Torre del Reloj - ATECA (ARAGÓN)

Inventario de Campanas

Torre del Reloj - ATECA (ARAGÓN)

(Referencia: 2858)



Descripción Fue construida en el año 1560 por el maestro Domingo y el morisco Ameçot y se llevó a cabo, específicamente, para asentar el reloj que iba a regular la vida del pueblo a partir de ese momento, siguiendo probablemente la influencia zaragozana de la Torre Nueva, que tenía el mismo fin. Fue en 1561 cuando se dispuso el reloj, encargado en Zaragoza a Johan Escalante. La torre de tradición mudéjar consta de dos cuerpos y remate octogonal. El cuerpo inferior se construyó en argamasa o mortero de yeso, presenta los paramentos lisos y está delimitado por una cornisa de ladrillo de potente vuelo; el cuerpo superior de ladrillo es también de planta cuadrada pero de menores dimensiones; se organiza en dos pisos, el inferior contiene en una de sus caras el reloj, el resto están articulados mediante la disposición de vanos cegados de medio punto doblados. SIPCA Torre del Reloj (02-07-2015)


El reloj era un elemento principal en la vida municipal del siglo XVI: no todas la ciudades y villas tenían el derecho (y la posibilidad económica) de tener un reloj, que era autorizado directamente por el rey. Bien es cierto que hasta tiempos muy recientes (mitad del siglo XX) la vida se organizaba más por los toques de campanas (oración al amanecer, mediodía y atardecer, perdidos al hacerse de noche, misa mayor a media mañana, vísperas a media tarde) pero tener el derecho a un reloj municipal era, no sólo un privilegio, sino un claro motivo de prestigio, y más si, como en este caso, siguiendo (suponemos que de modo inconsciente) el modelo centroeuropeo, el reloj se ubicaba en una torre propia.
Al cambiar la sociedad, el reloj público se convirtió, además, en una obligación municipal (informar de la hora oficial a los vecinos) y en un derecho personal (ser informado de día y de noche del paso del tiempo).
Seguramente los primeros relojes públicos carecían de muestra o esfera (se decía "muestra" porque mostraba la hora)y bastaba el sonido de la campana, con el toque de las horas (sin repetición) y un golpe con otra campana menor a la media, aproximadamente. Siempre había, en la proximidad del reloj, un pequeño "reloj de sol" o más propiamente un cuadrante solar, para poner en hora, al mediodía el reloj mecánico.Luego aparecieron las primeras muestras con una sola saeta, la de las horas, debido a las imprecisiones de las máquinas.
A principios del XVIII llegaron a nuestras tierras innovaciones técnicas en la maquinaria de los relojes públicos, especialmente el péndulo, inventado a principios del siglo anterior. De este modo, los relojes eran mucho más exactos (se podían adelantar o retrasar un par de minutos al día, dependía de la estación, de las condiciones meteorológicas y también del estado de conservación de la maquinaria) y entonces aparecieron las campanas de los cuartos, que ya tocaban al modo francés un, dos, tres o cuatro cuartos, estos últimos antes de la hora.
Por tanto, el reloj propio, en su torre propia, de titularidad siempre municipal, era - y debe seguir siendo para Ateca - un motivo de prestigio, de identidad, de referencia.
Protección Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés 1-INM-ZAR-020-038-004 (Orden 06-09-2002 - BOA 30-09-2002)
Graffitti No hemos detectado ningún grafito, probablemente porque toda la estructura interna original fue sustituida por la nueva.
Estado original La torre ha sido concebida desde su origen como torre municipal del reloj, con diversas maquinarias, al menos tres, desde sus orígenes.
Estado anterior Visitamos la torre por primera vez en 1973, cuando su mantenimiento estaba a cargo del señor Alejandro, un empleado municipal, que daba cuerda al reloj, creemos que cada día. No recordamos los accesos a la torre, pero desde luego no se trataba de una escalera perimetral metálica como hay ahora, y entre la sala del reloj y la sala de campanas no había una escalera de gato.
Estado actual Las dos campanas se encuentran en pésimo estado de conservación, y oídas desde lejos ambas parecen rotas. Sin embargo la pequeña está en buen estado, pero al estar floja, con el electromazo pegando más debajo de lo debido y quedando pegado al bronce, da la impresión de estar rajada.
La grande tiene una enorme raja horizontal, quizás antigua y que trataron de apañar con soldadura eléctrica, seguramente aumentada por el electromazo que también, como es usual en la empresa instaladora, pega demasiado bajo.
Además, la pequeña, al exterior de la reja, está cubierta de suciedad, pero muchos más excrementos hay en la campana mayor, plenamente municipal, que casi imposibilitan la documentación de sus importantes textos cívicos.
Hay cuatro antenas en la sala de campanas, cada una frente a uno de los vanos, seguramente de telefonía.
También hay en el suelo un elemento absolutamente impropio y que debe ser desterrado de un edificio protegido: se trata de una estrella de Navidad, hecha de listones de madera y con bombillas, muchas de ellas rotas. Una torre del reloj no es un árbol de Navidad sino un monumento, y debe ser tratado todo el año con el mismo respeto.
La base de la torre, a la que se accede sin ninguna puerta de cierre, se utiliza como almacén, un uso impropio para un monumento.
Palomas y otras plagas A pesar de estar protegidos los vanos con rejas, incluso el que tiene la campana de los cuartos, que queda al exterior, hay numerosos excrementos en la sala de campanas, y algunas aves, vivas o muertas, en el momento de la documentación. También están cubiertas las diversas ventanas de la escalera, pero la puerta de acceso a la torre, desde el patio del antiguo castillo (ahora hotel) carece de toda protección, por lo que es el probable acceso de las aves.
