ACN - Un pacto podría acabar con la polémica de las campanas de Girona

Un pacto podría acabar con la polémica de las campanas de Girona

Los vecinos se quedan al margen

Ayuntamiento, Catedral y el hotel Històric acuerdan rebajar el sonido por la noche y quedan pendientes de la decisión judicial


Un pacto podría acabar con la polémica de las campanas de Girona - Autor: LÓPEZ, Marina / ACN

Casi dos años después, el conflicto abierto por el toque nocturno de las campanas de la Catedral de Girona puede acabar con un entendimiento salomónico. El Capítulo del templo y los propietarios del hotel Històric, que llevaron el caso al juzgado molestos porque sus clientes no podían dormir, han llegado a un pacto. Un principio de acuerdo que tiene el visto bueno del Ayuntamiento y que ya se ha enviado al juzgado contencioso.

El pacto establece que durante cinco horas, en concreto entre las una y las seis de la madrugada, se rebaje el sonido de las campanas. Esto se haría cambiando el sistema que hay ahora. En lugar de que un martillo golpee la campana, el sonido saldría desde dentro (el badajo).

Con este sistema, durante el día el toque de las campanas podría ser más intenso. Y de noche se conseguiría amortiguarlo (pasando de los 57 decibelios actuales a 50). Desde el Capítulo de la Catderal subrayan que esta solución, además, permitiría recuperar “el sonido original” de las campanas.

El hotel Històric asumiría parte del coste de lo que valdría instalar la maquinaria. En concreto, según precisa el abogado de los propietarios, unos 3.000 euros. A parte, el establecimiento también haría mejoras e la insonorización de las habitaciones.

Los vecinos se apartan

El principio de acuerdo ya ha llegado ante la jueza del Contencioso Número 1, que tiene que decidir si lo valida o no en los próximos días. El pacto, sin embargo, no ha contado con la adhesión de todas las partes implicadas en el conflicto. La Asociación de Vecinos del Barri Vell-Centre, que reivindicaba que las campanas siguieran sonando como siempre, ha decidido apartarse.

La entidad tenía previsto celebrar una asamblea par debatir su postura. Al final, sin embargo, esta reunión no se celebrará. Desde la asociación de vecinos han decidido mantenerse al margen del acuerdo y dejar que sea la jueza quien decida si lo valida o no. La decisión de la titular del contencioso se sabrá en los próximos días.

De la protesta al juzgado

Las campanas de la Catedral de Girona enmudecieron durante 49 noches a principios de 2016, a raíz de la queja que el hotel Històric envió al Ayuntamiento porque los toques superaban los decibelios permitidos y molestaban a sus clientes. El consistorio, entonces encabezado por Carles Puigdemont, pidió al Obispado que las campanas dejaran de sonar de noche.

La decisión, sin embargo, no gustó a los vecinos del Barri Vell, que reclamaron que se recuperara el sonido. Eso pasó a finales de febrero, ya bajo el mandato de Albert Ballesta. El alcalde se amparó en la Ley de Centros de Culto, que reconoce el toque de las campanas como singular, para excluir el sonido de la ordenanza.

Eso tensó la situación. Y al final, viendo que el problema se había enquistado, el hotel Històric presentó un contencioso contra el Capítulo, los vecinos y el Ayuntamiento. El juicio se celebró el 16 de marzo, pero pocas semanas más tarde, el proceso se paró para que las partes intentaran llegar a un pacto. Ahora, el principio de acuerdo se ha logrado entre tres de las cuatro partes, y habrá que ver si la jueza los ratifica y, de esa forma, se cierra el asunto.

ACN

La Vanguardia (29-11-2017)

  • GIRONA: Campanas, campaneros y toques
  • Ruido y denuncias: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Vanguardia (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 15-12-2018
    Convertir a PDF