Inventario de las campanas de las Catedrales de España

Catedral de Santa Maria la Major - EIVISSA (BALEARS)

TorreCatedral de Santa Maria la Major (Referencia: 200)
Población EIVISSA
Descripción SARTHOU CARRERES Catedrales de España (Su pasado y su presente) - Madrid (1946) describe la torre de la Catedral de modo que nos evita cualquier comentario añadido, aunque como suele hacer en la casi totalidad de sus escritos, elude cualquier referencia a las campanas:
La catedral de Ibiza está edificada en el solar que en la Edad Media fue mezquita, en planta rectangular, elevándose en un ángulo su vetusta torre cuadrilonga, cuya atalaya domina la isla por elevarse a unos 100 metros sobre el nivel del mar, y quizá fue una de las varias torres de vigía para hoguera de señales de alarma contra las antiguas incursiones de piratas berberiscos. Pegado a la iglesia, en el extremo nordeste de su fábrica, se levanta el antiguo campanario de la misma, torre cuadrangular que en su punto más culminante alcanza la altura de 106 metros sobre el nivel del mar. Está dividida en cinco pisos por cuatro cornisas, todas muy sencillas, excepto la segunda, a partir del suelo, que aparece orlada por todo su contorno con una serie de pequeños arcos ojivales. El piso interior no tiene más abertura que una sencilla puerta de entrada. En las paredes del segundo se ven grandes ventanas de estilo gótico, y por el lado del Norte, o que mira a la plaza de la catedral, una antigua muestra de reloj de sol, tallada en piedra, que divide en dos la cornisa medianera entre el segundo y el tercer piso. En éste, y encima del anterior, se halla también la muestra blanqueada del reloj moderno, o sea del de máquina, del que ahora se hace uso, al pie de la cual se leía aun no hace mucho tiempo, en caracteres negros, la fecha del año 1804. El cuarto piso contiene, en la más ancha de sus caras, tres aperturas de arco ojival rebajado, y en la angosta, dos tragaluces. El quinto ostenta, en la cara de mayor anchura, tres ventanas ojivales, en la estrecha un tragaluz, y termina hacia arriba con otra cornisa que viene a constituir la base del antepecho de una especie de azotea, y descansa sobre siete cartelas en el lado más corto y catorce en el más largo, sin contar las de cuatro ángulos o esquinas formando el remanente superior de la torre, una pirámide cuadrangular truncada, que se levanta sobre dicha azotea, y cuyas aristas llevan empotradas algunas piedras de poco volumen que parece que fueron puestas allí como detalle de adorno, o a manera de peldaños para subir a la cúspide.