Campanas Hay dos campanas, una de los cuartos del siglo XIX y otra mayor de las horas, en el centro de la sala, del siglo XVIII. Las dos suenan muy mal: la pequeña porque oscila y golpea el electromazo, que apaga su sonido, y la mayor porque tiene una gran grieta de notables dimensiones. Ambas carecen de badajo interior e incluso de badajera la mayor, ya que se utilizaban exclusivamente para el toque del reloj mediante unos mazos externos por gravedad, ahora desmontados.
Toques tradicionales de campanas El reloj público tocaba las horas y los cuartos, de día y de noche
Toques actuales de campanas Toca las horas y los cuartos
Toques propuestos de campanas Un símbolo municipal como este, ubicado además en lo alto, debería tocar las horas y los cuartos de día y de noche, en cualquier caso sin repetición horaria.
Para disminuir el ritmo nocturno podría recuperarse, si se emplea ordenador, el toque medieval, es decir las horas y un golpe solo de la campana de los cuartos a las medias, desde les doce de la noche hasta las ocho de la mañana.
En el caso ideal de restaurar, incuso mecanizándolo, el reloj mecánico, debería tocar de día y de noche, sin cambios ni interrupción.
Visitas a campanarios Las visitas públicas son inviables para un turista medio, dado el estado de conservación del conjunto y la falta de acceso normal entre el final de la escalera y la sala de campanas.
No obstante, con las oportunas modificaciones (limpieza de instalaciones, continuación de la escalera hasta la sala de campanas) sería un lugar de visitas extraordinario, dadas las vistas que hay desde los cuatro balcones.
Actuaciones Entre 1996 y 1998 se restauró la torre, manteniendo su aspecto exterior pero vaciándola completamente por el interior. Fue dotada de una estructura de vigas de hormigón armado, que mantienen el edificio, una escalera perimetral metálica, con un hueco central por el que caen las sogas con las correspondientes pesas (de los cuartos, del movimiento, de las horas) y una habitación oscura donde ubicaron el antiguo reloj mecánico municipal, ubicado de tal modo que una de las palancas de transmisión de la sonería se encuentra al final de la escalera y en el paso a la sala del reloj.
El acceso a la sala de campanas, cuadrada, con cuatro vanos, con sus correspondientes rejas a modo de balcones, y cubiertos por rejilla metálica para evitar la entrada de las aves, se hace a través de una escalera de gato, de una docena de escalones. En la propia sala de campanas algunas vigas de madera horizontales, que se utilizaban como soportes y transmisiones de las sonerías, fueron serradas casi de cuajo, sustituidas por una estructura de perfiles metálicos, aunque las campanas siguen colgando de sus yugos originales.
El reloj, que estuvo en funcionamiento algún tiempo (la pesa del movimiento ha llegado al suelo, por lo que está parado, pero las otras dos de las sonerías se encuentran a medio camino, y por tanto esperando a ser utilizadas) no tiene en la actualidad conexión física tanto hacia la gran muestra o esfera de la torre, como hacia las campanas. De hecho los mazos exteriores originales y las agujas antiguas de la muestra se encuentran ubicadas en esta misma sala del reloj.
Actuaciones urgentes Visto el estado actual de conservación de las campanas, para evitar tanto la rotura de la campana de los cuartos como aumentar el daño de la campana de las horas, debe suspenderse inmediatamente su toque, hasta su total restauración.
Propuestas Las campanas deben ser limpiadas, por dentro y por fuera, para recuperar la sonoridad original.
Los yugos de madera deben ser restaurados y fijadas las campanas de manera segura, conservando los herrajes originales, con las modificaciones impuestas por la seguridad del conjunto.
El toque debe realizarse única y exclusivamente mediante el mazo exterior, que debe ser repuesto en ambos casos y que puede ser actuado mediante medios electromecánicos, pero percutiendo siempre por gravedad, y quedando separado de la campana tras el toque.
En ningún caso debe ser dotada de electromazo externo.
Tampoco debe utilizarse para otro toque que no sean las horas, preferentemente de día y de noche.
La protección contra las aves debe instalarse de modo que no afecte ni a la sonoridad ni a la conservación de la campana pequeña, siendo recomendable que ésta se encuentre detrás y no delante de la rejilla metálica.
Respecto al reloj, que es de extraordinaria calidad tanto técnica como mecánica e incluso estética, la solución patrimonial sería volverlo a poner en funcionamiento con dos alternativas.
La primera, de mucho mayor interés patrimonial, aunque implica un mayor compromiso social, sería el mantenimiento del remontaje manual, quizás a través de una asociación de voluntarios. Así, si el remontaje es diario basta con una asociación de 31 personas, cada una comprometida a un día del mes, para dar cuerda. Si el remontaje es semanal, con mucha menos gente sería factible.
Pero vista la exquisita calidad del reloj, que figura en muchas publicaciones por su interés, sería factible una mecanización alternativa, de modo que sendos motores, controlados por ordenador, remontan, sin modificar la instalación (y esto es extremadamente importante para mantener los valores originales de reloj) las pesas e incluso gestionan el péndulo de modo que cada hora se verifica si el reloj va exacto o no (parando el péndulo y manteniéndolo hasta el momento preciso). Bien sabemos que la solución de sustituir el reloj, como se ha hecho ahora, por un ordenador (que no hemos podido documentar) es mucho más rápida y económica. Pero no es menos cierto que muchas ciudades quisieran - y ahora pienso en Zaragoza, en Teruel, en Huesca, incluso en València - tener una torre y un reloj municipal del valor del presente. Incluso, aunque parezca paradójico, el reloj en funcionamiento podría tener una Webcam que transmitiese a Ateca, a Aragón y al mundo su tic-tac.
Además debe resolverse la entrada de aves, cerrando también la puerta de la torre, que carece de protección, y adecuando los espacios para que no sean almacenes sino una torre visitable.
Autores de la ficha de la torre
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (30-06-2015)
  • Bibliografía

