ROMERA SOTILLO, Álvaro - Campanas y sus toques en España (2ª parte): Repiques, balanceos y volteos

Campanas y sus toques en España (2ª parte): Repiques, balanceos y volteos



Los toques de campanas en España se basa en ritmos que transmiten una información, en contraposición con los del norte y centro de Europa, fundamentados en la melodía, sin transmisión de información. La finalidad informativa obliga a crear diferentes repertorios de toque y a desarrollar diferentes técnicas que enriquecen el código lingüístico.


1- Repiques: toques con el badajo.

El repique, toque con badajo, es posiblemente el que mayor variedad ofrece, puesto que el campanero controla directamente el badajo imprimiéndole diferente ritmo e intensidad. Los repiques pueden realizarse con una campana, generalmente para indicar señales diarias o sencillas, o bien con dos o más, lo cual implica un hecho de mayor trascendencia e importancia.

En España suelen distinguirse dos formas generales de repique, asociadas a las dos grandes tradiciones campaneras: la forma aragonesa y la castellana. En la primera se emplean todas las campanas de la torre con diferentes cuerdas, dispuestas de tal manera que el campanero usa unas u otras o todas utilizando los brazos e incluso los pies. La forma castellana se diferencia de la anterior en que sólo se usan dos campanas, una con cada mano. Los badajos se suelen pegar mucho al bronce de forma que aprovechen el rebote de la vibración, como sucede con el redoble de tambor. Son repiques muy precisos y de gran brillantez. Existen coplillas que sirven como referencia a los campaneros para interpretarlos. Entre ellas, son famosoas “la Molinera” y el “Tentenublo”. La primera viene a decir “Molinera muele pan muele pan...”, y se usa para los repiques de fiesta. Es muy conocida en pueblos del norte (como Burgos o Salamanca) y del sur (Albacete). El “Tentenublo” (o “tintilinublo”, “tantarantán” etc) hace mención a la letra del conjuro que el campanero repetía mentalmente y que le servía para “hacer hablar” a las campanas. Una letra muy difundida y famosa es aquella que dice “Tente nublo tente tu, que Dios puede más que tú, si eres agua ben acá, si eres piedra vete allá”.


                                                                                                     Gran159902

                                                              Simeón Millán repicando en la Basílica del Pilar de Zaragoza (1940), foto: http://campaners.com/php/campanargran.php?numer=159902


                                                                                

Repic d'avis a processó, Puçol, Valencia.


                                                                                   

         Caudete (Albacete). La forma de repicar las campanas de esta localidad está en consonancia con la tradición aragonesa. Obsérvese como el campanero maneja el toque de todas las campanas con las dos manos y con el pie.



                                                                                                              Quintanilla 11%2Bjose%2Bcarlos%2Bcalanda

Quintanilla de las Viñas (Burgos), repique de campanas a la forma castellana, una con cada mano y pegando mucho los badajos. Foto: José Carlos Calanda, http://www.jccanalda.es/jccanalda_doc/jccanalda_alcala/artic-alcala/artic-ssnn/quintanilla.htm



                                                                        

                                                                                                                          Calzada de Valdunciel (Salamanca), repique "la Molinera".

Podemos hablar también de una tercera forma de repique: el repique con pedales. Esta forma, empleada para tañer campanas de gran tamaño, sólo existe en zonas, generalmente del norte, que en el pasado tuvieron una fluida comunicación con Francia. El campanero se sienta y presiona con sus pies cada uno de los pedales, golpeando una u otra campana. Este sistema es todavía empleado en Cervera (Lleida) para tocar el repique conocido como Bilandó.


                                                                                                                                                IMG 0561

                                                                                                             Cervera (Lleida), pedales para repicar. Foto: http://locarranquer.blogspot.com/2016/06/

                                                                         


                                                                                                                              Cervera (Lleida). El Bilandó se encuentra entre 1,17 y 2,24.


