GARSÁN, Carlos - Los volteos en el Micalet se harán a puerta cerrada tras la caída de una de las campanas

Los volteos en el Micalet se harán a puerta cerrada tras la caída de una de las campanas

Un grupo de técnicos especializados visitó ayer el monumento para valorar la reparación de daños en la sala y la futura restauración de 'El Jaume'

El Jaume tras su desplome - Autor: AVAN
El Jaume tras su desplome - Autor: AVAN

El espectáculo continúa aunque, por el momento, se apagan los aplausos. Las campanas de la torre del Micalet seguirán sonando pero, «por razones de mantenimiento y de seguridad», los volteos se realizarán a puerta cerrada, según informa Francesc Llop, presidente de la asociación de Campaneros de la Catedral de Valencia. ¿La razón? La caída de 'El Jaume', que se desplomó este jueves a mediodía, durante el toque manual que se realizaba con motivo de la misa de Navidad.

El volteo se hace, desde ayer y «hasta nuevo aviso», sin la presencia de público, aunque la exhibición seguirá desarrollándose 'a ciegas' y con aparente normalidad, ya que no se ha cancelado ninguno de los toques manuales previstos para los próximos días. Como reza la canción: «The show must go on». La decisión se tomó horas después de que la campana, con un peso aproximado de 1.750 kilos, se desprendiera sobre su plataforma de madera, mientras uno de los voluntarios la hacía sonar. Según indica el presidente de la asociación de campaneros, se trata de un «incidente, no un accidente» puesto que, afortunadamente, la caída no causó ninguna víctima ni daños entre los visitantes y profesionales que allí se encontraban. El estrépito se quedó en un susto. Eso sí, de los grandes.

'El Jaume', que fue fundida en el año 1429, sufrió una rotura y cayó de pie sobre la plataforma de madera donde se sitúan los campaneros que las voltean manualmente. Según indican fuentes del arzobispado, las once campanas que acoge la sala del Micalet, así como sus correspondientes anclajes, han sido sometidas a restauraciones y son revisadas de forma habitual por el grupo de voluntarios que se encarga de su accionamiento, que realizan tareas de mantenimiento de forma regular.

Análisis técnico

Durante la mañana de ayer un grupo de técnicos especializados, acompañados por Francesc Llop, visitó la sala de campanas situada en la parte superior del Micalet. La inspección, que se realizó alrededor de las once de la mañana, tiene por objeto valorar la reparación de daños y la futura restauración de la pieza. Sin embargo, la jornada de ayer supuso una primera toma de contacto y, por el momento, no se ha especificado cuándo ni qué acciones se van a llevar a cabo y si éstas se centrarán solamente en 'El Jaume' o si, por el contrario, se pondrán en marcha actuaciones en todo el conjunto. Por su parte, miembros del gremio efectuaron diferentes pruebas momentos después del desplome, tal y como publicó LAS PROVINCIAS. Los voluntarios la hicieron sonar sin que se constataran daños internos y, en apariencia, no presenta fisuras ni grietas en el metal.

El acceso a la sala de campanas, restringido desde ayer, dejará a centenares de visitantes, que cada día copan uno de los monumentos más característicos de la capital del Turia, sin poder disfrutar del tradicional espectáculo. Sin embargo, la limitación no se ha extendido al resto de espacios de la torre, con lo que se podrá seguir subiendo al Micalet para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad.

Sin precedentes

El accidente no tiene precedentes, siendo el primero que registra la asociación se hiciera cargo del mantenimiento. El Gremio de Campaneros se encarga desde 1988 de los toques tradicionales en la Seo. El volteo es la técnica más conocida y espectacular para tocar las campanas, siendo reservada para las principales solemnidades.

Actualmente solo están automatizadas la campana dels Quarts y el Micalet para el reloj; la Bàrbera para los toques diarios, el Manuel para el toque de cerrar las murallas y la María para las oraciones. Esto, sin embargo, no impide los toques manuales. La más antigua de la sala de campanas, que cuenta con once bronces, es la Caterina, que data del año 1305 y que supone la más antigua de la Corona de Aragón. Por el contrario, la más reciente es la Violant, de 1735.

El Micalet ha definido desde hace siglos la silueta de Valencia, convirtiéndose en su monumento por excelencia. También conocido como 'Campanar Nou', la torre debe su popular nombre a la gran campana de las horas, que ha mostrado como el contenido ha tomado mayor protagonismo que el continente. La torre se construyó entre 1381 y 1425, siendo Andreu Julià el primer maestro de obras. En sus orígenes, el Micalet era una torre apartada del conjunto principal, al que se unió a finales del siglo XV.

La sala de campanas se ubica en el piso superior de la torre, un espacio abierto por ocho ventanales, de los cuales siete están ocupados por los bronces. La espadaña actual es un remate construido entre 1660 y 1736.

GARSÁN, Carlos

Las Provincias (26-12-2014)

  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA (VALÈNCIA) : Toques y otras actividades
  • Accidentes con campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Las Provincias (2014)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 22-09-2017
    Convertir a PDF