VERGARA, Ángel - Instrumentos musicales de tradición popular en Aragón

Instrumentos musicales de tradición popular en Aragón

Las músicas de tradición popular son una parte de la cultura que, cada día más, va encontrando en nuestra sociedad el lugar que le corresponde, quizá después de demasiado tiempo de olvido, cuando no de desprecio.

Sus instrumentos, dotados de gran valor simbólico, son las guías que nos ayudan a penetrar en el apasionante mundo de una sociedad que ya casi no existe o que va cambiando por momentos. En manos de sus ejecutantes han tomado carácter ritual, ceremonial o simplemente lúdico. Hoy son testigos de un mundo que no podemos olvidar; pero además siguen siendo objetos útiles, funcionales, que se pueden seguir usando para recrear las viejas músicas, así como para seguir creando música nueva.

Conocer mejor lo nuestro es importante para comprender mejor el mundo. Las músicas de tradición popular conjugan de maravilla esa doble perspectiva: local y universal. Y eso es digno de ser conocido.

Criterios de clasificación

Los instrumentos musicales se han clasificado a lo largo de la historia en función de criterios diversos: mitológicos, materiales, funcionales… La tradicional división, por el modo de producción del sonido, en tres grupos -cuerda, viento, percusión- se muestra insuficiente a la hora de ordenar algunos artefactos como, por ejemplo, la zambomba o el mirlitón. En algunos casos un solo criterio no basta: hay instrumentos de cuerda que se percuten. Y otros son tan ambiguos como la guimbarda.

Una de las divisiones más usuales hoy es la que agrupa los objetos sonoros en cuatro grandes apartados: idiófonos, membranófonos, cordófonos y aerófonos. Musicólogos como Mahillon, Hornbostel, Sachs o Schaeffner han propuesto complejas formas de clasificar científicamente los instrumentos musicales. En esta página hemos seguido criterios de unos y otros, aunque adaptándolos y simplificándolos para que resulten prácticos al lector. En el caso de los idiófonos, dada su enorme complejidad, hemos optado por clasificarlos tanto por el modo de producción del sonido como por sus materiales ¡como han hecho los chinos desde la Antigüedad! También hay objetos clasificables simultáneamente en más de un ámbito.

Además, al presentarlos hemos tenido también en cuenta otro criterio: su función, ya que el propósito no es únicamente mostrar objetos sonoros en sí mismos, sino en un contexto social y cultural que les es propio.

...

1. Idiófonos

...

1.4. Campanas.
Elemento simbólico y de comunicación por antonomasia. Ha sido, sin duda, uno de los artefactos sonoros mas ligados a la vida humana en comunidad. Su principio y final, el nacimiento y la muerte, son anunciados a la colectividad a través de toques específicos. Es elemento indispensable en la vida comunitaria, como transmisor de mensajes de todo tipo: la fiesta, la reunión local, la hora, el fuego, la niebla, la visita de una autoridad... Su manipulación, con pies y manos accionando cuerdas, convertía a muchos campaneros en virtuosos de la ejecución.
Gran parte de su lenguaje está actualmente en trance de desaparición, al ser sustituido por otros medios de comunicación, la electrificación de los campanarios y por las nuevas necesidades sociales.
Las campanillas tienen diversidad de usos: litúrgicos, sociales, ganaderos y festivos.
1.5. Cencerros (esquilas, esquelles, esquillas...)
son las campanas pastoriles por excelencia. Existe gran variedad de tamaños y denominaciones según su función: esquilo, tringola, cuartizo, cañón, truco, plana, talaca, picaderta, crabunera, bambarra. En la comarca en torno a Teruel son: tafillo de hurón, chiquico corriente y de cordero, boretaú, piquete, carnera y cabrera (todos ellos divididos en grande y pequeño), ovejera, ovejera chata, pedreño mediano...
Además de su función ganadera tienen otros usos populares, como las cencerradas (esquilada, esquellada, callaguar...) tanto de carácter positivo, realizadas por niños (San Antón en Villanúa y Valle de Chistau, San Andrés en Fanlo, semana anterior a Navidad en Benasque...), o negativas, como censura pública social a cargo de los jóvenes, tal como ocurre por todo el territorio en casos como bodas entre viudos, o cuando el novio es forastero.
También los encontramos en personajes carnavalescos como las Trangas de Bielsa.
1.6. Ruido de Tinieblas
El oficio litúrgico llamado de tinieblas es uno de los momentos culminantes de la Semana Santa. En la tradición popular está muy arraigado el uso de idófonos esencialmente de madera (matracas, carraclas, tabletas, dobleras y otros improvisados), sustituyendo a las campanas, que por esos días deben enmudecer. Las hay portátiles y de campanario.
El ruido simboliza, además del sentido religioso (dolor por la muerte de Cristo, condensado en la cruel expresión popular ir a matar judíos), un ritual precristiano, prácticamente universal, para ahuyentar malos espíritus y como conducción de ánimas. No es extraño ver, en la iconografía medieval, carraclas en manos de la muerte. También se asocian a ritos como el Carnaval y expresiones similares (cencerradas).


Carracla (Foto: Xinglar)

Matraca (Foto: A. Vergara)

Matracas de procesión (Foto: Xinglar)

Matraca de torre (Foto: M. Souto)

Clasificación técnica

Los números indicados corresponden a la interpretación de la clasificación de Hornbostel y Sachs.

...

PERCUTIDOSMetal: campanas111.242.1
SACUDIDOSMadera: matracas112.121
RASCADOSMadera: carraclas112.24

Algunas referencias bibliográficas

LLOP, Francesc: Los toques de campanas en Zaragoza (notas para su estudio). Zaragoza, 1983.

VERGARA, Ángel

(00-00-2000)

  • Matracas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 26-09-2018
    Convertir a PDF