Iglesia de San Miguel - BRIHUEGA (CASTILLA LA MANCHA)

Inventario de Campanas

Iglesia de San Miguel - BRIHUEGA (CASTILLA LA MANCHA)

(Referencia: 5248)



Fecha de construcción s. XIII y s. XVII
Descripción Torre de planta ligeramente rectangular construida en dos fases, la primera en sillar de caliza y la ampliación en sillar y mampostería. La primera fase es probable que sea de época medieval, mientras que la segunda (un recrecimiento que duplicó su altura) lo situamos en torno al siglo XVII a juzgar por la inscripción del sillar ubicado en la tronera sur: “ANO/16¿79?”. No tenemos datos concretos, pero sabemos que desde la época del Cardenal Tavera (1534 – 1545) se acometieron numerosas obras y reformas en las antiguas iglesias medievales de Brihuega, dentro de las cuales se ve una preocupación por elevar la altura de los campanarios.

Se accede a través de una puerta situada en el exterior aprovechando el desnivel del terreno. Da acceso a las bóvedas de la nave del Evangelio y a la torre a través de un complejo sistema de pasillos abovedados de piedra. Las escaleras del interior de la torre son de obra. La sala de campanas es amplia, de planta de ligeramente rectangular. Tiene cuatro troneras. Al igual que la torre de Santa María, el remate es en terraza, con bolas y pirámides en las esquinas y en el centro.



Protección Bien: Conjunto Histórico de la Villa de Brihuega (Guadalajara)
Comunidad Autónoma: C.A. Castilla-La Mancha
Provincia: Guadalajara
Municipio: Brihuega
Categoría: Conjunto Histórico
Código: (R.I.) - 53 - 0000159 - 00000
Registro: (R.I.) REGISTRO BIC INMUEBLES: Código definitivo
Fecha de Incoación: 02-03-1973
Fecha de Declaración: 19-05-1973
Fecha Boletín Declaración: 12-06-1973
Disposición: DECRETO
Matiz: TRAMITADOS 6º A



Estado original Según testimonios orales, la torre de San Miguel contaba con el conjunto de campanas más voluminoso y pesado de Brihuega. Nadie nos ha podido precisar cuántas campanas hubo. A juzgar por las fotografías y los restos de la instalación suponemos que eran tres: en la tronera del oeste, mirando a los pies del templo, se encontraba una campana romana, la mayor del conjunto; al norte se ubicaba otra romana de menor tamaño que la anterior. De esta se conserva el yugo, de gran valor patrimonial. Al sur, a juzgar por las rodadas del muro, colgaba la pieza de menor tamaño, un esquilón o un campanillo. En las fotografías antiguas la tronera del este aparece completamente tapiada. Así ha permanecido hasta hace unos años que aprovechando unas obras se abrió.

Al igual que en el resto de torres campanario de Brihuega, nos queda una duda por resolver, la conexión entre la iglesia y la torre, entre las celebraciones litúrgicas y el toque de campanas, máxime cuando la entrada a la torre se realiza por el exterior del templo. En algún lugar del tejado o de la propia torre pudo existir un campanillo de señales que pudiera tocarse desde el interior del templo.

Las campanas fueron arrojadas desde la torre en las últimas semanas de la Guerra Civil. Después fueron todas reunidas en el Jardinillo (un jardín situado en el centro). Allí estuvieron expuestas varios días. Finalmente fueron cargadas en camiones y llevadas para "hacer metralla". Parece ser que un briocense que estaba en Castellón al finalizar la guerra las localizó en el puerto gracias a las inscripciones. Nada más se supo de su paradero.


Estado anterior Después de la Guerra Civil la iglesia se encontraba completamente arruinada. No se reabrió al culto. El paso de los años hizo mella en la fábrica del templo hasta que parte del tejado y un lateral de la nave se hundieron, quedando el cuerpo del templo a la intemperie. En los años ochenta se acometieron las primeras obras de restauración consistentes en la reconstrucción del tejado.