El campanario, de planta rectangular irregular, tiene tres estancias. En la primera, con una sola ventana, se conservan instrumentos musicales de una cofradía. En la segunda planta hay diversas estructuras metálicas con luces utilizadas por el ayuntamiento para poner carteles luminosos colgados de la torre. En estas habitaciones vivía el campanero.
En la tercera planta están las campanas. Esta sala tiene dos accesos: el bajo para entrar y el de arriba ahora con un balconcillo, desde el cual se aprecian las campanas.
La escalera helicoidal llega hasta la terraza.
La torre tiene ahora acceso desde el presbiterio, aunque aún conserva la puerta de acceso desde la calle.
Graffitti Hay numerosos grafitos, generalmente tallados en la piedra, algunos de ellos muy antiguos, que han sido documentados de manera muy superficial, ya que hay un estudio inédito que los dibuja y transcribe.
Estado reciente En 1992 el conjunto de campanas estaba absolutamente abandonado. Las campanas estaban inmovilizadas, una de ellas rajada y desmontadas, y las otras con electromazos internos, en lugar de los badajos. Las campanas no podían balancear ni repicar, y los mecanismos, estropeados, tampoco funcionaban.
Había cuatro campanas litúrgicas mientras que otra fija se había utilizado para tocar los cuartos.
Conservación actual La actuación ha sido realizada a cargo del Consejo Insular, sin un proyecto de restauración claro. Las campanas no fueron limpiadas, con lo cual conservan toda la suciedad secular, interior y exterior, que modifica gravemente la sonoridad y afecta la conservación del conjunto.
Los yugos de madera originales han sido conservados y dotados, correctamente, de contrapeso de hierro en la parte superior, para contrarrestar la falta de peso debida a la degradación de la madera.
A pesar de la protección aparente contra pájaros de las ventanas, las rejas tienen numerosas grietas que permiten la entrada de aves: el conjunto tiene unos altísimos niveles de suciedad, que incluyen la sala de campanas de la Catedral entre las peor conservadas de todo el Estado, y sin duda aquella, acabada de restaurar, en peor estado de limpieza.
Alguna de las vigas verticales, que soportan el peso de las campanas durante el movimiento, ha sido parcialmente vaciada para esconder el paso de los cables, actuación extremadamente discutible.
Protección Bien: Antiguas Murallas y Torre del Campanario
Comunidad Autónoma: C. A. Islas Baleares
Provincia: Baleares
Municipio: Ibiza
Categoría: Monumento
Código: (R. I.) - 51 - 0001114 - 00000
Registro: (R. I.) REGISTRO BIC INMUEBLES: Código definitivo
Fecha de Declaración: 22-01-1942
Fecha Boletín Declaración: 06-02-1942
Disposición: DECRETO
Matiz: DECLARADOS CC. AA. ANTES L/85
Fuente: Ministerio Cultura (2008)
Ubicación campanas
Las campanas El conjunto de campanas de la Catedral es bien conocido gracias a los estudios de Mosén TORRES y PETERS, que aclaran algunas dudas, como nombres que aparecen en las campanas y no son de los fundidores sino de los presbíteros que las mandaron hacer.
Hay pues cinco campanas: la Chica o de los Cuartos, de 1680; el Santo Sagrado, la más antigua, de 1565; la Santa Cruz, de Miguel OLMEDO, de 1583; la Santa Bárbara, de 1630 y la campana mayor o de Sanctus, fundición como la más pequeña por Pere LIMPIADERA, también en 1680. Aunque se encuentran en un momento de cambio, por lo que respecta a la epigrafía campanística, ningún de las campanas utiliza epigrafía de caracteres góticos, tanto en minúscula (habitual en aquellos siglos) como mayúscula (más antigua a nuestras tierras, pero aún habitual en los siglos XVI y XVII en tierras de Castilla). Únicamente la campana más antigua utiliza una iconografía aún gótica de Nuestra Señora con el Niño.
CALVETE dice siguiendo fuentes de la Catedral que no cita, "que no se tiene idea del peso de estas campanas pero creemos que pueden considerarse como grandes campanas". Visto el tamaño medio de campanas, este es uno de los conjuntos más ligeros: quizás sean las más pequeñas entre todas las Catedrales estudiadas. La auténtica importancia de estas campanas consiste no en su peso, sino en la coherencia del conjunto, y la antigüedad, que las convierte en grandes, no por sus kilos, sino por su valor documental, epigráfico, acústico y tecnológico.