2- La campana en movimiento: el balanceo y el volteo

Existen diferentes maneras de tocas una campana en movimiento, las cuales están asociadas a un mensaje concreto. En el anterior artículo expusimos las diversas formas que hay de balancear una campana, con mayor o menor altura, pero aparte de estas formas está el volteo, es decir el giro completo y continuado de la campana. Esta forma de toque es exclusivo de la península Ibérica y de toda América latina. Su origen debió tener lugar en el siglo XVI como una evolución del balanceo, del mismo modo que en este momento comenzaron a esbozarse nuevas formas de toque en Europa, como por ejemplo el sistema inglés change ringing o el sistema boloñés en Italia (en ambos se dejan las campanas paradas boca abajo).

          

                                                                           

                                                                                                                                                                     Change ringing

                                                                           

                                                                                                                       Campanas de la Catedral de San Pedro de Bolonia (Italia)

El volteo introduce unas novedades rítmicas y sonoras hasta entonces desconocidas:

    - El balanceo de las campanas produce un ritmo binario. En el balanceo bajo los golpes son seguidos (tan...tan...tan...tan), mientras que en el balanceo alto (“empinando”, o tocandolas “a pino”, como se denomina en los documentos antiguos) hay mayor distancia entre los dos golpes, y éstos son más sonoros (TAN........TAN.........TAN.......TAN). Además se pueden hacer combinaciones mucho más ricas al poder parar la campana boca abajo.

    - El volteo produce un ritmo ternario formado por dos golpes y un silencio. El primer golpe, producido cuando el badajo cae, es mucho más sonoro, mientras que el segundo resulta más seco, al quedarse el badajo pegado al bronce mientras sube la campana (TAN...tan...__...TAN...tan...__).

Tanto en el volteo como en el balanceo, los golpes son matizados por la colocación de las campanas en los ventanales, de forma que los que suenan en el interior son recogidos y mejor expandidos que los producidos en la parte exterior.

Se desconoce el origen exacto del volteo. Tradicionalmente, suele tomarse como referencia el acta capitular de la catedral de Valencia fechado en 1559. En él el cabildo de la Seo valenciana acuerda la modificación del yugo de la campana María (la mayor de las litúrgicas del templo) para permitir su volteo. Hasta entonces debía oscilar hasta quedarse parada boca abajo. Se ha atribuido la introducción del volteo en la catedral de Valencia al Arzobispo José de Ribera (hoy santo), conocedor de esta tradición en su tierra natal, Sevilla (1). Su origen en tierras sevillanas no debió ser mucho más antiguo, pues en las reglas de tañido de la Giralda fechadas en 1533, se habla de una campana tocada “a pinos”, pero no de volteo (2).

                                                                                                        Foto135287

MORELLÓ i NART, Joaquim / Arxiu Fotogràfic Centre Excursionista de Catalunya, Un home i un nen a l'interior del campanar de la Giralda, amb les campanes, 1918. En la toma pueden verse las campanas de la Giralda ante de su mecanización, cuando todavía eran tocadas a mano con sus primitivos yugos de madera y las cuerdas que permitían el volteo.


                                                                                                                            Foto55391

Campana María, Catedral de Valencia. Foto: Salomé López (2009) http://campaners.com/php/cat_fotos_campana.php?numer=571&pag=12. El yugo de esta campana fue el original que en la reforma de 1559 permitió el volteo. Sirvió de modelo para el resto de yugos valencianos.


                                                                                  

                                                                                                                                           Catedral de Valencia. Volteo de la campana junto a otras dos.

En torno a estas mismas fechas, (último cuarto del siglo XVI), aparecen mencionados en el entorno de Valladolid “enejadores” encargados de poner yugo a las campanas “al uso nuevo”, “para que puedan andar a pino” (3). Entendemos por tanto, que de forma paralela a la implantación del volteo en Valencia, en Castilla se empezaron a construir yugos con mayor contrapeso que permitiesen tocarlas hasta llegar a la vertical e incluso pararlas. No podemos afirmar que esta novedad técnica suponga la introducción del volteo en tierras castellanas pues el uso que por aquel entonces se hacía de tocar a pino o “empinar” alude a un balanceo alto parando la campana boca abajo (4). Nos inclinamos a pensar que el volteo debió asimilarse posteriormente.

