LÓPEZ, Arlette - Oficios pasados y profesiones futuras

Oficios pasados y profesiones futuras

Con curiosidad y con nostalgia recordamos los oficios que hace algunos años existían en regiones de nuestro país formando parte de la vida cotidiana de las comunidades.

Oficios realizados por personas carentes de estudios, pero que con sus conocimientos sobre un área en particular, ofrecían sus servicios obteniendo recursos para subsistir caracterizando con su actividad la forma de vivir de épocas pasadas.

Remontándonos 200 años podemos imaginar una ciudad que el orden, la iluminación y la tranquilidad nocturna, la cuidaban oficiales que iniciaron sus actividades manteniendo encendidas 1079 lámparas de aceite cuando en abril de 1790 se estableció el alumbrado público por el virrey de Revillagigedo.

Estos oficiales conocidos como "serenos" además proclamaban la hora acompañada del mensaje "todo sereno". Actualmente mencionados en las populares mañanitas.

El pajarero es un oficio que era común observarlo en las calles. Actualmente existen menos de 200 personas que ofrecen aves de diversos tipos que no están en peligro de extinción pero que atenderlas amerita tiempo, dinero y un espacio adecuado, condiciones cada vez más difíciles de conjuntar en las grandes metrópolis de nuestros días.

En éste recuento encontramos al organillero, quien se resiste a desaparecer y que su presencia es un referente de la cultura del siglo XX .

El ascensorista, el herrero, el campanero que han sido desplazados por la tecnología, el afilador que también se niega a desaparecer y que todavía se escucha su llamado musical por las calles de la ciudad.

Entre estos oficios uno sui generis, es el barbero, quien siglos atrás resultaba atender además del cabello y barba la dentadura y aplicaba curaciones.

Con éste perfil llegó a México el Dr. Meraulyock, aparente dentista que según citas periodísticas extrajo más de 4000 muelas en 15 días y que ofrecía hacer operaciones y elaborar un "bálsamo milagroso vegetal para todas las enfermedades el pomo tres pesos" como refiere Clementina Díaz en su obra sobre la prensa del siglo XIX.

Fraudulento y con un gran poder de convencimiento terminó siendo conocido como el popular Merolico que todavía puede observarse.

Estos y muchos otros oficios se desplazaron por el avance de la ciencia y la tecnología.

Sin embargo este avance promueve oficios y nuevas profesiones que responden a las necesidades de la sociedad actual.

LÓPEZ, Arlette

Milenio (18-11-2017)

  • CIUDAD DE MÉXICO: Campanas, campaneros y toques
  • Campaneros: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Milenio (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 21-11-2018
    Convertir a PDF