De hecho, cada una de las campanas del conjunto merecería ser declarada como Bien de Interés Cultural Mueble, debido a su antigüedad.
Toques tradicionales Mosén TORRES y PETERS describe, en un par de artículos, los toques antiguos de la Catedral que duraron, en algunos casos, hasta los años 1960, en los que finalmente se electrificaron las campanas. Estos textos nos aportan numerosas informaciones tanto sobre los significados y los momentos de los toques como de la manera de interpretarlos.
Probablemente, como la Catedral de Mallorca o la Catedral de Valencia, ya en el siglo XVI eran los monaguillos los encargados de subir a tocar, y bajar a hacer su trabajo auxiliar durante los actos litúrgicos de mañana, medio día, tarde y noche.
No obstante, como las otras Catedrales, los monaguillos tendrían ayuda para las fiestas mayores o extraordinarias, en los que, como es conocido, no se puede estar en misa y repicando.
Curiosamente, en 1588, mandaron que se balancearan las campanas y que no se repicaran, ya que el repique sería la causa de ruptura de campanas. Nuestra experiencia es justamente la contraria: parece prácticamente imposible romper una campana a badajazos, y es mucho más fácil hacerlo balanceándola (o volteándola). Lo que rompe las campanas, con seguridad, no es la forma de tocar, sino la conservación: si el badajo es adecuado para el toque (para balancear se necesitan badajos menores que para repicar exclusivamente), y si está bien atado, ya que un badajo descolgado o corto golpea la campana en lugares más frágiles, y por lo tanto facilita la ruptura, sobre todo si los toques son excesivamente prolongados. La mayor parte de los toques se interpretaba desde la misma sala de campanas, pero había cuerdas largas hasta los pies del campanario para tocar las señales cotidianas: la campana mayor conserva una triple marca de desgaste: el habitual doble desgaste, perpendicular al movimiento de la campana, y una tercera, mucho más profunda, orientada hacia el centro de la torre, desde donde bajaría una cuerda para tocar cada día.
Los diversos toques cotidianos no solo tenían un evidente significado religioso, sino que también organizaban la vida comunitaria de Eivissa, por lo que algunos eran pagados por la "Universidad", es decir por el municipio.
El primer toque que organiza el tiempo es el "toc d'Aves Maries", tocado a la alba, al mediodía y por la noche, marcando los límites de la jornada, es decir el tiempo en el que el sol está presente y permite la vida comunitaria en una sociedad tradicional sin alumbramiento público, por ejemplo. Si estos toques eran a momentos fijos pero horario variable (alba, noche), el toque de las almas, a las ocho en invierno y a las nueve en verano marcaba el inicio de la noche, el tiempo de los difuntos, pero también la señal de permanecer en casa.
Los monaguillos, en 1664 debían hacer también el toque de la misa matinal y de la misa última, ordenando así también el tiempo de la mañana. Hay que recordar que en la tradición antigua la comunión, y por consecuente la misa, se debía consumir en ayuno desde la noche anterior, y por lo tanto no podía celebrarse más tarde de las once de la mañana. Si, además, el horario de referencia era el horario solar, a las doce, el único momento en el que era posible coordinar los relojes (por estar el sol en el punto más alto), no solo era el momento de las Ave Maries del mediodía; también el momento de comer, tiempo que corresponde a las dos horas actuales.
Otros toques eran claramente de llamada, como los avisos para las reuniones ordinarias y extraordinarias del Cabildo, es decir todos los clérigos que trabajaban en la Catedral.
Los toques de coro anunciaban generalmente a lo largo de la media hora previa al oficio, no solo el acto sino también "la clase", es decir la categoría litúrgica del día, al menos toques de laudes, de nona, de vísperas y de completas así como de maitines por la noche. Durante la misa mayor algunas señales, especialmente el Toque de Sanctus, durante la Consagración, iban informando del transcurso de los rituales.
Aunque la noche era momento de silencio, éste se rompía en el caso de muertos muy extraordinarios, así como la Noche de los Muertos, entre el primero y el segundo día de noviembre. Los toques de muertos eran diferentes según el sexo, la edad así como la categoría social de los difuntos. También se señalaba la Extrema Unción, a los moribundos.
