IBARBUEN CARRILLO, Antonio - Las campanas del Rosario

Las campanas del Rosario

No voy a hablar de la que tenemos en el Villar y que fue mandada fundir por unos ilustres corellanos con un cañón que les quitaron a los moros en la guerra de Africa. De ella ya se ha escrito bastante. Hoy quiero hablar de las campanas del Rosario. El sonido tan agradable de las cuatro campanas es muy difícil de encontrar en ningún pueblo de Navarra.

Cuando yo era chico tuve la suerte de ser monaguillo de la Parroquia y nos sentíamos orgullosos de las campanas, ya que entonces diariamente nos hablaban. Con cada toque se sabía que acto litúrgico se iba a celebrar. El tió Crispín el "cabeza" que fué el campanero más antiguo que conocí empezaba el día al amanecer con el toque del "Angelus" o, como todo el pueblo lo conocía por las Oraciones, repitiendo el mismo toque a las doce del mediodía y al oscurecer de la tarde. Luego, el toque de misa Mayor, las vísperas, al sermón etc.

Cuando era fiesta se conocía por la víspera ya que se repicaban las campanas antes y después de los bandeos de las dos pequeñas y la mediana ya que la grande no se bandeaba nunca y se le daba a mazo a excepción de la víspera de la Virgen de Araceli que venían los vecinos del patio de Araceli, los hermanos Grávalos, el Florentino "El Jeta", etc. y entonces si que se bandeaba la grande.

Claro que eran otros tiempos y había gran afición en los jóvenes a bandear y a repicar las campanas. Si no que le pregunten al Antonio Navarro que en compañía de D. Miguel Martínez (q.e.p.d.) que por entonces eran monaguillos y eran los que mejor repicaban.

Cuando subíamos a banderar, nos decían: tener "cuidau" con la del "tablau" que es peligrosa. Y nos contaban, que una vez siendo chico el tió "Coronel" le agarró del blusón que llevaba y lo tiró al tejado de la Iglesia, rompió cuatro tejas y a él no le pasó nada.

Por los toques que se daban sabían los feligreses lo que se iba a celebrar en la Parroquia. Había un toque especial en el verano que anunciaba si venía alguna tormenta o "nublau" como decimos en Corella, que le llamaban TANTARANUBLO aunque este toque casi no lo conocí. Hoy se ha perdido todo eso. ¿Por qué no se recuperan dichos toques?. Yo se que en varios pueblos de Navarra organizan concursos de campaneros para ver cual de ellos repica mejor y se conceden premios a los mejores. ¿Por qué no también en Corella?.

Hoy están situadas las campanas en la nueva torre, con mucho menos peligro que entonces. Ahora no hay peligro de que se caiga el mazo de la campana como ocurrió un día de la Purísima que le cayó a una señora que vivía en el Rabal. Menos mal que no la mató. Solo le hizo heridas de las que Gracias a Dios se recuperó pronto.

Este hecho me trae a la memoria lo que me contaron que ocurrió en un pueblo de la provincia de Zaragoza. El día de la fiesta del Santo Patrón, cayó el mazo de lacampana y mató a uno. Reconocen al muerto y uno de los que lo reconocía dice: Milagro ... Milagro... ¡Los otros le dicen pero, ¿como milagro si está muerto?!. Eso ya lo sé. Pero el milagro es, que era el único forastero que había en el pueblo.

Hoy las campanas del Rosario no dicen nada. Tocan para todo igual, así, que no se sabe nunca a que tocan. Yo me las imagino como cuando hay cuatro personas discutiendo por algo y todas hablan a la vez que no se entiende a ninguno. Es una torre de Babel de sonidos que no dicen nada. Antes, cuando tocaban a vísperas, al sermón o a cualquier acto litúrgico, se sabía a qué tocaban y la gente conocía todos los toques. Así que hoy cuando tocan las campanas del Rosario me encuentro más despistado que un gato en un garaje. Porque no sé a que tocan, a excepción de los entierros ya que esas campanadas que tocan ahora están muy bien, en lo único que se ha acertado, por lo demás sería muy agradable en Corella decir con el poeta Federíco Balart:

Hay en el Campanario cuatro ventanas
Y en ellas suspendidas cuatro campanas
Con voz aguda a veces y a veces grave
Cosas hablan que el labio decir no sabe
Pero si atento escucho bien, pronto advierto
Que unas tocan a Gloria y otras a muerto.

Siento un gran cariño por estas campanas y al mismo tiempo una gran nostalgia porque se han perdido aquellos toques y repiques tan entrañables.

¿NO PODRÍAN RECUPERARSE?

IBARBUEN CARRILLO, Antonio

El Tonel (1993)

  • CORELLA: Campanas, campaneros y toques
  • Lista de toques: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © El Tonel (1993)
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 12-11-2018
    Convertir a PDF