ACN - La fundición gerundense Barberí abandona la creación de campanas y esculturas

La fundición gerundense Barberí abandona la creación de campanas y esculturas

Fin a cuatro siglos de historia

La segunda empresa más antigua de Catalunya despide a casi la totalidad de la plantilla y se mantendrá para gestionar las patentes de Castey, con quien comparte sede

Un momento del proceso de fundir la campana
Un momento del proceso de fundir la campana "Llibertat". - Autor: TÀPIA, T. / ACN

La histórica fundición gerundense Barberí abandona la actividad y pone fin a más de cuatro siglos creando campanas y esculturas. Nacida en Olot, pero actualmente con sede en Riudellots de la Selva, se la considera la segunda empresa más antigua de Catalunya, sólo por detrás de Codorniu.

Sus orígenes se remontan a pleno siglo XVI (nació en 1565). De su taller han salido campanas como la Llibertat (encargo de la ANC) o esculturas como la de Santa Elena, que corona el cimborrio de la Catedral de Barcelona.

Especializada en grandes obras, la crisis le ha acabado pasando factura. No sólo porque la fundición de campanas ha ido a la baja, sino también “porque los ayuntamientos ya no hacen esculturas para los espacios públicos”, explica su propietario, Ramon Castey.

La empresa, que tiene ocho trabajadores, despedirá casi la totalidad de la plantilla. Ahora, se está limpiando el taller y los moldes que se guardaban, que se entregan a los escultores. Barberí cierra la fundición, pero se mantendrá como empresa. A partir de ahora, gestionará las patentes de Castey, dedicada a fabricar utensilios de cocina, y con quien comparte sede.

ACN

La Vanguardia (22-11-2016)

  • BARCELONA: Campanas, campaneros y toques
  • BARBERÍ (RIUDELLOTS DE LA SELVA): Inventario de campanas
  • Fabricación, fundición de campanas: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © La Vanguardia (2016)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 23-11-2017
    Convertir a PDF