Había toques de procesión, toques de consejo o toques de queda, este último precediendo al toque de almas que cerraba, como hemos dicho, el ciclo diario.
En consecuencia, el reloj y sus toques, utilizando las mismas campanas de la Catedral, eran una referencia relativamente inútil, ya que las horas son iguales, de día o de noche, en verano o en invierno, y no indican, al contrario de los toques litúrgicos, el momento de la jornada, y por lo tanto la posibilidad de hacer (o de no hacer) actividades según la presencia del sol y de su luz.
Finalmente había un toque de protección, incluso pagado por la Universidad, que utilizaba la campana más antigua existente en la Catedral, la inscripción de la que justamente quiere proteger "contra rayos": se trataba del toque de Sant Sagrat o de tempestad.
En tiempo de Manuel ABAD y LASIERRA, primer obispo de Eivissa (1783-1787) se redacta un Ceremonial de la Santa Iglesia Catedral de Iviza el cual dedica el capítulo 29 al modo de tocar las campanas para el Oficio Divino
El texto, publicado también por TORRES y PETERS, es interesante porque describe muy exactamente los toques de manera bastante semejante a los toques aragoneses: no en vano su obispo había nacido en un pueblo aragonés. Incluso se emplean palabras aragonesas en un texto escrito en español: bandear con el significado de voltear, o cimbalico para la campana menor, de señales. Es evidente que el bandeo quiere decir vuelta completa de la campana, ya que hay toques a media vuelta.
El esquema de toques es también el aragonés: cuando voltean las campanas, se repica antes y después, y eso para las fiestas distinguidas; para las fiestas solo se repica con más o menos campanas según la solemnidad.
Los toques son los siguientes:
Primera Clase
Para las fiestas de primera clase distinguida se tocarán las campanas la víspera a las doce del día haciendo un repique con todas ellas, luego se voltearán, abandearán y después otro repique: y si la fiesta es sólo de primera clase, se dará un repique con todas las campanas.
Para vísperas y maitines se toca media hora antes de empezar, en el primer cuarto se hace un repique con todas las campanas, luego se voltean todas y después un repique: si la festividad no es de las distinguidas, se hacen estos toques un poco más breves y el segundo cuarto se bandea el cimbalico a pausas. Tocada la hora para empezar el oficio se deja caer el cimbalico y se da otro repique breve con todas las campanas.
Para la prima y misa conventual se empezará a tocar a las 8 del mismo modo que a vísperas, a los dos cuartos para las 9 se repite el mismo toque y a los tres cuartos se toca el cimbalico como está prevenido. Tocada la hora se deja caer el cimbalico y se da un repique breve con todas las campanas.
Para las segundas vísperas se toca como a las primeras.
Segunda clase
Para vísperas y maitines de segunda clase se tocará media hora antes de empezarlas: en el primer cuarto se hace un repique con todas las campanas y se darán 18 o 20 vueltas a la segunda campana; no se da segundo repique y al segundo cuarto se bandea el cimbalico. Tocada la hora se deja caer y se hace un breve repique.
Para prima y misa conventual se empieza a tocar una hora antes, que es a las ocho, se hace el repique como a vísperas y se bandea la segunda campana: a los dos cuartos para las nueve se repite el mismo toque y a los tres cuartos el cimbalico. Tocada la hora se deja caer y se da un breve repique.
Oficio doble
Para vísperas se toca media hora antes dando un repique de medio cuarto con las dos campanas pequeñas y la grande o primera y al cuarto se bandea el cimbalico. Tocada la hora se deja caer y se da otro repique breve con las mismas campanas.
Para maitines se toca media hora antes dando 25 o 30 vueltas a la tercera campana: al segundo cuarto se bandea el cimbalico. Tocada la hora se deja caer y después se deja caer también la tercera campana.
Para prima y misa conventual se toca una hora antes de empezar dando 18 o 20 vueltas a la segunda campana, luego para y a la media hora da a la misma campana 8 golpes a media vuelta y la para: a los tres cuartos el cimbalico. Tocada la hora deja caerlo, luego deja caer la otra campana y después un repique con las mismas campanas que a vísperas.