    (Se puede ordenar por cualquiera de los campos)
    AutoresTítuloFecha
    AYUNTAMIENTO DE ATECATorre del Reloj2006
    34 Fotos
    Fichas de todas las campanas
    Editor ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc
    Actualització 04-07-2015

    Campanas desaparecidas

    LocalizaciónCampanaAutoresAño fundiciónDiámetroPeso
    Sala de campanasCampana de cuartos (refundida)NOBEL, BERNARDO18015072

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaAutoresAño fundiciónDiámetroPeso
    Sala de campanasCampana de cuartos (A)185560125
    Sala de campanasCampana de horas (B)VÉLEZ DE FONCUEVA, DIEGO1711108729

    Reloj

    Reloj mecánico - Torre del Reloj - ATECA (ARAGÓN)
    Reloj mecánico (1)

    Existente Parado Manual

    AutoresECHECOIN, FRANCISCO (ZARAGOZA)
    Empresa de mantenimientoECHECOIN, FRANCISCO (ZARAGOZA)
    Fecha de construcción 1854
    Descripción El actual reloj dela torre data de 1854. La anterior maquinaria hacía varios años que no funcionaba como debiera y como no tuviera reparación y era el único reloj público por el que se podía regir la población, tuvo el Ayuntamiento que plantearse la adquisición de uno nuevo que garantizase los toques horarios con más precisión que el viejo.
    Las características de ambos relojes debían ser muy similares, con campanas para los cuartos y las horas, aprovechándose la grande y, aunque la pequeña es de 1853, sustituyó otra que en 1801 había fundido Bernardo Nobel.
    Ya en 1852 el ayuntamiento presupuestó 6000 reales para la compra del reloj (presupuesto que fue rechazado por no acompañar expediente) como parte de su coste total de 10.554 reales, aunque su colocación no se haría hasta finales de 1854. Se compró a Francisco Echecoín que, para memoria, puso una placa grabada con la siguiente inscripción, que ya Ortega divulgó en su Breve Reseña Histórica de 1924:
    Nº 32
    Año 1854
    Franco. Echecoin hizo este
    Reloj que sigue y mide la carrera
    Del veloz tiempo y fugaz;
    En su alcance dará fin:
    Los dos en la eternidad,
    ¡y también Echecoin!...

    El reloj se contrató con cierto tiempo de garantía y para responder a ella se exigió un encargado de mantenimiento por dicho tiempo. Se le dio el empleo el mismo dia de Reyes de 1855 a D. Pedro Ibarreta, Maestro de Primeras Letras, encargándose, además, del cuidado de otro reloj que se puso en el Convento de Capuchinos, con una retribución de 200 reales anuales y la exención de alijamiento (de tropas) a su hijo Vicente.
    Editor LLOP i BAYO, Francesc
    Actualització 07-11-2010
    Ordenador - Torre del Reloj - ATECA (ARAGÓN)
    Ordenador (2)

    Existente En marcha Electrónico

    Fecha de construcción 2005
    Descripción Finalmente y durante el año 2005, después de seis años de inactividad, el reloj de la torre vuelve a funcionar gracias a su maquinaria electrificada. La antigua maquinaria acompañada de sus contrapesos, se ha respetado para que quede como objeto de museo y pueda ser visitada por el público.
    (www.castillodeateca.com)
    Editor LLOP i BAYO, Francesc
    Actualització 30-03-2012

  • ATECA: Campanas, campaneros y toques
  • Francesc LLOP i BAYO; Xavier MARTÍN Metodología de los inventarios de campanas (1998)
  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 19-08-2017
    Convertir a PDF