                                                                                                                          Gran159838

Esquilón de la iglesia del Salvador (Valladolid). Este tipo de yugos contrapesados deben ser los que se mencionan en los documentos como "al uso nuevo". Foto: Daniel Platero Sanz (2014) http://campaners.com/php/campanagran.php?numer=159838

A medida que se va conociendo más sobre los toques tradicionales en España, se está advirtiendo que el volteo no estaba tan extendido como en un principio se podía pensar. Era ya sabido que en algunas zonas, como Cataluña o el antiguo arzobispado de Toledo, las campanas se oscilaban hasta dejarlas invertidas; sin embargo, se ha ido progresivamente comprobando que no son casos aislados: en la catedral de Ciudad Rodrigo las campanas se tocaban a medio vuelo, dejándolas en ocasiones paradas a pino gracias a una prolongación de la parte superior del yugo. En Salamanca los yugos muestran similar prolongación que debió tener la misma utilidad. Elementos parecidos, pero de hierro y en forma de cuerno, aparecen en catedrales tan dispares como Zamora y la Seo de Zaragoza. En ésta ultima sabemos que las campanas, en algunos toques, eran “pingadas”, es decir, paradas boca abajo (5).


                                                                                                                       Gran70471

Campana de San Cayetano, Catedral de Ciudad Rodrigo. Foto: Llop i Bayo, Francesc http://campaners.com/php/campanagran.php?numer=70471 . La campana después de restaurarse estuvo expuesta en la feria de patrimonio ARPA celebrada en Valladolid en 2012.

                                                                                                                         Gran44210

Sermonera Mayor, Catedral de Zamora. Foto: Álvaro Muñoz, Mari Carmen; Llop i Bayo, Francesc, http://campaners.com/php/campanagran.php?numer=44210. Detalle del cuerno que hace tope con la cuerda y permite parar la campana boca abajo.

                                                                                                      Gran11861

Campana mediana de la calle Pabostría, Seo del Salvador, Zaragoza. Foto: Álvaro Muñoz, Mari Carmen; Llop i Bayo, Francesc, http://campaners.com/php/campanagran.php?numer=11861. Observense los cuernos metálicos en la parte superior del yugo.

Por tanto, la introducción del volteo en las catedrales fue un proceso lento y relativamente reciente. Sirva de ejemplo la catedral de Segorbe, que a pesar de pertenecer a la provincia eclesiástica de Valencia, una de las ciudades donde más desarrollo técnico alcanzó el volteo, este sistema de toque no se introdujo hasta finales del siglo XVIII (6), casi doscientos años después de ser asumido en Valencia. Parece que algunos cabildos catedralicios, celosos de preservar su ceremonial y sus tradiciones, o bien porque lo consideraron peligroso para el campanero y la propia campana, no fueron favorables a esta innovación. Las catedrales que lo introdujeron lo hicieron con ciertas reservas y supicacias (7). El fabriquero de la catedral de León se quejaba en 1835 de la rotura de dos campanas preguntándose si ésta ha sido causada por la nueva forma de tocar a vuelo. Entendemos que esa nueva forma de toque se corresponde con el volteo (8).

                                                                                                                            Segorbe

                                 Catedral de Segorbe (Castellón), volteo de campanas. Foto: http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/patrimonio/mc/eupa/2013/actividades-2013/Comunitat-Valenciana/Segorbe.html

                                                                                                                       Gran34874

                                                  Campanas Sardineras. Catedral de León. Foto: Álvaro Muñoz, Maricarmen; Llop i Bayo, Francesc http://campaners.com/php/campanargran.php?numer=34874.