Oficio semidoble y de feria
Para el oficio semidoble y de feria se tocará del mismo modo que para el doble, con la diferencia que en lugar de la campana 1ª o grande se tocará la segunda para los repiques: y siempre y cuando se pongan o se habiliten más campanas, se podrá acordar el modo de tocar a los oficios simples y feriales.
Toques en tiempo de Cuaresma
Para tocar a vísperas en tiempo de Cuaresma que se celebran por la mañana se observará el mismo método respectivo que antecede, empezando a tocar luego que se haya alzado a Dios en la misa de feria, abreviando los toques, respecto que al concluir la misa se han de empezar las vísperas.
Para completas en los mismos días de Cuaresma se empezará a tocar media hora antes, dando golpes el primer cuarto con la campana 3ª y el segundo cuarto el cimbalico: si la fiesta es de 2ª clase se darán los golpes con la campana 2ª y si es de 1ª clase los golpes serán con la campana 1ª o mayor.
Otros toques
En los sábados que se canta la misa de la Virgen se señalará después de haber tocado la campana a la media para las 9 bandeando la 3ª campana con 18 o 20 vueltas y la deja caer; y al empezar vísperas en los mismos días señalará la Salve que se ha de cantar al concluirlas dando un repique con todas las campanas, y si es en tiempo de Cuaresma señalará la Salve al empezar completas, a no ser que las vísperas o completas fuesen de primera clase, que entonces la señalará un cuarto antes de cantarla: y el mismo toque hará en las vísperas de las solemnidades mayores de María Santísima en que se canta también la Salve.
Se tocará al tiempo que se pase claustro, repicando con todas las campanas.
En los días que hay sermón se señalará también media hora antes de predicar, dando golpes muy despacio con la campana mayor, y al tiempo que se haya empezado la misa donde se ha de predicar, dará 10 o 12 golpes seguidos con la misma campana.
Cuando ocurre procesión general la señalará media hora antes dando un repique con todas las campanas y, cuando salga la procesión de la iglesia, hará otro, y así irá repitiendo los toques todo el tiempo que dure la procesión, procurando que estos repiques sean distintos de los que se hacen para festividad y que por ellos se conozca la función que se señala.
En la procesión del Corpus se bandearán todas las campanas a pausas, todo el tiempo que el Santísimo esté fuera de la iglesia y siempre y cuando se espone y reserva se dará un repique.
Las Rogaciones o Letanías las señalará la tarde antes al toque de las Ave Marías.
Todos los días se tocará el Ave María al romper el alba, a las doce y por la tarde al oscurecerse el día.
El toque de Ánimas será, desde Santa Cruz de Mayo hasta Santa Cruz de Setiembre a las 9 de la noche y lo restante del año a las 8.
Los días de ayuno los señalará la tarde antes al toque de las Ave Marías dando 15 golpes con la campana segunda.
La víspera de Ánimas o la tarde de Todos los Santos se tocará a muerto general o de Cabildo desde vísperas hasta las diez de la noche un toque en cada hora, y a las 5 de la mañana resumirá los toques hasta las 7 de la mañana y después se señalará la misa y el responso general.
Siempre y cuando aconteciere algún incendio en esta Ciudad o su Arraval se tocará la campana mayor dando golpes seguidos.
Toques actuales El conjunto está regido, en 2007, por un ordenador ECAT "cronos 20" con las siguientes indicaciones:
F1 - MISSA T. O.
F2 - REPICA
F3 - MISSA SOLEMNIT.
F4 - VOLTEIG GENERAL
F5 - MISSA FERIA
que pueden interpretarse como MISA DE TIEMPO ORDINARIO, REPIQUE, MISA DE SOLEMNIDAD, VOLTEO GENERAL y MISA DE FERIA.
Igualmente hay una serie de toques programados como el Ave María a las 12, que consiste en tres veces tres golpes de la campana mayor.
También tocan los cuartos con la campana menor y las horas con la mayor.
Visitas En el estado actual no parece factible ni recomendable la visita pública del campanario, debido al estado de conservación del conjunto.
Autors de la fitxa de la torre
  • AÑÓN PASCUAL, Gerardo (01-10-1992)
  • TORRES i PETERS, Francesc Xavier (11-04-2000)
  • TORRES i PETERS, Francesc Xavier (08-02-2002)
  • ÁLVARO MUÑOZ, Mari Carmen; LLOP i BAYO, Francesc (15-09-2007)
  • Autores ficha LLOP i BAYO, Francesc
    Actualización 05-09-2014
    Matracas
    Las "massoles" o matracas figuran ya citadas en 1502.