La iglesia, desacralizada, se viene usando desde hace unos años como salón de actos, en la nave central se han colocado sillones. Las capillas laterales se emplean como almacén.


Estado actual La torre se encuentra en estado de absoluto abandono. La palomina llegar a ser tan abundante en algunos tramos de las escaleras que dificulta seriamente el ascenso a la sala de campanas. Tanto el sobrado de la bóveda como la sala de campanas se emplean como improvisados almacenes. En la sala de campanas se encuentran las antiguas estructuras de madera de los gigantes de las fiestas.

Acústica, afinación de les campanas Las troneras conservan en su parte baja unos pretiles de piedra de aproximadamente 1,40 m de altura. La tronera sur, la que mira al exterior de la población, permaneció completamente cegada hasta los años noventa. Todos estos elementos convertían la sala de campanas en una gran caja de resonancia que amplificaba y dirigía el sonido hacia el interior de la población.

Todas las torres de Brihuega tuvieron similares elementos, hoy parcialmente suprimidos. Es probable que la compleja orografía de la villa (asentada en un barranco que vierte al Tajuña) y la ubicación de las parroquias (en el extrarradio, pegadas a la muralla) dificultase la percepción de los toques a los vecinos de la población. Por eso, torres como esta de San Miguel o la de Santa María (situadas en la parte baja) fueron recrecidas hasta casi duplicar su altura original.

Palomas y otras plagas La torre y las escaleras se encuentran invadidas por palomas. La escalera interior de la torre presenta una espesa capa de palomina que dificulta y hace peligrar su uso.

Campanas La torre conserva el yugo de una campana, que fue expoliada en la guerra civil. El yugo es muy interesante ya que por la palanca curvada, y una especie de prolongación de madera clavada en la parte superior, indica que la campana no se volteaba (o "voleaba" como dicen en la zona), sino que se tocaba parándola hacia arriba, precisamente con esos accesorios del yugo.
O quizás sí se "voleaba", pero no daba la vuelta completa. Es un lenguaje parecido a Yepes, en la misma comunidad autónoma donde decían que "aquí las campanas no dan la vuelta, aquí voltean". LLOP I BAYO, Francesc (14-05/2012)

El conjunto de campanas de esta torre, al igual que el del resto de campanarios parroquiales de la villa, seguía un patrón habitual en Castilla: dos campanas romanas y un esquilón o campanillo. El conjunto de esta torre era el más pesado y grande de todos. El yugo conservado en la torre perteneció a la campana romana pequeña, mide aproximadamente unos 90 cm. de altura.

Toques tradicionales de campanas Poco sabemos sobre los toques de esta torre. Parece ser que años antes de la guerra las campanas solo se repicaban, no se volteaban (o voleaban como generalmente se suele decir). Sin embargo el yugo conservado demuestra que las campanas eran "voleadas" según la forma del antiguo Arzobispado de Toledo, al cual la Villa estaba íntimamente unida, ya que Brihuega era señorío del mitrado toledano.

Por tanto los toques de campanas consistirían en repiques y oscilaciones bajas o altas (hasta dejar los bronces invertidos).

Actuaciones En los años noventa se llevaron a cabo obras de reparación en la torre. El antiguo suelo de madera de la sala de campanas y el de la terraza superior fueron sustituidos por otros de viguetas de hormigón y rasillones. También se suprimió el tapial que cegaba la tronera este.

Autores de la ficha de la torre
  • ROMERA SOTILLO, Álvaro [Documentación campanario] (25-06-2011)
  • 42 Fotos
    Editor ROMERA SOTILLO, Álvaro
    Actualització 09-08-2016


  • BRIHUEGA: Campanas, campaneros y toques
  • Francesc LLOP i BAYO; Xavier MARTÍN Metodología de los inventarios de campanas (1998)
  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2018)
    campaners@hotmail.com
    : 20-09-2018
    Convertir a PDF