En el ámbito parroquial, especialmente el rural, el volteo de campanas debió tener mejor acogida, aunque no siempre de forma generalizada. Suárez Pérez señala que en la provincia de León había pueblos donde se volteaban las campanas para las fiestas y otros en los que sólo oscilaban (9). En el antiguo arzobispado de Toledo el balanceo de campanas estuvo muy asentado como bien demuestran los toques de Yepes (Toledo) (10), cuyas campanas eran balanceadas en ocasiones hasta la vertical, pero sin llegar a girar. Similar situación encontramos en otras localidades del mismo arzobispado en Guadalajara y Albacete. La difusión no generalizada del volteo debió tener lugar en fechas relativamente recientes, años después de la posible introducción del volteo de las campanas pequeñas de la catedral Primada (en torno a 1850) (11), en la segunda mitad del siglo XIX e incluso las primeras décadas del siglo XX.

                                                                                                  IMG 0038

Campana "del Montón" de la iglesia parroquial de Torija (Guadalajara). La imagen es anterior a la última restauración. El yugo sigue el esquema habitual en el antiguo arzobispado de Toledo cuyo equilibrado estaba diseñado para porner las campanas a pino.

                                                                                                                                     Img 2885r

                                                              Campana Santa María, Alpera (Albacete). Foto: http://www.alpera.es/index.php?option=com_content&view=article&id=472:2014-11-05-16-44-13&catid=36:anuncios

Por tanto, podemos decir que, salvo en zonas donde ya estaba arraigado el volteo en torno al siglo XVII, el resto fue paulatinamente asumiéndolo, especialmente desde el siglo XIX en adelante.

Las campanas se pueden voltear a mano o con cuerda:

En el volteo a mano la campana es impulsada en la parte superior del yugo cuando se encuentra abajo. Según la altura a la que se encuentre la campana el sentido de giro es hacia afuera o hacia dentro. Hacia afuera se voltean las campanas situadas a poca altura del campanero; hacia dentro las que se encuentran a una altura mayor, cuando la parte superior del yugo pasa a la altura de los ojos.

                                                                   

                                                                                                                              Ermita San Antón, Ezcaray (La Rioja), volteo a mano.

                                                                     

                                                                                                Albaida (Valencia), volteo de campanas con cuerda. Las pequeñas son volteadas con cigüeñal.

El volteo con cuerda consiste en enrollar y desenrollar una o varias cuerdas en los brazos del yugo. Esta técnica adquirió su mayor perfección y brillantez en Valencia y en Sevilla (las dos zonas donde empezaron a voltearse las campanas), donde además se configuraron normas técnicas y estéticas muy concretas que serán explicadas en próximas entregas con mayor detenimiento. Esta técnica también existía en otras zonas de España.

Aparte de estas dos formas principales, existen otras: con cigüeñal, impulsando el yugo con los pies o palos, o con cuerdas rodeando el brazo como si fuera un falso cigüeñal.

                                                                                     

                                                                                                                                                   Encinas de Esgueva (Valladolid), volteo con los pies.


ROMERA SOTILLO, ÁLVARO
http://miscelaneaartesacro.blogspot.com.es (12-05-2017)


NOTAS

1- Cfr: ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc: “La María (11)-Catedral de Santa Maria-VALÈNCIA-COMUNITAT VALENCIANA” http://campaners.com/php/campana1.php?numer=571 (última consulta 27-04-2017).

2-RUBIO MERINO, Pedro: Reglas del tañido de las campanas de la Giralda de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla 1533-1633. Sevilla, 1995, pp. 42-85. En esta obra se publican dos reglas de toque, la primera redactada por Mateo Fernández, sacerdote. La segunda, redactada por el Lic. Sebastián Vicente Villegas en 1633, ordena los toques tras la ampliación la ampliación de Hernán Ruiz II que dio cabida a un mayor número de campanas. Esta regla, con leves ampliaciones posteriores, se ha mantenido en vigor hasta el siglo XX.

3- ROJO VEGA, Antonio: “Maestros de fundir y enejar campanas”, artículo inédito, p. 7. Citado por ALONSO PONGA, José Luis; SÁNCHEZ DEL BARRIO, Antonio: La Campana. Patrimonio sonoro y lenguaje tradicional. La colección Quintana de Urueña. Valladolid, 1997, p. 38.