     

    Rueda de campanas
    El "rotlo" o rueda de campanas se encontraba en la misma capilla lateral donde se ubica ahora, en otro muro y a mayor altura, como muestran las marcas en el muro.
    Cuenta con doce campanas, algunas de las cuales tienen cordones decorativos y una parece tener una imagen, difícil de documentar. Aparentemente las campanas son anepígrafas.

     

    104 fotos del campanario
    Calendario anual de toques manuales de campanas
    Fichas de todas las campanas

    Campanas actuales

    LocalizaciónCampanaFundidorAñoDiámetroPeso
    Sala de campanasCampana Xica o dels Quarts (1)RIBOT, PERE16805386
    Sala de campanasSant Sagrat (2)156564152
    Sala de campanasSanta Creu (3)OMAR, MIQUEL158376254
    Sala de campanasSanta Bàrbara (4)163092451
    Sala de campanasCampana major o de Sanctus (5)RIBOT, PERE1680102614

    Relojes

    Reloj mecánico (1)
    Fecha 1498
    Remontaje Manual
    Funcionamiento Parado
    Existencia Desaparecido
    Descripción Hay noticia de un reloj ya en 1498, cuando Martí PRATS se encargaba de él. En 1502 la Universitat (órgano de gobierno insular) y los padres del primer Beneficiado, mossèn Bartomeu MARTÍ, crean el Beneficio del Reloj, comprometiéndo a hacer la "spera o mostra de comptar les horas de part de fora". Poco después se tallaría en el muro del campanario la antigua muesta que aún existe (despintada) unos cuantos metros per debajo de la actual. Son mumerosas las referencias de reparaciones y de cambios de maquinaria en los años y siglos posteriores.
    Reloj mecánico (2)
    Autor del relojBLASCO, MANUFACTURAS
    Fecha 1966
    Remontaje Motor eléctrico
    Funcionamiento En marcha
    Existencia Existente
    Descripción La muestra es de estructura metálica i 13 paneles de vidrio pintados (los 12 números y el circular central. En cada uno de los periféricos aparece la cifra correspondiente pintada por la parte interior, con caracteres romanos, con la representación habitual del "III" para el 4, mientras que el círculo central ha sido sustituido por otro sin decoración. Probablemente pondría el nombre de los instaladores "BLASCO / ROQUETAS". Las agujas están conectadas al reloj, que continúa funcionando y es de gestión municipal, mientras que el toque de las campanas se controla por el ordenador. De este modo el sonido corresponde a la hora exacta, mientras que las agujas son movidas por el mecanismo. Es una excelente solución para mantener el reloj en funcionamiento y reservar los toques al ordenador de la torre.
    Del reloj existente: "MANUFACTURAS BLASCO ROQUETAS / Nº de bastidor 1078"
    Colgado a la pared hay un cartel que dice "Reloj adquirido por el MI Ayuntamiento, presidido por D. Eugenio A(...), en suscripción popular iniciada por D. Vicente PEREYRA MORANTE. Inaugurado el 1º Enero 1930." (firmado por J. BONED).
    Un cartelito enmarcado y con cristal: "Manufacturas Blasco de Relojes Públicos. Roquetas / Tortosa. Indicaciones y cuidados... 5 de agosto de 1966."
    Un tablón de madera sobre el que se encuentran restos del mazo externo del toque de horas de la campana mayor, lleva la inscripción manuscrita en almagra "I946", con el 4 invertido, lo que podría fechar una reparación o reposición.
    Ordenador (3)
    Autor del relojECAT
    Fecha 2004
    Remontaje Electrónico
    Funcionamiento En marcha
    Existencia Existente
    Descripción Ordenador que gestiona los toques de las campanas, tanto litúrgicos como horarios, mientras que la muestra o esfera del reloj se gestiona por el reloj mecánico, de mantenimiento municiapl
  • Regresar a la página anterior
  • Inventario de las campanas de las Catedrales de España
    © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (2017)
    Dr. Francesc LLOP i BAYO (2017)
    083038@gmail.com
    Última modificación: 21-10-2017