ACEVEDO, Francisco - Las campanas de mi pueblo

Las campanas de mi pueblo

DESDE BORMUJOS, y con ocasión de que ya, (¡por fin!) pueden volver a oírse las campanas de mi pueblo, se me ocurre publicar estas mini memorias de un humilde monaguillo, aunque con comentarios relativos a la actualidad. Se oyen las campanas, sí; pero se oyen en mi opinión, de diferente forma a la que antaño acostumbrábamos a oír en nuestro pueblo. Usos y costumbres que creo deberían recuperarse, pues también han de considerarse parte del legado cultural del pueblo, los distintos toques de campana propios de nuestra parroquia.

Ha sido un acierto el recuperar un toque como es el de Angelus a las doce del mediodía. También se acostumbraba a tocar el de Ánimas a las nueve de la noche. Lástima que pasados más de cincuenta años desde que tuve la satisfacción de ser monaguillo de D. Aníbal González, no consiga recordar los sonidos del toque, pero sí que la cadencia de las campanas, hacía que se recordara algo así como a cuando se dobla a muertos.

Asimismo, al inicio de la jornada y antes de dar el primer toque de la misa diaria de 8, se tocaba oración, toque que también lamento no recordar cómo era.

El nuevo sistema implantado para tocar las campanas, ha conseguido mejorar de forma ostensible su sonido, particularmente cuando se da la triste circunstancia de dar a conocer el fallecimiento de un feligrés. Quizás no esté de más recordar que este toque que llamamos señal, varía en función del sexo del fallecido, sonando "tan, tin, blan, blan", si es hombre o "tin, tan, blan, blan" si es mujer.

Como curiosidad, recuerdo que existían horas habilitadas para que sonaran las campanas (de 8 a 12 de la mañana, y de 3 de la tarde a 9 de la noche), fuera de estas horas sólo se tocaban si era necesario hacerlo a rebato que consistía en tañer muy fuerte y rápido la campana grande (la "tan"). En una ocasión lo hice con motivo de un incendio. También eran excepciones a esta norma los actos propios de la liturgia de la Resurrección (cero horas del Domingo), procesión de los difuntos (se realizaba próxima la medianoche del día de Todos los Santos, desde la iglesia al cementerio), y Misa del Gallo (ahora no constituiría excepción porque hacemos cantar al gallo por la tarde).

Había otro período en el que no tocaban las campanas: el comprendido entre la finalización de los actos litúrgicos propios del Jueves Santo, y los del Domingo de Resurrección.

Se sustituían por la matraca, pero éste es un artilugio, del que hablaré en otra ocasión.

Cuando al principio digo que suenan de diferente forma a las de las costumbres y usos del pueblo, me refiero muy principalmente al uso y abuso del repique con campanas al vuelo en los toques mediante los que se convoca a los fieles a misa del domingo. Los toques de llamada a actos litúrgicos ordinarios de la parroquia, consistían al igual que se hace ahora, en tocar con una cadencia normal la tan, pero sin repicar y mucho menos volteando las campanas.

Comprendo que se quiera amortizar el coste de la mecanización de las campanas, pero tampoco hay que pasarse. El repique ordinario, se hacía en ocasiones extraordinarias como funciones principales de las Hermandades de gloria, este repique se ejecutaba tocando en sucesión y de forma muy acelerada, las dos campanas principales (tan y tin). Y sólo en muy contadas ocasiones, como procesiones del Corpus, o de las imágenes titulares de las hermandades de Las Nieves y del Rosario, recibimiento de hermandades del Rocío, o acontecimientos como el nombramiento de nuevo Papa, se lanzaban las campanas al vuelo.

ACEVEDO, Francisco
Desde Bormujos (24-05-2011)

  • BORMUJOS: Campanas, campaneros y toques
  • Restauración de campanas: Bibliografía
  • Ruido y denuncias: Bibliografía
  • Toques manuales de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Desde Bormujos (2011)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-03-2017
    Convertir a PDF