sonido emitido por las campanas del reloj de la iglesia de San Andrés se había convertido en una auténtica pesadilla. Ante esta situación, los servicios técnicos del Consistorio procedieron a medir los niveles de ruido producidos por las campanas, dando como resultado el doble del nivel permitido.

Pero en el barrio de Montealegre hay voces dispares sobre este asunto. Algunos vecinos, los más devotos, aseguran que el ruido de las campanas no les ha molestado nunca. «Llevamos toda la vida viviendo aquí y nunca nos ha molestado el ruido, y eso que estamos al lado de la iglesia», comentaba una vecina ofendida por la denuncia de Amaya y su marido. «En todos los pueblos en los que hay iglesia, se escucha el repicar de las campanas. Es normal. Además, yo desde mi cocina no escucho ningún ruido», señalaba otro vecino del entorno. En cualquier caso, las normas están para cumplirlas y es lon que deberá hacer 'Terio'.

VERANO, Abel

El Diario Montañés (05-10-2010)

  • CASTRO URDIALES: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Diario Montañés (2010)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 14-11-2018
    Convertir a PDF