PÉREZ, Pilar - Enmudecen campanas en Huaquechula, costumbre de ofrendas se modifica tras terremoto

Enmudecen campanas en Huaquechula, costumbre de ofrendas se modifica tras terremoto

Este año no resonarán las campanas de este municipio para anunciar la llegada de los fieles difuntos. Habrá 39 altares monumentales con los que recibirán a los muertos, pero la festividad se verá mermada por las pérdidas materiales que el terremoto del 19 de septiembre causó a sus habitantes.

Los turistas tendrán un recorrido diferente esta temporada, pues en cada calle es posible percatarse del sufrimiento de las familias debido a la destrucción de su patrimonio ya que este fue uno de los 112 municipios con más daños el mes pasado, cuando la tierra se cimbró.

A pesar de la pena que embarga a quienes se quedaron sin su patrimonio, todas las familias de las personas que murieron durante el último año en el municipio decidieron montar sus altares monumentales, alguno con más dificultades que otros.

La tradición marca que cada primero de noviembre en punto de las 14:00 horas se hacen sonar las campanas del templo San Martín de Tours, para recibir a los fieles difuntos, quienes por un día visitan el mundo de los vivos, pero este año el terremoto del 19 de septiembre cambió los planes.

El templo está semidestruido, el campanario es inservible por lo que por primera vez desde que existe la tradición no habrá un repique con el cual se haga el anuncio correspondiente de la llegada de las almas al mundo terrenal, no obstante, las familias las estarán esperando y las guiarán hasta los altares que fueron elaborados justo para las personas que murieron durante el último año.

Este año murieron, en el municipio de Huaquechula, 37 personas. Uno accidentado (ahogado), dos niños y 33 adultos fallecieron por muerte natural, por lo que será la cantidad de ofrendas que se colocarán además de otras tres que, se dice, están dedicadas a las víctimas por el terremoto.

Recibirán con cariños a las almas

Panorama diferente es el de la familia de Alfredo Gracia quien perdió a su mamá a principios de este año a causa de una enfermedad y le dedicará el altar que es una réplica de altar mayor del Templo de San Martín Tours, de quien era devota ella y su padre, quien tiene más de 90 años de vida.

La casa de esta familia no sufrió graves afectaciones más allá de unas grietas, por lo que la instalación del altar tampoco representó un problema, hablando económicamente. Ellos darán una bienvenida a los turistas con los alimentos y chocolate en bebida que se acostumbra.

Para Alfredo la llegada de los fieles difuntos es una bendición, pues saben que esta es la fecha en la que las almas conviven en el mundo de los vivos y files a sus costumbres, los esperan para demostrarles el amor que les corresponde y que nunca dejarán de brindarles.

Reubicaron altares

Una de las familias que tuvo más complicaciones por el sismo fue la de las señoras Raquel Luna y Pilar Hernández, pues la primera de ellas tuvo una pérdida total de su vivienda durante el terremoto, por lo que se vio en la necesidad de buscar otra casa –la de su prima- en la cual instalar la ofrenda dedicada a su mamá Elisa y donde también vive.

Por un momento pasó por la mente de Raquel no colocar dicha instalación dado los gastos que deberá solventar para la reconstrucción de su casa, sin embargo, se puso de acuerdo con algunas de sus primas y en conjunto decidieron que sí era necesario colocar la ofrenda para recibir a su mamá.

De tal forma en casa de su prima Pilar comenzaron a montar el altar, con candelabros que su mamá dejó pues en vida ella fue seguidora de las tradiciones e incluso dejó instrucciones de cómo quería que montaran la instalación cuando falleciera y dejó preparada una fotografía que está ya instalada

“Mi casa es pérdida total, pero, a pesar de eso quisimos seguir la tradición. Afortunadamente, me prestaron esta casa, estoy viviendo actualmente aquí y aquí es donde vamos a recibir nosotros el alma de mi mamá ya que la de nosotros ya no existe”, expresó la señora Raquel.

Como ellas muchas de las ofrendas tuvieron que ser reubicadas a otras casas y con la intención de que los fieles difuntos lleguen sin complicaciones a los altares que le fueron dedicados, las familias realizarán a las 14:00 horas del primero de noviembre pequeñas procesiones con flores, sahumerios e incensarios hasta los hogares correspondientes.

Piden a turistas no desperdiciar lo que les ofrecen

La señora Sonia Vargas le dedicó el altar a su cuñada, María Eugenia, quien falleció a los 50 años de edad, a causa de una enfermedad. Debido a que una de estas ofrendas puede costar hasta 40 mil pesos a manos de artesanos dedicados a estos, la familia decidió montar ella misma dicha instalación.

Como todas, cumple con los tres pisos que caracterizan a los altares monumentales de Huaquechula, el de abajo representa al mundo terrenal, el segundo es el inframundo o el purgatorio y el más alto es el cielo o la divinidad.

Giovanni Vargas junto con otros amigos fue el creador de esta ofrenda a la que más que recursos le invirtieron amor por María Eugenia. Para la elaboración de todos los elementos que son más que nada madera y tela tardaron alrededor de un mes y esperan que, además, sea del agrado de los turistas.

Igual que otras familias su casa resultó dañada a causa del terremoto, pues un muro interior se vino abajo, pero no por eso decidieron poner fin a la tradición, todo lo contario, esperarán el alma de María Eugenia y la guiarán hasta el altar que con tanto amor prepararon.

La tradición marca que el primero de noviembre que, llegan las almas de los difuntos y los turistas, las familias que instalan los altares regalan comida como mole negro, pipián y otro tipo de guisados, como muestra de agradecimiento por visitar, también, a los difuntos.

Este año la costumbre no será diferente a pesar de que el Ayuntamiento de Huaquechula les dijo a las familias que si no contaban con los recursos para dar de comer a los visitantes, no lo hicieran, pues saben la difícil situación económica a la que los orilló el terremoto del 19 de septiembre.

No obstante, la familia explicó darán de comer a los turistas, pero, de manera especial le piden que no desperdicien los alimentos, pues algunos otros años se han dado cuenta de que los platos con lo que les ofrecen las familias las dejan tiradas en el suelo.

Expresó que ahora pasan por una situación complicada, pero no quieren ni dejar de velar por sus muertos ni desatender a los turistas, por lo que los recibirán con el mismo cariño de siempre, pero también piden un poco de consideración.

PÉREZ, Pilar

El Sol de Puebla< (20-10-2017)

  • HUAQUECHULA: Campanas, campaneros y toques
  • Destrucciones de campanarios y campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Sol de Puebla< (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 14-12-2017
    Convertir a PDF