4- En reglas de tañidos castellanas y andaluzas se habla con frecuencia de tocar a pino o empinar, e incluso se llega a denominar esta forma como tocar a vuelo, cuyo uso actual se asimila al volteo. En el diccionario de Covarrubias (COVARRUBIAS, Sebastián: Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, 1611) la última acepción de pina dice así: “empinar la campana, o tañerla a pino, es levantarla en alto”.

5- LLOP i BAYO, Francesc: “Inventario de campanas. Seo de El Salvador. Zaragoza”, http://campaners.com/php/campanar.php?numer=546 (útima consulta 08-05-2017).

6- LLOP i BAYO, Francesc: “Campanas y campanarios”, 1998, http://campaners.com/php/textos.php?text=1514 (útima consulta 01/05/2017).

7- El volteo exige para ser bien tocado requiere una instalación muy concreta y un equilibrado del yugo bien calibrado como el que se desarrolló en zonas como Valencia o Sevilla. Los yugos y las instalaciones de otras zonas de España evidencian que su asunción no supuso la modificación de las instalaciones y los yugos diseñados para “tocarse a pino”. Estamos pensando, por ejemplo, en el antiguo arzobispado de Toledo, donde hasta el siglo XX se han fabricando yugos de madera que no estaban diseñados para el volteo, aunque por muy reciente asimilación se hubiera introducido esta forma de toque, generalmente asociada a la mecanización de las campanas.

8- El Acta del cabildo ordinario de 17 de junio de 1835 dice exactamente: “El señor Fabriquero hizo presente se havían roto dos campanas en pocos días y después de haver tratado si seria la causa de esta pérdida el nuevo modo de tocarlas, que havía entablado el señor Lafuente, y si seria mejor tocarlas como se hacía antes, ó a vuelo como al presente, se puso á botacion y la mayoría convino en que el señor Lafuente continue como ya tiene acordado el cabildo anteriormente con el cuidado de las campanas, y el modo como se han de tocar, encargandole que el cabildo espera obrara con la pacidencia que le es tan propia.”SÁNCHEZ DEL BARRIO, Antonio; ALONSO PONGA, José Luis: Las campanas de las catedrales de Castilla y León. Valladolid, 2002, p. 301.

9- SUÁREZ PÉREZ, Hector-Luis: “Las campanas en las comarcas leonesas”, Las campanas: cultura de un sonido milenario. Actas del I Congreso Nacional, Santander, 1997, pp. 369-396.

10- JUÁREZ, David: “Toques ordinarios y otros toques de Yepes”, 1983, http://campaners.com/php/textos.php?text=357 (última consulta 08-05-2017).

11- LLOP i BAYO, Francesc: “Inventario de campanas. Catedral Primada. Toledo”, http://campaners.com/php/campanar.php?numer=421 (última consulta 08-05-2017)

  • CERVERA: Campanas, campaneros y toques
  • CIUDAD RODRIGO: Campanas, campaneros y toques
  • LEÓN: Campanas, campaneros y toques
  • SEGORBE: Campanas, campaneros y toques
  • SEVILLA: Campanas, campaneros y toques
  • TOLEDO: Campanas, campaneros y toques
  • VALÈNCIA: Campanas, campaneros y toques
  • VALLADOLID: Campanas, campaneros y toques
  • YEPES: Campanas, campaneros y toques
  • ZAMORA: Campanas, campaneros y toques
  • ZARAGOZA: Campanas, campaneros y toques
  • Campanas (historia general y tópicos): Bibliografía
  • Catedrales: Bibliografía

     

  • Volver a la página anterior
  • Menu inicial CAMPANERS DE LA CATEDRAL DE VALÈNCIA
    Campaners de la Catedral de València
    Buscar campana, campanario, población, fundidor, año fundición, epigrafía, autor, artículo
    © http://miscelaneaartesacro.blogspot.com.es (2017)
    © Campaners de la Catedral de València (2017)
    campaners@hotmail.com
    : 15-12-2017
    Convertir a PDF