ESCAPA, Ernesto - Ladrones de campanas

Ladrones de campanas

La derrota rural va dejando nuestros pueblos dispuestos para el fuego o para la voracidad ambiental, que arrasa peñas y arroyos sin importar cautelas ni previas declaraciones de impacto. La estrategia parece responder al impulso del alirón, y una vez consumada la tropelía, que la digieran los incautos. Tal que así andamos. Con novedades, que de vez en cuando nos alcanzan, a pesar de la marea dominante, que ha optado por el pliegue. De hecho, los indicios, cuando apuntan, suelen esconder siempre un aroma revenido, por chocante que a primera vista resulte su enunciado.

Es lo que pasa con la decisión del Consejo de Energía de la Unión Europea, donde los 28 países aceptan prorrogar hasta 2030 la generación eléctrica con carbón, manteniendo las subvenciones a las térmicas. Ese sí es el foro competente para adoptar decisiones y no la campechana locuacidad del galán vasco charro de Iberdrola con sus accionistas. Pero entre medias se esfumaron 440 millones de euros en ayudas públicas para dotar a las térmicas de filtros que limiten sus emisiones contaminantes a la atmósfera. Ayudas cobradas y pagadas, aunque no en todos los casos con las correspondientes inversiones ejecutadas.

Por eso vino el mosqueo de las eléctricas y sus prisas de clausurar térmicas, cuando Europa avisó de que iba a escrutar las inversiones. Aunque tampoco es este el único tropiezo invernal de las eléctricas. Cuando de nuevo arrecian los fríos, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia abre expediente sancionador a Gas Natural Fenosa y Endesa por la engatada de enero de 2017. Entonces y aprovechando la ola polar que nos alcanzó, parece que trucaron el sistema de fijación de precios, ofreciendo electricidad «anormalmente elevada» de sus centrales térmicas, para evitar que su producción entrara en la subasta ordinaria de cada día y esperando que el sistema eléctrico reclamara su uso para asegurar el suministro, aplicando entonces ya los costes más altos.

Lo grave de este mejunje es que pareciendo un truco pandillero, al final funciona. Y en esa deriva desmandada de la luz, no todas las culpas corresponden al panameño ministro Soria, aunque bien procuró poner lo suyo: por ahí desfilaron tipos tan ocurrentes como Miguel Sebastián, que ahora predica por provincias lo que fue incapaz de ejecutar como ministro, o tan lacios como Montilla y Cos, que siempre estuvieron a otra cosa mientras las eléctricas les trucaban las jícaras.

Dos noticias de la ruralidad sacan cabeza en medio del barullo catalán, que todo lo ofusca y distorsiona. También al margen de la chamusquina de braseros y chimeneas, que cuando aprieta el frío siguen nutriendo el noticiario incesante de casas quemadas y víctimas del tufo. La primera nos alerta de que los seis pájaros de la dirección de Caja Segovia han agotado los recursos interpuestos y van a pasar al banquillo de acusados como administradores desleales, para responder de sus prejubilaciones multimillonarias. Sin que Rajoy nos despiste, por venir a León de excursionista, quienes ya se anuncian próximos son los ladrones de campanas, después de una razzia devastadora por las Merindades burgalesas y por la montaña palentina donde hubo carbón. La guardia civil detuvo en Vizcaya a dos ladronzuelos, de 27 y 30 años, aunque de momento no se ha recuperado ninguna de las docenas de campanas sustraídas, cuya aleación de cobre y estaño las convierte en pieza codiciada, por su fácil salida y rápida fundición. Además, son prenda tentadora y asequible en la nocturna desolación rural.

ESCAPA, Ernesto

Diario de León (21-12-2017)

  • VALLE DE MENA: Campanas, campaneros y toques
  • Robo de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Diario de León (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 24-10-2018
    Convertir a PDF